Forbes Ecuador
1912fmi
Columnistas
Share

El actual gobierno ha cumplido con éxito sus primeros 100 días en materia de vacunación que sin duda era la prioridad, le deseamos los mejores resultados en su gestión pero seamos más precisos sobre lo actuado años atrás y seamos justos asignando a cada quien lo que le corresponde.

01 Octubre de 2021 12.30

Se repite con bastante insistencia que el manejo económico del país durante los últimos 14 años fue desastroso y que es ahora recién cuando se tiene una administración adecuada con un horizonte más optimista. Asoma siendo un mensaje que se lo entiende desde la óptica política pero es excesivo en lo general e impreciso en lo particular. Sin duda que la década 2007 al 2017 fue un período que acumuló desequilibrios fiscales y externos, con un crecimiento económico bajo, elevado endeudamiento y una debilidad de la liquidez en el BCE por el propio exceso de gasto del gobierno de esos años. Es además cierto que la política económica aplicada fue en lo esencial populista y su vinculación con la economía internacional fue lejana y muy poco productiva. Luego, desde mayo 2017 con el inicio del gobierno del Presidente Lenín Moreno se tuvo un primer año que en lo económico continuó con la tónica de la década previa pero en el segundo año produjo un cambio significativo en la política económica aplicada. El gobierno anterior inició un acercamiento con los multilaterales y la comunidad internacional, estableció metas macroeconómicas en lo fiscal, externo y monetario e inició un programa económico más ordenado y responsable.

Los resultados de este cambio en la conducción económica se evidenciaron con la suscripción del primer acuerdo con el FMI y los multilaterales por USD 10.500 millones que terminó suspendiéndose en diciembre 2019 por un problema de error involuntario en las cifras fiscales que permitió se suscriba un nuevo convenio en junio 2020 por USD 6.500 millones. Se cerró una exitosa renegociación de la deuda externa con los acreedores de bonos que le permitió un ahorro importante de recursos al país y un alivio significativo de liquidez para los siguientes dos gobiernos, pues las tasas de interés se redujeron de un promedio del 9% al 5.3% anual y el plazo se extendió por 10 años adicionales, entre otros beneficios. Se instauraron reformas económicas como es la fijación de precios de los derivados de petróleo que le ahorró al país más de USD 1.000 millones anuales, se inició un esquema técnico y apolítico para la determinación del salario mínimo vital, se aprobó la reforma económica de ordenamiento fiscal como también la ley de Ayuda Humanitaria, se suscribió el acuerdo con el Development Financial Corporation, DFC, de los Estados Unidos para viabilizar un beneficio en la monetización de activos de estado para reemplazar deuda bilateral onerosa por deuda más barata a ser prestada por el gobierno de los Estados Unidos, se adelantaron negociaciones con el gobierno estadunidense para un acuerdo comercial, así como la inclusión del Ecuador en el convenio de la Alianza del Pacífico y, se logró aprobar la Ley de Defensa de la Dolarización para proteger el régimen cambiario y fortalecer la solvencia financiera del BCE recuperando las reservas internacionales. Estos y otras acciones fueron las aplicadas en los últimos 3 años del Presidente Moreno durante la peor crisis económica de la historia resultado de la pandemia. Esto redundó en mejores indicadores fiscales, del sector externo, monetarios y de recuperación económica.

El gobierno del ex Presidente Moreno denominado de transición permitió aislar el populismo económico del Ecuador, recuperar las libertades y el respeto entre ecuatorianos, mantener el equilibrio de poderes y acercarse a la economía internacional. Si estas acciones no se habrían realizado habría sido imposible que el día de hoy el actual gobierno pueda aspirar a una mayor recuperación económica y mejores opciones de progreso. El actual gobierno ha cumplido con éxito sus primeros 100 días en materia de vacunación que sin duda era la prioridad, le deseamos los mejores resultados en su gestión pero seamos más precisos sobre lo actuado años atrás y seamos justos asignando a cada quien lo que le corresponde. (O)

loading next article