Forbes Ecuador
Liderazgo

Por qué sigue siendo escasa la presencia de mujeres en Wall Street

Cristina Romero

Share

Aunque son más rentables las empresas que respetan la diversidad en sus cúpulas, la meca por excelencia de los mercados financieros no aboga por la igualdad de género.

31 Agosto de 2021 08.21

Sinónimo de visibilidad empresarial y rentabilidad económica, por tradición histórica y relevancia en bolsa, Wall Street sigue teniendo una asignatura pendiente en lo que a igualdad de género se refiere.

Para cada una de sus operaciones, los mercados financieros de todo el mundo ponen (y mantienen) la mirada en Wall Street. Sin embargo, que la meca empresarial del planeta sea una referencia económica y financiera, no quiere que decir que el mercado americano no presente defectos. O, al menos, déficits. Uno de ellos, probablemente el más importante, tiene que ver con la diversidad de género en sus puestos de responsabilidad.

La falta de igualdad de género e inclusión en los mercados financieros de Estados Unidos es uno de los grandes problemas a los que se enfrenta la actividad empresarial en este siglo, ya que su mercado de valores es la potencia económica más importante del mundo.

Las oportunidades ofrecidas por las empresas de Wall Street a sus inversores suelen ser promociones de puestos directivos de presencia masculina. Una falta de diversidad que dilata la brecha de género y podría encontrar sus razones en la educación. Las diferencias culturales y la desigualdad en la formación académica recibida parecen ser los dos motivos principales que justifican esta irregularidad de género.

Desigualdad en números

Una falta de equidad en la esfera empresarial norteamericana corroborada por un informe elaborado por la consultora Deloitte. Según datos del año 2019, obtenidos por la multinacional, las mujeres representaban más del 50% de los asalariados del sector de servicios financieros en Estados Unidos, pero sólo el 22% de los responsables de puestos de dirección eran mujeres.

Se prevé que para el año 2030 sólo se llegue al 31% de mujeres en cargos directivos en el país, a pesar de que son cada vez más los datos que aseguran que la rentabilidad empresarial está íntimamente ligada al respeto por la diversidad de género en puestos de liderazgo.

Aunque a de forma aislada, se están dando algunos pasos para que la diversidad e inclusión dejen de ser una utopía dentro del perímetro de Wall Street. Prueba de ello es la labor que NASDAQ (Asociación Nacional de Corredores de Valores Automatizados e Cotización, por las siglas en inglés), está realizando con su propio personal al comunicar que el 75% de las 3.200 compañías que operan en NASDAQ no tienen mujeres en su consejo de administración.

Jane Fraser, CEO de Citigroup.
Jane Fraser, CEO de Citigroup.

El nombramiento de Jane Fraser como CEO de Citigroup, en marzo de 2021, es uno de los ejemplos más recientes del aparente cambio de mentalidad de los mercados; además de ser Fraser la primera mujer en estar al frente de un banco de Wall Street. Catalogada ya como una estrella de la banca en ascenso, y aunque ahora represente la excepción, Fraser se coloca en primera posición de la lucha a favor de la presencia femenina en los altos cargos del sector financiero.

Los números en América Latina

En Latinoamérica, la situación es bastante similar. Los directorios tienen una clara brecha. El talento femenino no sobresalió como se desearía en el mundo empresarial. Y lejos de ocupar cerca de la mitad en la conformación de las juntas, su voz quedó como una minoría en comparación con la representación masculina.

El 20% de las empresas participantes del informe Board Members Survey Latam 2021 tiene entre el 40 y 50% de mujeres en sus juntas directivas; en el 76% restante, las mujeres ocupan menos del 30% en dichas juntas. Y en total, únicamente el 4% de los directorios tiene una participación de mujeres mayor al 50%. La subrepresentación femenina en los directorios es evidente.

Existe una gran área de oportunidad en el ámbito de la diversidad de género en los esquemas empresariales. Cerrar la brecha de género en estos espacios puede dotar de pluralidad a las juntas directivas pero, sobre todo, generar mejores resultados. Hoy, la participación femenina en las juntas solo se vislumbra en el 24% de los cargos, en términos generales.

brecha de género

La investigación revela que en el sector de la banca y servicios financieros es donde más mujeres hay como parte de los directorios, con un porcentaje del 23%, muy lejano al 8% que se ve en otros sectores como tecnología, servicios digitales, farmacéutica, energía, educación y empresas sin fines de lucro con una representación femenina del 7%.

Los sectores de retail, construcción y agrícola y ganadería son los que reportan el menor porcentaje de protagonismo de empresarias en las juntas directivas. Estas dos últimas industrias son las que más pagan a las mujeres del directorio por honorario fijo.

*Con información de Forbes España.

loading next article