Forbes Ecuador
Plástico (Pixabay)
Innovacion

Ideas revolucionarias de empresas para hacer desaparecer el plástico

Sofia Lotto Persio

Share

Las bolsas de plástico se inventaron para evitar el daño ambiental creado por alternativas como el papel y los textiles, pero se han convertido en el símbolo de todo lo que está mal con el plástico y su ciclo de vida.

26 Abril de 2022 06.28

Para celebrar mi cumpleaños el año pasado, alquilé uno de esos barcos autónomos que puedes navegar por el canal de una ciudad. Lo que estaba destinado a ser un viaje placentero de una hora por un tramo de una milla de largo entre la estación de Paddington de Londres y Regent's Park se vio interrumpido dos veces por fallas en el motor eléctrico del barco, ambas por la misma razón: una bolsa de plástico se había atascado en la hélice. Desenredar la bolsa fue un pequeño inconveniente, pero hizo que nos diéramos cuenta de la cantidad de contaminación plástica que existe en nuestras vías fluviales y otros entornos naturales, ya sea al acecho debajo de la superficie o a plena vista.

La mayor parte de la historia humana ha estado libre de plástico, pero ahora se vuelve difícil imaginar un mundo sin él. Afortunadamente, varios empresarios están trabajando en ello, y plantean innovaciones que tienen como objetivo hacerlo desaparecer. Algunas palabras clave que dominan esas conversaciones: escala, fijación de precios e integración en las cadenas de valor existentes.

Cómo hacer desaparecer el plástico

Según los informes, las bolsas de plástico se inventaron para evitar el daño ambiental creado por alternativas como el papel y los textiles, pero se han convertido en el símbolo de todo lo que está mal con el plástico y su ciclo de vida.

Plástico
 

La producción de este material ligero, resistente y adaptable se ha disparado desde el cambio de milenio. Según la OCDE, sus desechos se duplicaron a 353 millones de toneladas métricas entre 2000 y 2019. De esto, casi dos tercios se componen de plásticos con una vida útil de menos de cinco años, el 40% proviene de envases, 12% de bienes de consumo y 11% de prendas de vestir y textiles.

Algunos de estos desechos toman la forma de microplásticos, cuyo impacto en el medio ambiente, los seres humanos y otras especies animales aún no se comprende por completo, pero que los estudios iniciales han relacionado con la infertilidad y otros problemas de salud.

No existe una bala de plata para abordar la contaminación plástica: se necesita un enfoque holístico que involucre materiales alternativos, innovación tecnológica y una reevaluación del ciclo de vida de un producto.

Soluciones de algas marinas

Las algas se han convertido en candidatas cada vez más populares para reemplazar el plástico. No necesita agua dulce, fertilizantes o incluso tierra. Su estructura maleable lo hace adecuado para reemplazar las películas plásticas utilizadas para los envases, que son contaminantes comunes.

Finanzas verdes, sustentabilidad
 

La startup de Mumbai, Zerocircle, utiliza algas marinas secas como base de sus materiales de embalaje, que están diseñados para disolverse después de su uso. Fue a través de la investigación de procesos de reciclaje y gestión de residuos que la cofundadora Neha Jain se dio cuenta de la necesidad de un material que «se mantenga solo si el sistema falla», como ella lo expresó. “Si estás mirando la huella de los plásticos, estás mirando los microplásticos, estás mirando la eficiencia del carbono y estás mirando su permanencia”, dice ella. Su empresa ha recibido varios reconocimientos por su trabajo, y recientemente se convirtió en finalista del premio Tom Ford Plastic Innovation.

El empresario nativo de Hawái y residente en California, Sea Briganti, imaginó inicialmente a Loliware como un fabricante de vasos comestibles hechos de algas marinas, pero finalmente se dio cuenta de que no era una línea de productos la que marcaría la diferencia: el proceso de producción tenía que cambiar. “La tecnología alimentaria no es adecuada para la producción en masa a un precio competitivo. Necesitamos diseñar a escala”, le dice a Forbes.

Más de media década de trabajo de desarrollo después, desafiando a los escépticos que no creían que las algas marinas pudieran ofrecer una solución escalable, Loliware ahora produce gránulos de algas marinas que pueden reemplazar el plástico a gran escala. La marca pone el foco de atención en las pajillas, pero eso es solo el comienzo. “Literalmente puedo entrar mañana a un fabricante de plástico en cualquier parte del planeta, y pueden reemplazar cualquier plástico de un solo uso con nuestro gránulo. No se requiere capital inicial, ni cap-ex: no estoy creando una tecnología que requiera maquinaria personalizada. Toda la tecnología debe integrarse en la ciencia de los materiales, no en el procesamiento”, dice Briganti.

