Forbes Ecuador
Xi Jinping
Macroeconomía

Qué está aprendiendo China de la invasión de Rusia a Ucrania

Mike O´Sullivan

Share

El "gigante asiático" intenta mantenerse al margen y ambivalente en la invasión de Rusia a Ucrania. Qué analiza el gobierno chino y cómo se posicionará luego de la guerra.

19 Marzo de 2022 10.16

Una clara explicación de por qué Vladimir Putin encontró la invasión de Ucrania más difícil de lo que pensaba me llegó de un amigo muy inteligente, quien describió cómo en los últimos años Putin cometió una serie de ultrajes (asesinatos en Berlín y Londres), provocaciones (tropas rusas trayendo la 'paz' a Kazajistán) e incursiones (Siria, afluencia de refugiados a través de Noruega y Europa del Este, dinero ruso en la política occidental) como un medio para probar la reacción de Occidente.

En la mayoría de los casos, Occidente no había reaccionado con fuerza a estas incursiones y la teoría es que Putin interpretó este y otros eventos, como la retirada desorganizada de Afganistán, como una señal de que podría haber poca oposición internacional a una invasión de Ucrania. Estaba equivocado (muchos occidentales tampoco podrían haber imaginado la respuesta europea).

Putin creyó que la invasión a Ucrania sería más corta pero se equivocó

Que Putin calculó mal muestra que diferentes "tribus" o culturas pueden mirar el mismo conjunto de eventos y sacar conclusiones muy diferentes, algo que a menudo me ha llamado la atención cuando escucho la visión rusa de los asuntos internacionales.

¿China sigue cerca de Rusia?

La pregunta que hago ahora es si Beijing, dados sus pronunciamientos fríos y aparentemente sordos sobre la invasión, tiene una visión de las relaciones internacionales que está en desacuerdo con la visión occidental y, en detalle, qué lecciones está aprendiendo China de Ucrania.

Debo comenzar mis comentarios diciendo que realmente muy pocas personas en "Occidente" han hecho un esfuerzo suficiente para comprender la cultura política china y las fuerzas que impulsan la formulación de políticas. Eso no se ve facilitado por el velo de secretismo levantado por el Partido Comunista Chino, y las atracciones relativas para los occidentales de vivir y estudiar en China (calculo que hay veinte veces más estudiantes chinos estudiando en Gran Bretaña en comparación a los estudiantes británicos que estudian en China).

Según el New York Times, China le pidió a Rusia que no invadiera Ucrania hasta después de los Juegos Olímpicos

Con ese fin, las diferencias culturales significan que los políticos chinos pueden simplemente no "captar" las cosas que vemos, pero que pueden estar más sintonizados con otros aspectos, como la respuesta del mundo emergente a la invasión. También vale la pena enfatizar que las personas cercanas a Xi Jinping pueden sacar conclusiones diferentes, como la forma en que Vladimir Putin está demostrando las deficiencias de la autocracia.

La posición de Taiwán

Como advertencia final, la mayoría de la gente observará a China a la luz de sus repetidas amenazas con respecto al lugar de Taiwán como país soberano (que hacen eco de las opiniones de Putin con respecto a Ucrania) y las repetidas incursiones de aviones de combate y bombarderos chinos en el espacio aéreo taiwanés.

En términos generales, China puede notar varias cosas. En primer lugar, la rápida cohesión de la política exterior europea, la creciente singularidad con la que (junto con la reelección de Emmanuel Macron) se ha reformado la política exterior europea, y el poder emergente de los países de Europa del Este como Polonia, sin mencionar los "tigres de la política exterior" en los estados bálticos. 

El gobierno chino también juega un rol importante en la invasión de Rusia a Ucrania

La implicación inmediata y concreta de todo esto es que la extensión de la iniciativa china de la "Franja y la Ruta" a Europa y su asociación "16 y 1" con los países de Europa del Este está prácticamente muerta. La inversión china en Europa también enfrentará un escrutinio aún mayor.

La lectura china de Estados Unidos es más complicada. En mi opinión, la inteligencia y la diplomacia estadounidenses se han desempeñado bien, y gran parte de esta última ha sido lo suficientemente discreta. Estados Unidos ha prestado notablemente más atención a la reacción china que Europa (Francia se alegrará de no ser parte de AUKUS ahora). 

Ya sea que China se dé cuenta o no, su postura internacional sobre la invasión puede hacer que pase de ser un "competidor estratégico" de EE. UU. a un adversario absoluto. Una ruptura profunda en las relaciones con los EE. UU. dañaría severamente la economía internacional y las instituciones internacionales, por lo que hay mucho en juego.

Fin de la Franja y la Ruta

Un factor decisivo para China es la actitud de muchos países emergentes ante la invasión. Varios países asiáticos (Bangladesh, Vietnam, Laos y Sri Lanka) se abstuvieron de votar en la resolución de la ONU sobre la invasión, mientras que la mitad de África también lo hizo (incluida Sudáfrica) y la cercanía de la India con Rusia quedó al descubierto. Para tener en cuenta, muchos de estos países en África y Asia, han sido objetivo de las operaciones de desinformación rusas.

El hecho de que el mundo emergente parezca dividido sobre la cuestión de Ucrania demuestra varias cosas: el atractivo de la economía china y la noción de una "democracia dirigida" en muchos países y, en consecuencia, la percepción de que las ideas de democracia y orden liberal pueden solo ser algo para Occidente. De manera pesimista, sugiere que el orden mundial posglobalizado será una competencia entre los modelos de democracia y la democracia no administrada o administrada.

China analiza cómo quedará posicionada internacionalmente luego de la invasión de Rusia a Ucrania

Si esto es cierto, China se encuentra en una situación geopolítica más cómoda de lo que piensa. Del mismo modo, partes de Asia ahora están tomando partido: la decisión de Singapur de condenar la invasión de Ucrania fue valiente.

¿China por la paz?

Aparte de la geopolítica, también hay mucho que China puede observar sobre cómo se libra esta guerra. En los últimos años, el ejército y la armada chinos han realizado varios ejercicios a gran escala con Rusia, y el ejército chino está organizado de manera similar a los rusos. Dado que los chinos efectivamente no tienen experiencia en batalla, seguramente deben preguntarse si tienen el compañero de entrenamiento adecuado dado el bajo desempeño del ejército ruso (por ejemplo, múltiples juegos de guerra de la Universidad del Cuerpo de Marines de EE. UU. sugirieron que los rusos habrían terminado con la invasión dentro de los tres días). Financieramente, China bien podría considerar los activos rusos como oportunistas y baratos.

China también se preocupará por la capacidad de Occidente, EE. UU. en particular, para detallar los movimientos de Rusia antes de que ocurrieran y debería preocuparse de que la Agencia de Inteligencia de Seguridad Pública de EE. UU. y Japón, además de otras configuraciones de inteligencia, tengan la capacidad de leer sus movimientos.

China también observa la posición que toman el resto de los países

El área donde China tiene mayor margen para aprender es en las guerras de información, donde el presidente Zelensky y Ucrania se han destacado. La globalización ha extendido a las redes sociales, que aún conservan su sesgo cultural occidental a nivel internacional. Puedo pensar en muy pocos medios chinos o medios sociales que hayan penetrado más allá de China en términos de creación de contenido atractivo y confiable. En resumen, esto significa que en un mundo cada vez más disputado, China tendrá dificultades para “contar su historia”.

En ese sentido, sospecho que China se siente mucho menos segura de su posición sobre Ucrania/Rusia, y lo más probable es que continúe observando y esperando, con la esperanza de pedir la paz.

*Con información de Forbes EE.UU

loading next article