Forbes Ecuador
Alan Chachapoya (cropped)
Millonarios
Share

Con solo diez años, Alan Chachapoya llegó a Lancaster, Pensilvania. Hoy, a sus 26 años, tiene una empresa que brinda soluciones de mantenimiento de instalaciones. Factura US$ 10 millones al año. En estos días está por definir un tipo de contrato con Apple, por al menos US$ 6 millones, para la limpieza de oficinas.

26 Abril de 2022 22.07

Cuando chocó su BMW, sabía que tocó fondo. Lo único que tenía en ese momento eran US$ 3.000 que la marca le dio como indemnización porque los airbags no funcionaron. El automóvil estaba destruido totalmente. Así que la decisión fue o tomar el cheque o usar ese valor como entrada para un auto nuevo. Recibió el dinero.  

Alan Chachapoya atravesaba una mala racha. Era 2017. A la vez que sufría el percance, todo el esfuerzo de ahorro que realizó durante los años de estudios en MIllersville University of Pennsylvania se esfumaron. Perdió los US$ 300.000 que reunió para comprar una empresa de provisión de servicios, como la poda de césped, que contaba con seis empleados y que, en los papeles tenía un buen estado de salud. Lamentablemente, su falta de experiencia le costó caro. Las cifras de esa compañía habías sido maquilladas y la realidad era que estaba en números rojos. 

Hasta esa mala temporada, Chachapoya había encontrado una fórmula simple que le hacía ganar dinero, desde sus épocas en High School. Compraba consolas de video al por mayor en EE.UU. y las mandaba a Ecuador para su venta. “Tenía un socio en el país. Los deslizábamos por Mercado Libre y teníamos algunas tiendas que nos compraban. Era un gran negocio para una persona de mi edad. En ese tiempo, digamos, que los comprábamos por US$ 250 y vendíamos en US$ 600 o 700”.

¿Karma? No lo ve así, lo ve como aprendizaje. Desde que salió de Salcedo -nació allí- con su familia, primero a Quito, por un corto tiempo, y luego a EE.UU., con tan solo diez años, este ahora joven ecuatoriano, padre de una hija, tuvo que redoblar la atención en estudiar el idioma y cursar los estudios, en un ambiente que no es el más idóneo para los migrantes que llegan como turistas y deciden quedarse. “Nos fuimos, porque en Estados Unidos tenían mejores oportunidades. Me gradué en Negocios Internacionales y también en Marketing. Lo que más extraño de Ecuador es la comida”. 

Apesadumbrado, pero sin la menor intención de quedarse en el piso, agarró los US$ 3.000 y creó su propia empresa: DSC Solutions que provee mantenimiento de instalaciones (servicios de limpieza, mantenimiento de estacionamientos, plomería, calefacción y manejo de la nieve). Era 2018. “Mucha gente de mi edad se va por los negocios tecnológicos, de criptomonedas, etc. Y deja de lado la industria del servicio, que no tiene brillo y que es, por lo general, gobernada por gente blue collar, que no ha ido a la universidad, sin mucho profesionalismo. Vi una oportunidad porque confiaba en mi educación, podía competir, especialmente en las licitaciones”.

Y añade: “Entré en lo que se llama facility services: consigo los contratos, del Gobierno o de cualquier cliente privado, y, en lugar de mandar a mi gente, porque aún no tenía el capital, enviaba a un subcontratista que hiciera el trabajo. Yo me quedaba con el porcentaje de la ganancia. Al contratista se le pagaba en 30 días y el cliente nos pagaba a nosotros en 15 días, entonces, colectábamos el dinero y le pagábamos. Así fue como se reunió bastante capital y de ahí en adelante fuimos creciendo y creciendo”. 

Actualmente DSC Solutions cuenta con 400 empleados y alrededor de 100 subcontratistas. Tiene una oficina en Delaware y dos oficinas en Pensilvania, la sede principal está en Lancaster. Factura aproximadamente US$ 10 millones al año, con una utilidad en términos de ganancia del 30%. Entre sus clientes han estado el Ejército de Estados Unidos, la Federación de Aviación Nacional de EE.UU., y contratos públicos con los estados de Delaware, Pensilvania y Nueva Jersey.

En estos días, Chachapoya está a la espera de recibir la decisión de Apple sobre el alcance de un contrato que, según él, ya lo tienen. “Desde 2019 hemos estado trabajando en este proceso para alcanzar un contrato de al menos US$ 6 millones, que, incluso, podría llegar a US$ 10 millones. Solo estamos esperando cuál será finalmente el término del contrato, que lo empezaremos a ejecutar desde junio 2022. Se trata de la provisión de las toallitas que usan los empleados para limpiar las computadoras, la limpieza de ventanas y el mantenimiento preventivo de los pisos en algunas de las tiendas que tiene Apple en Estados Unidos. Esta gigante nos tomó en serio cuando logramos conseguir un contrato con la cadena de farmacias Rite Aid, que tiene 3.000 farmacias en EE.UU., para la provisión de servicios en 300 de estas”. 

Él piensa en grande. ¿Por qué no pensar en facturar US$ 40 o 50 millones? Su sueño americano sigue intacto. “Cuando empecé, tomé algunas decisiones sin experiencia, propias de una persona joven que está empezando a ganar un poco de dinero. Al principio adquiría autos, viajaba mucho. Pero debía madurar y tuve que ver a los números como en realidad hay que verlos, en términos del porcentaje de ganancias, cuáles son las finanzas que uno tiene que tener para crecer Siempre reinvertimos el 80 % de todo lo que entra. Los lujos y todo eso se pagan con las ganancias que generan las inversiones, nada con el capital que está entrando”. (I)

loading next article