Forbes Ecuador
carteles-de-droga
Columnistas
Share

Los ingresos que se generan por la comercialización ilícita de drogas en el mundo se calculan en una cantidad superior a los $ 600.000 millones anuales, esto es más de seis veces a la totalidad de la producción de bienes y servicios (PIB) del Ecuador.

18 Agosto de 2021 14.51

Los ingresos que se generan por la comercialización ilícita de drogas en el mundo se calculan en una cantidad superior a los $ 600.000 millones anuales, esto es más de seis veces a la totalidad de la producción de bienes y servicios (PIB) del Ecuador.

Para el presente año se estiman más de 300 millones de consumidores habituales de drogas ilícitas en el planeta, con un fuerte incremento en los jóvenes de los países en desarrollo.

Actualmente en nuestro país se discuten las mejores formas de hacerle frente al flagelo de la droga, se propone uso de alta tecnología para detección, formación de un cuerpo de policía especial, alinearse a los esfuerzos de Estados Unidos entre varias que puedan reversar el explosivo crecimiento del mercado ilícito a partir ya de varios años, tal vez a partir de los hitos de la salida de la base de estadounidense de Manta, o el desmantelamiento de los radares de detección aérea, sucedido casi al mismo tiempo en el gobierno de Correa, o el proceso continuo de permeabilización de frontera y los puertos.

Sin embargo el problema es de tal dimensión que parece ilusorio el poder efectivamente tener una política cierta que pueda revertir o al menos disminuir el proceso de invasión de la mafia de la droga.

El mismo Estados Unidos parecería incapaz de detener esta plaga mundial que se infiltra, corrompe y va pudriendo todos los estamentos de una sociedad de derecho.

En estos días una guerra ganada con los recursos del opio y la heroína en Afganistán, no solo presagian muy dolorosos días para su población en especial para la mujer, sino para el explosivo crecimiento de la exportación de esta infame droga para el mundo.

El poder de la droga ilícita se toma todos los estamentos de una sociedad, policía, ejército, y justicia y por último gobiernos enteros. Países que soportan los ejércitos propios de la droga dentro de su territorio como Colombia o México, países con gobiernos que parecerían ya tomados por el poder de la droga en Cuba, Nicaragua o Venezuela, son solo los ejemplos más dramáticos de una plaga que parece incontenible. 

Supuestos éxitos al eliminar capos de la droga como Escobar o el Chapo Guzmán no parecen hacer la mínima mella en la estructura delincuencial pues por la cantidad de dinero que representa, habrán mil más esperando por cada capo que se pueda excluir.

La única solución deberá ser urgente clara y contundente, la legalización de todas las drogas, esta decisión elimina de raíz las mafias y su agresiva destrucción de la sociedad en su conjunto. 

Esta es una decisión que debería ser tomada desde los Estados Unidos y acompañada por la mayor cantidad posible de países, aunque al perecer el lobbying contratado por intereses mafiosos para desarticular cualquier iniciativa de este tipo es en la actualidad extremadamente fuerte.

El gran mito o miedo que se encuentra atrás de esta decisión es que al legalizarse la droga, se pudiera incrementar el consumo, análisis poco realista ya que en el mundo de hoy cualquier persona que quiera consumir droga en casi cualquier parte del mundo tiene acceso a ella con un mínimo esfuerzo. 

Por el contrario, los multimillonarios recursos que se utilizan ahora para combatir al narcotráfico deberían ser redestinados hacia la educación diaria y prevención de los niños y jóvenes sobre la destructiva realidad de las drogas para sus cuerpos y mentes y adicionalmente también recursos suficientes para clínicas de curación y tratamiento. 

Programas de educación e información masiva y adecuada para los niños brindará a cada individuo al llegar a la mayoría de edad la libertad suficiente para decidir si se arriesga a destruir su vida a manos de las drogas o no. (O)

loading next article