Forbes Ecuador
Astronautas estadounidenses y rusos han viajado juntos al espacio
Innovacion

Por qué la NASA y la comunidad espacial no deberían trabajar con Rusia

Bruce Dorminey

Share

Luego de la invasión rusa a Ucrania, algunos expertos del sector espacial reflexionan sobre la continuidad de los acuerdos internacionales con el país liderado por Vladimir Putin.

23 Marzo de 2022 11.02

Si la invasión rusa de Ucrania nos enseña algo, es que el mundo lamentablemente no está preparado para el tipo de cooperación internacional a largo plazo que nos pondrá en el camino hacia una 'Federación Trekkiana' de viajeros espaciales amantes de la paz.

Durante la transmisión original de Star Trek a fines de la década de 1960 en la televisión estadounidense, los vuelos espaciales tripulados más allá de nuestro propio sistema solar no solo parecían posibles sino inevitables. Entre otras cosas, en el apogeo de la Guerra Fría y la lucha por los derechos civiles en los EE. UU, la serie de televisión Star Trek ofreció lecciones similares a las de las Naciones Unidas sobre multiculturalismo y diversidad.

La NASA mantiene lazos con Rusia por distintos proyectos espaciales

Fue un lindo sueño, pero necesitamos ser realistas sobre lo que se necesita para colonizar el espacio. Si alguna vez vamos a cumplir el sueño del fundador de Blue Origins, Jeff Bezos, de trasladar a miles de personas fuera del mundo, no lo lograremos si continuamos tolerando a los dictadores que bombardean las salas de maternidad.

Por lo tanto, dadas las circunstancias actuales, no deberíamos cooperar con Rusia en esfuerzos relacionados con el espacio; al menos hasta que haya algún tipo de cambio de régimen duradero en Moscú. Hacerlo sería escupirle a la cara todo lo que es moral y decente. Como muestra la foto a continuación, lo que estamos presenciando sobre el terreno en Ucrania es nada menos que una barbarie no provocada.

La relación de la Nasa con Rusia

Después de que terminó la Guerra Fría, se asumió que habría un dividendo de paz y se concibió la Estación Espacial Internacional (ISS) como uno de los principales conductos para la cooperación entre Rusia y los EE. UU.

La compañía argentina que capacita a empresarios en Disney y la NASA

El difunto presidente Ronald Reagan lo vio como un medio para mantener a los antiguos científicos e ingenieros de la antigua Unión Soviética ocupados con algo más constructivo que el armamento destructivo de la Guerra Fría. Por supuesto, no lo encontrará redactado exactamente así en las historias oficiales, pero de eso se trata realmente.

La ISS ha sido un éxito abrumador a pesar de que terminó costándole a los EE. UU. diez veces más de lo planeado originalmente. Pero el mes pasado, aquellos que creen en el bien mayor de la humanidad han sufrido un nuevo despertar aplastante de cómo las maquinaciones de un líder global maníaco pueden llevar al mundo al borde del abismo.

Por lo tanto, en todo caso, espero que la guerra en Ucrania haga que la comunidad espacial internacional tenga discusiones serias sobre cuándo y con quién la comunidad espacial internacional debería asumir como socios en el espacio.

En el objetivo de conquistar el espacio, la NASA realiza proyectos en conjunto con Rusia

El espacio como frontera final debería ser justo lo que parece: una gran naturaleza virgen capaz de inspirar a quienes se encuentran tanto en la Tierra como más allá de la órbita terrestre baja de maneras que los mejores artífices de la palabra simplemente no pueden capturar. Cualquier cosa por debajo de eso va en contra de nuestros mejores instintos e intenciones. Esperamos que antes de que crucemos el próximo Rubicón hacia el espacio interplanetario, se piense mucho sobre cómo garantizar que el espacio permanezca pacífico y fiel a los mejores intereses de la humanidad.

No olvidemos que el régimen ruso actual es un producto directo de la antigua Unión Soviética. Este conflicto actual ha evocado horribles recuerdos de los horrores que el primer ministro soviético Joseph Stalin infligió a los ciudadanos de la Unión Soviética. Esto incluyó una hambruna diseñada intencionalmente en 1932 y 1933 que cobró la vida de hasta 10 millones de ucranianos.

Antes de que pueda tener lugar una nueva era de cooperación entre Rusia y sus contrapartes espaciales occidentales, primero debemos asegurarnos de que haya un cambio permanente y duradero hacia una sociedad rusa verdaderamente democrática. Que yo sepa, la Madre Rusia nunca ha disfrutado del sol de la libertad. Pero hasta que sus pueblos entiendan lo que eso significa, los grandes planes para viajes espaciales cooperativos con Rusia no deberían fructificar.

Este es también un momento singular en la historia mundial y no hay tiempo para la conveniencia política. Por una vez, debemos seguir nuestra brújula moral colectiva.

Estoy seguro de que la mayoría de los cosmonautas rusos son profesionales muy trabajadores que probablemente tienen muy poco conocimiento de lo que realmente está sucediendo en Ucrania. Pero no podemos ignorar el hecho de que son el producto de un régimen al que ya no se le debería permitir operar dentro de la sociedad global civilizada. Esto es especialmente cierto cuando se trata de una futura cooperación en el espacio. Es simplemente imposible desvincular las imágenes empapadas de sangre de los inocentes de Ucrania con la estudiada indiferencia de una tripulación rusa de la ISS.

*Nota publicada originalmente en Forbes EE.UU.

loading next article