Forbes Ecuador
Aeraloop, Quito - Ecuador
Innovacion
Share

La compañía tiene su base de operaciones en la Capital y alza vuelo con socios de Suiza y Ecuador. El año pasado ya levantó US$1,2 millones en una primera ronda de inversión y ahora apunta a mercados como Perú y Colombia. Tiene una flota de 40 drones.

14 Diciembre de 2021 21.01

Dos puertos o 'torres de control' son claves en la operación de Aerialoop. Uno está ubicado junto a la autopista Simón Bolívar, a pocos metros del camposanto Monteolivo, y el segundo se halla en Puembo, al oriente de la capital.

Desde allí despegan a diario los drones que la misma empresa ensambla en sus oficinas; los arma con componentes de Suiza, China y otros países. Cada dron transporta en un compartimento comida que es solicitada por habitantes de Puembo, mediante la aplicación de Rappi, empresa con la que Aerialoop  tiene una alianza estratégica. En total se cumplen 300 vuelos a la semana y la meta es duplicar esa cifra en el corto plazo.

El modelo es el siguiente. La persona hace la compra usando la 'app', un motorizado la lleva desde el negocio hasta el puerto y allí se 'embarca' en el dron, que en un vuelo que dura cinco minutos cruza 11 kilómetros hasta aterrizar en la base de Puembo. Allí otro motorizado (la empresa tiene tres repartidores en Puembo) se encarga de la entrega en el domicilio del comprador. Todo toma cerca de 45 minutos.

El vuelo es 100% automatizado, es decir que el dron despega, cubre la ruta y aterriza solo. Eso sí, dos operadores monitorean el vuelo. Para lograr este servicio Aerialoop utiliza inteligencia artificial, 'machine learning' y algoritmos desarrollados en Israel. Todos los datos se monitorean y se analizan en las oficinas de esta 'start up',  en el norte de Quito. 

Operación del dron en Aerialoop. Foto: Pavel Calahorrano.

La empresa, que tiene capitales ecuatorianos y extranjeros, nació hace 11 meses y ya muestra algunas cifras interesantes. Ensambla cuatro drones al mes (cada uno valorado en US$ 6.000); tiene 28 empleados (el 90% tiene una participación en las acciones); tiene una flota de 40 drones;  y hoy en día suma ingresos por US$ 10.000 al mes. Además levantó US$ 1,2 millones en una primera ronda de inversiones el año pasado y calcula sumar otros US$ 9 millones hasta 2022, según explica Pedro Meneses, uno de los socios de Aerialoop.

La operación es totalmente segura. “Nuestros vuelos están regulados para evitar cualquier inconveniente y tenemos una franja asignada”, explica Meneses. El dron que cubre la ruta Quito-Puembo-Quito puede transportar hasta cuatro kilogramos y no vuela a más de 120 metros de altura. 

En este momento Quito y Puembo son una suerte de laboratorio de Aerialoop. En este tiempo la empresa está aprendiendo y mejorando su servicio con la meta de llegar en el futuro a mercados como Lima (donde ya han hecho vuelos en un plan piloto) y Bogotá. “Estamos creciendo y mejorando la capacidad operativa y tenemos las mismas capacidades que las grandes empresas mundiales que ofrecen este servicio, pero nosotros tenemos apenas diez meses de operación”.

El Country Manager de Rappi en Ecuador, Alejadro Freund, ve un futuro interesante para Aerialoop. “Por eso estamos invirtiendo tiempo para seguir construyendo la alianza que tenemos y ayudarles a expandirse a otros países”. (I)

loading next article