Forbes Ecuador
wayru-02
Innovacion
Share

La ronda estuvo dirigida por la empresa de capital de riesgo Borderless Capital y participaron otros 16 inversores globales. El ecuatoriano Charvel Chedraui fundó la startup hace un año para contribuir a cerrar la brecha digital. Los fondos servirán para operar 12 meses, está prevista la expansión en Ecuador y otros países de la región hasta finales de 2022. Ahora son 12 personas en la empresa y está contratando más desarrolladores.

20 Mayo de 2022 22.28

“La gente nos dijo que estábamos locos”. ¡Hoy, estamos encantados de compartir que hemos recaudado una ronda inicial de US$ 1,96 millones liderada por Borderless!”. El entusiasmo de Charvel Chedraui, CEO y fundador de Wayru, no podía ser menor cuando anunció el logro, un hito para la startup ecuatoriana. Su objetivo es empoderar a millones de personas para que implementen sus redes de Internet y cerrar la brecha digital. 

Utilizó su blog para escribir “SEED ROUND? CHECK!”, el 13 de mayo de 2022. Un texto donde cuenta cómo un grupo de emprendedores “dio un salto de fe” y se ganó la confianza de fundaciones y grandes inversores globales.

Chedraui es un ecuatoriano, de 35 años, que hace un año fundó Wayru. Ocurrió luego de que su propuesta fuera rechazada por los proveedores de Internet de Latinoamérica. Su idea fue crear una red wifi pública masiva, utilizando una pila tecnológica, eso “reduciría el precio GB y lo monetizaría con anuncios”. Así, que a inicios de 2021 comenzó a redactar un posible modelo y publicó la página de destino el 4 de mayo. “Fue entonces cuando todo comenzó”, dice en su blog. Luego se sumaron otros cofundadores, Paula Ceballos y Edward Calderón. Actualmente son 12 personas, siete ecuatorianos, tres colombianos y dos argentinos. Y en estos días está en pleno proceso para contratar más personal, desarrolladores de back-end, de blockchain y aplicaciones móviles, gerente de redes sociales, redactor creativo, entre otros. Sin importar en qué país de la región estén radicados. Wayru tiene su cuartel general en Miami. 

¿Cómo Wayru ha logrado recaudar una ronda inicial de US$ 1,96 millones en fondos?

Todo esto fue un éxito, gracias al equipo de guerreros detrás de Wayru. Logramos en seis meses algo que algunos pensaban imposible de alcanzar. La ronda en sí fue dura de completar, las condiciones del mercado no eran las adecuadas, pero un producto sólido a un problema grande, con un team calificado detrás es lo buscan los inversionistas. Tengo mas de 10 años de experiencia emprendiendo en las telecomunicaciones, conozco muy bien el mercado, se dónde están las oportunidades. Hoy, nuestro enfoque principal es el mercado de banda ancha en América Latina, que es de US$ 39.000 millones. El mercado global es de US$ 400.000 millones y se espera que crezca a US$ 1 trillón en la próxima década. Y esto sin contar a la mitad de la población no conectada, porque sin duda los números sería mucho más altos.

¿Cuándo tiempo duró la ronda y cómo se desarrolló?

Fuimos seleccionados por Algorand Miami Accelerator, donde nos conectamos con actores importantes de la industria, como Borderless, Michael Cotton (el mejor advisor de la historia) de Meld Ventures y otros. Michael y otros inversionistas, que conocimos en el camino, se interesaron muy temprano y nos ayudaron con estrategia, contactos y credibilidad. Llegué a hablar con más de 200 inversionistas, en aproximadamente 60 días. Nos tomó un poco más de dos meses cerrar la ronda. Empezamos a conversar desde antes del Demoday de la aceleradora de Algorand. Luego, le metimos velocidad y hoy lo hemos logrado.

¿Quién lideró la ronda y cuáles son los principales inversores?

La ronda fue liderada por Borderless Capital y se sumaron también BigBrain Holdings, Meld Ventures, Loneley Capital, Cogitent Ventures, LVT Capital, Pulsar Trading, la Fundación de Algorand, Ferrum Network, 7 O'clock Capital, Al Goanna DAO, HNT Fund, Snackclub, y cinco inversionistas ángeles.

¿En qué consistió la estrategia para conseguir los fondos? 