Desde bolsas hasta pajitas, los plásticos de un solo uso son el objetivo principal de las prohibiciones gubernamentales. La de India entra en vigor en julio, la Unión Europea impuso una el año pasado y Francia ha ido más allá, prohibiendo los envases de plástico de productos frescos a principios de este año. En California, el primer estado de EE UU. en prohibir las bolsas de plástico, aparecerá en la boleta electoral de noviembre una propuesta de prohibición de los plásticos de un solo uso.

Plástico (Pixabay)
 (Pixabay)

Tales regulaciones están ayudando a avanzar en la investigación de alternativas, dice Jain. Pero queda el problema de los precios: los plásticos siguen siendo baratos mientras que otros materiales luchan por competir, especialmente en países donde la pobreza generalizada significa que cualquier aumento en el precio de los alimentos tiene graves repercusiones para muchas personas. “Hay países en desarrollo que no pueden darse el lujo de tener un precio que pueda cambiar el costo de una galleta de cinco centavos”, dice Jain.

Los impuestos al carbono podrían ayudar a que el plástico sea menos competitivo, pero en última instancia, es la producción de algas lo que necesita alcanzar economías de escala, agrega, y señala que el proceso de producción de plástico se ha optimizado para la competitividad de escala y precio en el transcurso de siete décadas.

Para alcanzar esa escala, se requiere más capital. Si bien el interés crece, la financiación de capital de riesgo para nuevas empresas dedicadas a abordar la emergencia climática se centra principalmente en la movilidad y el transporte, pero las áreas que tienen un mayor potencial para la reducción de emisiones, como la energía, la alimentación y la agricultura y el entorno construido, recibieron una fracción de esas inversiones, según un informe de PwC de 2021. “[Climatetech] necesita más financiación”, dice Briganti, “Se está produciendo una gran transformación de la que [los inversores] pueden formar parte. Pon tu dinero en esta transformación”.

Cambiar la estructura

Cualquiera que sea el éxito de los esfuerzos para reemplazar los envases de plástico con otros materiales, es probable que se siga necesitando algún tipo de plástico en las próximas décadas. Ahí es donde Polymateria pretende marcar la diferencia. En lugar de usar materiales alternativos para reemplazar el plástico a base de petróleo, la tecnología de Polymateria altera fundamentalmente la composición del polímero plástico para que se vuelva compostable por naturaleza, ya sea que se recicle o no.

Sustentabilidad
 

El verdadero desafío que tuvo que enfrentar la empresa de siete años, según le dice el director ejecutivo Niall Dunne a Forbes, fue que las tecnologías existentes no eran servían, ya que terminan rompiendo el plástico pero creando microplásticos, o no eran escalables. “La razón por la que el plástico es tan persistente en la naturaleza se debe a la estructura cristalina dura. Nuestro momento decisivo fue cuando nos dimos cuenta por primera vez de cómo destruir la estructura cristalina (esa es la clave para evitar la creación de microplásticos) y transformarla en algo que se comporte como una grasa o una cera”, dice Dunne.

El siguiente paso fue replicar la actividad microbiana para que el residuo de grasa o cera desapareciera en la naturaleza. El equipo de científicos, biólogos y químicos de polímeros de Polymateria probó el producto en condiciones de la vida real y publicó sus hallazgos en revistas revisadas por pares. El polietileno alterado con Polymateria, comúnmente utilizado para producir utensilios de plástico de un solo uso, como pajitas, cubiertos o vasos, tarda 226 días en volver completamente a la naturaleza, mientras que los envases de polipropileno más rígidos, como los de productos de limpieza, se descomponen en 326. El plástico heco a base de petróleo puede tardar entre 20 y 500 años en descomponerse, según el producto.

Polymateria también está abordando el desafío de los materiales no tejidos, el tipo de plástico que se utiliza para las máscaras faciales y otros productos de higiene personal, como toallas sanitarias y pañales, en colaboración con el gigante de plásticos tailandés Indorama Ventures, propiedad de multimillonarios. Pero Dunne dice que no todos los productores de plástico han sido tan solidarios.

“Hay un pequeño culto de asociaciones de la industria que han estado promoviendo el compostaje como una panacea durante más de 20 años y han invertido en presionar por la ciencia y la innovación y realmente no les importa resolver el problema”, dice. Pero tiene confianza. “Tanto los gobiernos como los consumidores, en particular los jóvenes, exigen una mejor innovación. Estas fuerzas gemelas son la clave para que la tecnología se convierta en la corriente principal”.

