Forbes Ecuador
Fernando Banderas CEO Mitsubishi Ecuador
Lifestyle

Dulce flechó hace cinco años al número uno de Motransa

Forbes Digital

Share

Fernando Banderas vive junto a su mascota y, ambos, se han vuelto inseparables. Adoptada, mansa, dócil, mimada. Todos los calificativos de una perrita que encontró en la casa de este ejecutivo una segunda oportunidad. Aquí, esta breve historia de amor.

24 Septiembre de 2021 18.14

“Motransa tiene desde hace unos 15 años un plan de responsabilidad social empresarial enfocada en los perros de la calle. Trabajamos con fundaciones como Protección Animal Ecuador (PAE) a la que hemos apoyado con recursos, un quirófano móvil, campañas de esterilización de perros callejeros y otras acciones.

"Yo tuve antes una perrita, pero enfermó y murió. Entonces, hace cinco años, un día, los amigos de PAE me enviaron fotos de Dulce, me dijeron que era muy cariñosa y que necesitaba un hogar de manera urgente. La adopté enseguida. Estos animales sienten y entienden que han recibido una segunda oportunidad, por lo que son bondadosos y agradecidos. Además son más fuertes y resistentes que un perro de raza. Eso es una ventaja.

"Dulce se levanta a las 07:00. Duerme al pie de mi cama en una colchoneta que durante el día está en la sala de estar y que en la noche pasa al dormitorio. Su primera comida es a las 07:30 y durante el día me acompaña mientras teletrabajo en la casa. La 'cena' es a las 19:30. Es muy independiente. En las noches sale al patio, ladra y se vuelve a dormir. Durante el día, cuando se aburre, sale al jardín y toma algo de sol. 

"Soy divorciado y no tengo hijos, entonces es mi consentida. Nos acompañamos mutuamente. Tiene una dieta de arroz compuesto y cuando me desocupo salimos a caminar por el barrio. Otra de sus distracciones es la visita al veterinario y el baño cada dos semanas. 

"Adoptar perros es una suerte de filosofía de Motransa. En las oficinas de Quito, Guayaquil y Cuenca ya adoptamos seis perritos callejeros; todos son cuidados por los empleados y mimados por los clientes. Además los empleados pueden ir a trabajar con sus mascotas cuando ellos quieran. Hay estudios que dicen que siete de cada 10 perros terminan abandonados. Por eso las personas y las empresas podemos ayudar a que esta situación cambie con el tiempo”. (I)

loading next article