En ser un equipo que cumple. Esa fue la clave, prometimos algo al principio de la aceleradora, y lo cumplimos a cabalidad. Las acciones generan más confianza que las promesas. 

¿Cuál es el modelo que propone Wayru?

Creo que es adecuado empezar por el problema, para entender la magnitud del asunto. Hace diez años, la ONU declaró el acceso a Internet un derecho humano, pero hoy en día casi más de 3.000 millones de personas les falta conectividad, de los cuales 1,4 billones viven en situaciones consideradas “Pobreza de Internet”. En América Latina son más de 300 millones sin conectividad. Wayru es una red de Internet descentralizada, construida sobre el Blockchain de Algorand, implementada, operada y es propiedad de la gente. Democratiza el acceso a Internet utilizando tecnologías como fibra óptica, mesh inalámbrica, espectros no licenciados y blockchain. Despliega una red mesh dentro de cualquier área deseada con la ayuda de la comunidad, brindando acceso a alta velocidad y bajo costo donde sea necesario. Utiliza tecnología blockchain para tokenizar la red, creando una economía compartida con el Wayru Token en el centro, utilizado para recompensar a todos los involucrados por su participación. Y distribuye recompensas a los operadores de nodos por la expansión de la red y dar cobertura, a los stackers por asegurar y respaldar los nodos activos y a los usuarios por conectarse continuamente a la red.

¿Cómo se utilizarán los fondos recaudados? 

Los fondos nos ayudarán a mantener las operaciones durante 12 meses, nos permitirá ejecutar nuestra estrategia de Go-to-market, y por supuesto para desplegar decenas de nodos de Internet en zonas de bajos recursos en Latinoamérica. Empezaremos en Ecuador y tenemos prevista expansión a más países en la región para fines del 2022.

Wayru
 

¿Un año después de su fundación hasta dónde ha avanzado?

Logramos entrar a dos aceleradoras, Parallel 18, y la aceleradora de Algorand de Miami. Wayru ha logrado asociarse con varias entidades en Ecuador como Épico y la Fundación Kairós, para ayudar a brindar acceso a comunidades de bajos ingresos dentro de una de las ciudades más grandes del país, Monte Sinaí, en Guayaquil. Hemos podido desarrollar los protocolos de la red, desplegar nuestro primer nodo conformado de 10 hotspots capaces de servir Internet a 250 personas cada uno. Hemos conectado a más de mil personas en el sector, y esperamos expandirnos muy pronto dentro de la comunidad y a sectores cercanos. Tenemos también disponible el Testnet de los procesos de Staking de Wayru. Los usuarios pueden crear una cuenta, conectar su billetera de crypto y empezar a probar la plataforma apostando tus Wayru Token (WRU) contra un nodo de tu preferencia que dividirá las recompensas.

¿Cómo se benefician comunidades vulnerables de Ecuador?

La conectividad a Internet, al igual que la alimentación, la ropa, la vivienda y la electricidad, se considera más como un requisito esencial. Una penetración de banda ancha del 10% en un país aumenta el PIB en un 3,2% y la productividad en un 2,6%. Un estudio mide la “Pobreza de Internet” basado en cuántas personas pueden o no pueden pagar un paquete mínimo de Internet móvil. Además, se basa en tres supuestos pilares: asequibilidad, cantidad y calidad.

¿Qué viene ahora para Wayru?

Continuaremos desplegando nodos en Ecuador. Abriremos el programa de micro-nodos en todo el mundo, donde lo único que necesitas es una conexión a Internet y un equipo compatible para crear tu propio HotSpot de Wayru y empezar a ganar recompensas compartiendo tu Wifi. Continuaremos ofreciendo nuestros NFTs, llamados AirBlocks, para ayudar a las comunidades más vulnerables a poder desplegar sus propias redes, sin tener que depender de que un gran proveedor, o un gobierno les provea el servicio. Buscaremos crear mas alianzas con empresas que tomen en serio su responsabilidad social, con fundaciones municipalidades y pequeños y medianos proveedores de Internet. Nuestro IDO, o Initial Decentralized Offering, se dará a mediados de octubre de este año. Este evento distribuye el 3% del suministro total, dándole la opción a cualquier persona en el mundo a participar de esta economía colaborativa, donde la finalidad es conectar a todos a Internet. (I)

loading next article