Forbes Ecuador
Airpals
Negocios
Share

María José Ordoñez tiene un servicio de mensajería especializado para el sector corporativo. Su paso por las industrias de la moda y la tecnología le permitió descubrir un espacio que los 'monstruos' de la logística no cubrían. En septiembre cerró una exitosa ronda de inversión. Su sueño: ser unicornio.

04 Noviembre de 2021 13.01

Su corta -aunque intensa- trayectoria profesional hace, por retazos, relacionarla con el guión de la película 'El Diablo viste de Prada'. En la cinta, Anne Hathaway, actuando como Andy, llega a la industria de la moda por casualidad; no la entiende de inicio, la adora luego y, finalmente, termina decepcionada, retirándose. En la vida de María José Ordóñez, ella misma protagoniza su papel: ama la industria de la moda, pero, al igual que Andy, se aleja por su ambiente tóxico. Andy pasa a dedicarse al periodismo. María José, alias 'Joshe', desde sus días de colegio, descubre una oportunidad en el sector de la logística y funda su propia compañía llamada Airpals. 

Después de lidiar por años con la logística interna en empresas y proyectos en los que trabajó dentro de la industria de la moda y otros campos creativos, la Joshe concibió en plena pandemia un servicio de mensajería especializado para el sector corporativo en EE.UU. A sus 27 años, para esta cuencana, la 'Gran Manzana' se ha convertido en su hogar y su centro de operaciones en los últimos 72 meses. “Cuando vine a los Estados Unidos me decía 'quiero trabajar, escribir para una marca de diseño de modas increíble, quiero conocer a toda esta gente'. Y cuando llegas acá, te das cuenta que la vida no es tan fácil, que no vas a terminar trabajando con Marc Jacobs así porque sí, que tienes que correr una milla extra. Pero el ambiente era muy tóxico, era muy difícil escalar, sobre todo, cuando vienes desde afuera, sin conexiones”.

No obstante este clima tan agreste, ella encontró una oportunidad, mientras realizaba aportes editoriales o producción de foto-video para blogs y medios y se relacionaba con diseñadores y manufactureras en la actividad logística. “Tenía que mover grandes cantidades de material, de telas, de suministros, de país a país. Es así como la logística me empezó a gustar y desarrollé un talento a lo largo de estos años. Trabajé con revistas como Vogue, por ejemplo, y me di cuenta, que había un hueco gigante en la cadena. Esencialmente, si se necesitaba enviar un equipo, una cámara, una luz, de Brooklyn a Manhattan, era súper difícil. Curiosamente, lo empecé como una solución para ayudarme a mí, y solo a mí, en mis proyectos, en las empresas con que yo trabajaba”. 

Se lanzó. Empezó enlazando los pedidos y entregas a través de email y Whatsapp, con el apoyo de un mensajero en bicicleta, primero, y un carro adicional después. Poco a poco, entre marzo y octubre del 2020, realizó esta tarea de manera rústica, como ella lo recuerda. Sin embargo, la respuesta de los clientes fue positiva, lo que la obligó en octubre del año pasado a armar un plan para levantar capital y acelerar el desarrollo de Airpals. Hasta ese momento ya contaba con 79 clientes empresariales. En marzo del 2021 finalmente lanzó la ronda de inversión; esta se cerró en septiembre del 2021, para 18 meses. Su monto no lo puede dar a conocer por cláusulas de confidencialidad, pero que le significó diluir un 10% de su paquete accionarial, pero ante grandes inversores como Buen Trip Ventures (Ecuador), MGV Capital(EE.UU.), Power Up Fund a través de Impact Assets (EE.UU.), Launch Accelerator (EE.UU.) y otros inversionistas ángeles deAmérica Latina y EE.UU. La ronda cerró con broche de oro con la inversión de Launch, un programa de aceleración liderado por Jason Calacanis, uno de los inversionistas más prominentes de la industria, conocido por ser de los primeros que apostaron por empresas icónicas de estos tiempos como Uber, Robinhood, y Trello. De esta manera, la Joshe se convirtió en la primera emprendedora ecuatoriana sin cofundadores en ser respaldada por el famoso inversionista.

“Siendo honesta, creo que hicimos un buen trabajo en la ronda porque, normalmente, los emprendedores se saben diluir hasta un 25%, en la primera ronda, y nosotros nos diluimos un poquito más del 10%, que está súper. Ha sido como un sueño hecho realidad, porque cuando comencé Airpals, empecé a ver la lista de clientes y las órdenes y pedidos de quienes nos contactaban, eran justamente todas las marcas con las que alguna vez dije 'Wow, quisiera trabajar con ellos'. Además, estamos impactando la vida de los conductores. Básicamente, las empresas que se dedican a 'delivery' no generan márgenes muy grandes para la mano de obra. Nuestro modelo es súper diferente, por el valor que agregamos a las entregas, nuestros tickets son más grandes, entre US$ 300 y 2.000, por el valor que le agregamos a las entregas. Por eso podemos dar un mejor trato a la comunidad de conductores, sobre todo, a la comunidad latina”. 

Airpals

En estos momentos, Airpals, a pesar de tener poco tiempo en el mercado ya cuenta con 231 clientes, muchos prestigiosos empresarios y empresas, celebridades como Olivia Culpo, Claudia Li, Telfar, Lime, David Lynch Foundation, Warner Music Group, Sony. Cuenta con cinco colaboradores y 10 conductores para las entregas y factura alrededor de US$ 30.000 mensuales. Por primera vez, ella, en septiembre, logró pagarse sueldo. La plataforma acepta órdenes en el área que abarca el Metro de Nueva York.

La Joshe no deja de soñar en grande. Nos contó cómo imagina su futuro. Esta es su etiqueta: “ser el primer unicornio liderado por mujeres latinas, que impacte vidas y que se convierta en una solución sustentable para la logística”. (I)

loading next article