Forbes Ecuador
niños vacaciones
Columnistas
Share

Lo que es imprescindible en esta época de vacaciones es la oportunidad de “desconectarnos para aprender” esto es una pausa necesaria para descansar. Desconectar de vez en cuando, de las actividades que realizamos tanto niños como adultos, hará que retomemos las actividades escolares y laborales de manera más efectiva cuando sea el nuevo regreso a clases y el fin del verano.

15 Julio de 2022 15.55

El pasado 1 de julio la mayor parte de instituciones educativas finalizaron el año escolar y con ello se da inicio al período de vacaciones, algunos padres, estarán buscando un curso vacacional o cualquier actividad que permita brindar a sus hijos un espacio recreativo y de distracción sana.

Para otro grupo de padres es también, un tiempo para aprovechar y recurrir a cursos de nivelación. Siendo un espacio libre en el que se puede disponer de varias opciones lo ideal es analizar lo que mejor convenga a cada niño, niña o adolescente y al entorno familiar.

Las opciones son variadas y al parecer en la ciudad de Quito, se presentan oportunidades para aprovechar de esta época de descanso, es así como el Municipio de Quito en su página web informa sobre cursos, como las Colonias Vacacionales en la Casa de Bienestar y Vida (CBD) que ofrece servicios de salud integral amigable para adolescentes de 9 a 19 años en estado de vulnerabilidad y que además, en esta época abre la posibilidad de participar en actividades lúdicas, recreativas y deportivas que contribuyan a la formación física, intelectual y afectiva de los participantes. El Museo Interactivo de Ciencia (MIC) es otra opción para niños, niñas y adolescentes de entre 7 y 16 años que busca que los asistentes entren en contacto con la naturaleza y descubran a través de la ciencia, el juego y la experimentación, cómo funciona el mundo y a su vez desarrollen la creatividad y la imaginación. Si la preferencia se dirige a generar mayor gusto por la lectura, La Red Metropolitana de Bibliotecas de la Secretaría de Cultura ha preparado una oferta denominada 'Vacacionales de papel', desarrolladas para niños y adolescentes, con la finalidad de que disfruten de su tiempo libre con libros y actividades creativas, además, de leer todos los días una obra de literatura para niños y jóvenes, se llevará a cabo un sistema de preguntas para conversar y pensar. 

En esta misma línea la Biblioteca Infantil de la Escuela de Psicología y Educación en coordinación con el departamento de Talento y Cultura de la Universidad de Las Américas organiza el campamento vacacional para los hijos de colaboradores de la Institución, serán tres semanas en las que, los niños y adolescentes podrán disfrutar de actividades con el apoyo de los clubes de karate, teatro, fútbol, baile y yoga, además de participar en diversos juegos, elaboración de manualidades, práctica culinaria y visitar la granja de Nono,  donde disfrutarán de la naturaleza y se divertirán con un cañón de espuma.

Si queremos fomentar un aprendizaje basado en la experiencia y enriquecer los conocimientos culturales, un recorrido por los museos podría ser una buena opción, es así como el Campamento de verano “Intikilla” organizado por Yaku Museo del Agua ofrece cursos que incluyen actividades lúdicas y reflexivas para conocer más sobre la cultura del agua y el ambiente. Y para los más grandes la opción se centra en recorridos guiados en el Museo del Carmen Alto, el Museo de la Ciudad y la Ruta de los caídos (Recorrido Museo de la Ciudad – Faldas del Pichincha).

Seguro muchos padres se preocupan por las horas que sus hijos pueden pasar frente a dispositivos electrónicos, si por el momento no es una opción un curso vacacional, se podría establecer rutinas horarias, en las que se distribuyan actividades de ocio, salidas al parque, juego, visita a los abuelos y familiares, momentos de lectura, juego con compañeros de escuela y más. Lo importante es establecer límites de uso de dispositivos, para que estos no se conviertan en una única opción de distracción.

Lo que es imprescindible en esta época de vacaciones es la oportunidad de “desconectarnos para aprender” esto es una pausa necesaria para descansar. Desconectar de vez en cuando, de las actividades que realizamos tanto niños como adultos, hará que retomemos las actividades escolares y laborales de manera más efectiva cuando sea el nuevo regreso a clases y el fin del verano. (O)

loading next article