Forbes Ecuador
Mercedes Zumárraga y su mascota
Lifestyle
Share

Mercedes Zumárraga es la cabeza de este estudio arquitectónico que se encarga del diseño, construcción y remodelación de casas y edificios. Su mascota es la arquitecta de planta y la primera en recibir a los clientes. Y, en casa, es su compañera inseparable y hasta su terapeuta de cabecera.

10 Junio de 2022 21.27

“Hace doce años, Olivia llegó a mi vida y desde entonces no nos hemos separado. Es como una hija para mí, yo no tengo hijos, no sé si suple esa carencia que de alguna manera debo tenerla, pero ella es mi compañera, mi consejera, mi alegría. Tenemos una conexión única que se mantiene intacta desde que llegó a mi vida. Es una mimada, ella lo sabe. Duerme conmigo, hago todo lo que me pide, juego cuando quiere, si se cansa tengo que cargarla y rascarle su barriguita, su alimentación es especial. Hace que afloren mis mejores sentimientos. 

“En las mañanas nos levantamos y nos arreglamos para venir a la oficina, tengo que peinarla y hacerle su moñito para que los pelos no le entren a los ojos, porque le irritan y le hacen daño. Luego de desayunar, estamos listas para nuestra jornada laboral. Cuando hace frío, luce una de sus mejores prendas. En la oficina tiene su camita junto a mi escritorio, pero es la primera en levantarse a ver quién llega cuando tocan la puerta, siempre ladra un poco. Ustedes tienen buena energía porque les recibió moviendo su colita. (risas) 

“No me gusta llevarle a las obras, ese día se queda con su abuela porque, como es chiquita, me da miedo que se lastime. Ahí siempre hay desperdicios de clavos, tornillos y alambres, cuando la llevo tengo que tenerla en mis brazos. En mi familia todos la adoran, a sus primos perrunos les encanta jugar con ella. 

Mercedes Zumárraga y su mascota
Mercedes Zumárraga y su mascota Olivia. Foto: Cortesía

"Una vez pasamos un susto horrible: la mascota de mi hermano, un Malamute de Alaska, le mordió sin querer, pensó que era un juguete porque ella estaba en mi mano. Fuimos enseguida al hospital, gracias a Dios no fue nada grave, seguro no quería hacerle daño porque sino la habría matado y, de paso, a mí también de la tristeza. 

 “Olivia me ayuda en todo, si estoy triste ella se da cuenta, si estoy enferma pasa conmigo en la cama como mi enfermera, su cariño incondicional es mágico. Nunca la dejo sola, incluso tiene un coche de paseo para cuando vamos a un centro comercial o restaurante. 

 “Me tomó cinco años tener otra mascota. Mi anterior perrita, Diva (una samoyedo), murió a los 14 años de vieja y sufrí mucho. Cuando estuve segura, busqué una raza más pequeña, miré varias opciones hasta que me decidí por esta York Terrier y no me equivoque. Todos estos años ha sido mi ilusión, alegría y reina de mi vida”. (I)  

loading next article