Qué pasa con el reciclaje

Se ha convertido en una especie de mantra entre las personas con mentalidad sostenible: «No podemos reciclar para salir de la contaminación plástica». De hecho, a principios de este año, un informe de WWF apuntó a lo mismo: sólo el 9% de todo el plástico que se haya fabricado ha sido reciclado y criticando los procesos de reciclaje químico actuales como intensivos en energía, que presentan riesgos para la salud humana y es poco probable que marquen una diferencia en comparación con el reciclaje mecánico.

Plástico (Pixabay)
(Pixabay)

Cualesquiera que sean los méritos del proceso de reciclaje en sí, hay que tener en cuenta que el 26% de todos los plásticos producidos son para embalaje, y un tercio de ellos se filtra fuera del sistema de recolección, lo que significa que en lugar de terminar en un vertedero o en una planta de reciclaje, simplemente derrames en el medio natural.

Según Umutcan Duman, director ejecutivo y cofundador del software turco de gestión de residuos Evreka, ese es un elemento que hace que la gestión de residuos plásticos sea tan complicada: requiere que todos desempeñen su papel. “Cuando tratas con la industria, puedes consolidar los desechos y recolectarlos. En el aspecto comercial, esto también se puede hacer. Pero [cuando se trata de] la recolección individual, la capacitación, la concientización y el cambio de comportamiento son los mayores desafíos”.

No podemos reciclar para salir de la crisis de la contaminación plástica no solo por las ineficiencias del sistema de gestión de residuos, sino también porque los esfuerzos para reducir la contaminación deben comenzar desde el punto de concepción del producto, no solo en el momento en que se desecha. “Cuando hablo con diseñadores de productos, les pregunto: '¿Están pensando en el final de la vida útil o el período de vida útil de los productos que están diseñando?' Y casi ninguno de ellos es consciente de ello”, dice Duman. “El reciclaje puede ayudar, pero es el último recurso”.

En una economía circular, el reciclaje y la gestión de residuos tienen un papel importante que desempeñar. Duman insiste en que no puede haber un producto o empaque 100% reciclado en ausencia de una cadena de suministro de materias primas secundarias que funcione. “Más marcas ahora están entrando en negocios de gestión de desechos, adquiriendo empresas de recolección y reciclaje de desechos”, dice, citando a la cadena de supermercados alemana Lidl. “Ya no es gestión de residuos; en realidad es una piedra angular de la nueva cadena de suministro. Y si no pueden mantener la piedra angular, tendrán que comprar los materiales secundarios a los competidores”.

El problema de la contaminación plástica y las soluciones a este ejemplifican los desafíos que plantea el cambio climático. Hemos creado el problema, sabemos cómo abordarlo, solo necesitamos encontrar la voluntad y el capital para actuar y, en el proceso, cobrarán vida nuevos y emocionantes negocios y modelos de negocios.

El progreso

Un nuevo estudio indica que las naciones podrían mantener el calentamiento global por debajo de los 2 grados centígrados para fines de siglo si cumplen con todos sus compromisos.

El fabricante de celdas de combustible Plug Power firmó un acuerdo para suministrar a Walmart 20 toneladas de hidrógeno verde por día, suficiente para suministrar energía a 25.000 montacargas, reduciendo las emisiones de carbono del gigante minorista y la dependencia de los combustibles fósiles.

finanzas verdes, sustentabilidad
 

Un grupo de empresas de tecnología liderado por el gigante de pagos Stripe lanzó una iniciativa para invertir en tecnología de eliminación de carbono impulsada por casi mil millones de dólares en fondos.

Los desafíos

Otro estudio encuentra que los gases de efecto invernadero producidos por la actividad humana provocaron lluvias más intensas durante la temporada de huracanes de 2020, que batió récords, cuando las tormentas infligieron alrededor de 37 mil millones de dólares (34,54 mil millones de euros) en daños en EE UU.

Las recientes cifras de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) muestran un aumento anual récord en los niveles atmosféricos de metano por segundo año consecutivo.

Un aumento en el precio del litio y otros minerales utilizados en las baterías de los vehículos eléctricos es una preocupación por la velocidad de la transición para alejarse de los vehículos con motor de combustión interna. Pero no es una situación que el mercado no haya enfrentado antes.

En el horizonte

El Oleoducto de Petróleo Crudo de África Oriental (EACOP) de 1.448,41 kilómetros de largo está programado para completarse en 2024. Activistas e investigadores del clima advierten que no solo es incompatible con los objetivos climáticos, sino que arruinará la vida de miles de personas y pondrá en peligro aún más especies animales raras.

 

*Publicada en Forbes España

loading next article