Forbes Ecuador
27 Junio de 2022 12.59

Jemima McEvoy

Cómo esta pareja se hizo multimillonaria vendiendo barritas de cereal

Los propietarios mayoritarios de Clif Bar acordaron vender su compañía de barras energéticas al gigante de Mondelez por US$ 2,9 mil millones.

Hace veintidós años, Gary Erickson y su entonces socia comercial, Lisa Thomas, se enfrentaron a una elección difícil. Quaker Oats había propuesto pagar 120 millones de dólares por su empresa de barras energéticas, Clif Bar & Co., que estaba obteniendo unas impresionantes ventas anuales de 40 millones de dólares después de casi duplicarse cada año desde su lanzamiento en 1992.

Aceptar el trato significaba que sus fundadores podían marcharse, con US$ 60 millones antes de impuestos y se librarían de administrar un negocio. Thomas quería irse, pero algo le dijo a Erickson que rechazara la oferta. No era el momento adecuado.

“Estaba a punto de convertirme en un hombre muy rico., pero en lugar de sentirme emocionado, sentí náuseas”, escribió Erickson en su libro de 2004, Raising the Bar: Integrity and Passion in Life and Business: The Story of Clif Bar Inc. Cuando Erickson y Thomas estaban a punto de firmar los papeles el 17 de abril de 2000, tomó una decisión en una fracción de segundo. “Sentí en mis entrañas, 'No he terminado'”.

clif-bar-by-Gary Friedman_Los Angeles Times_Getty Images
Clif Bar vende docenas de sabores, que van desde "Chocolate Chip" hasta "Vanilla Almond Latte".

Así que Erickson compró la participación de Thomas por 62 millones de dólares y aguantó. Sabio movimiento. El martes, el gigante de los snacks Mondelez International, propietario de Cadbury, Oreo, Ritz, Sour Patch Kids y más, anunció que pagará al menos 2900 millones de dólares para comprar Clif Bar, incluidas sus marcas Luna y Clif Kids.

Los vendedores tendrán una "estructura de ingresos basada en el desempeño", lo que significa que la suma que reciben puede aumentar según el desempeño financiero de Clif Bar en 2025 y 2026, según Tracey Noe, vicepresidenta de comunicaciones de Mondelez.

El trato, que se espera que se cierre en el tercer trimestre de este año, significa que Erickson, de 64 años, y su esposa Kit Crawford, de 63, quienes juntos poseen el 80% de la compañía (los aproximadamente 1200 empleados de Clif Bar son dueños del resto), se marchará con aproximadamente 1530 millones de dólares en efectivo, según las estimaciones de Forbes, lo que elevará su patrimonio neto combinado, incluidos los bienes raíces y otros activos, a por lo menos 1600 millones de dólares.

Clif Bar & Company COVID-19 Response: Sustaining Our People, Our Bakeries,  and Communities | Clif Bar

Crawford, quien fue uno de los primeros empleados de Erickson antes de su matrimonio en 1994, reemplazó a Thomas como su socia comercial después del acuerdo colapsado de Quaker Oats. Dirigió la empresa con él como codirectora ejecutiva de forma intermitente en los años siguientes antes de que ambos renunciaran definitivamente en 2020.

Según el anuncio, Clif Bar continuará operando desde su sede en Emeryville, California; su fabricación también permanecerá en sus instalaciones en Twin Falls, Idaho e Indianápolis, Indiana. “Mondelez International es el socio adecuado en el momento adecuado para apoyar a Clif en nuestro próximo capítulo de crecimiento”, dijo Sally Grimes, quien reemplazó a Erickson y Crawford como directora ejecutiva en 2020, en un comunicado. “Nuestros propósitos y nuestra cultura están alineados”. Los representantes de Clif Bar y sus propietarios no respondieron a las solicitudes de comentarios adicionales de Forbes.

Incluso antes del acuerdo, el sólido desempeño de Clif Bar (según se informa, la compañía tuvo ingresos de US$ 843 millones en 2019) había hecho súper ricos a los copropietarios de la compañía: Crawford ocupó el puesto 36 en la lista de Forbes de 2022 de las mujeres más ricas hechas a sí mismas en Estados Unidos, publicada anteriormente . este mes con un valor neto estimado de US$ 680 millones.

“Queríamos ser los principales tomadores de decisiones todo el tiempo”.

Kit Crawford

Una historia llega de pasión

El acuerdo aumentará su patrimonio neto individual a por lo menos 800 millones de dólares, estima Forbes. Además de ocupar un asiento en la junta directiva de Clif Bar, la pareja dirige Clif Family Winery en Napa Valley y la firma de capital de riesgo White Road Investments. También poseen una gran cantidad de propiedades residenciales en California y Oregón por un valor estimado de US$ 32 millones.

Emeryville firm Clif Bar acquired by Mondelez International company for  $2.9 billion

Un ávido aventurero, a Erickson se le ocurrió la idea de Clif Bar en 1990 mientras realizaba un paseo en bicicleta que él llama "The Epiphany Ride". Recordó en su libro que solo podía encontrar un tipo de barra energética en las tiendas en ese momento: las fabricadas por PowerBar, que fue adquirida por Nestlé en 2000 y luego vendida a Post Holdings en 2014, por lo que él y su amigo empacaron cada uno una pocos con ellos para el largo viaje y comieron en el camino. A medida que avanzaba el viaje, descubrió que ya no podía soportar el sabor monótono.

“Necesitaba comer mi último PowerBar, pero de repente me di cuenta de que no podía tragarlo. Simplemente no podía ponerlo en mi boca”, escribió Erickson en su libro. Fue entonces cuando lo golpeó: “Puedo hacer algo mejor que esto. Algo que si necesitaras comer seis de ellos, no tendrías que ahogarte con el último”.

Inspirado, Erickson, que trabajaba para un fabricante de asientos de bicicleta con sede en California, comenzó a preparar recetas de barras energéticas con su madre en la cocina. Después de seis meses, había "perfeccionado" el Clif Bar, llamado así por su padre, Clifford, y comenzó a repartirlo en carreras de bicicletas y eventos de carrera. La compañía llegó a generar US$ 700.000 en ventas en su primer año en el negocio, una cifra que siguió creciendo rápidamente hasta el año 2000, cuando Erickson pensó en vender la compañía. “Estábamos montando una ola increíble”, reflexionó en su libro unos años después.

Mondel?z International adquirirá Clif Bar & Company por $2,900 millones de  dólares

Los empresarios decidieron que no querían ser engullidos por una empresa más grande y perder su visión final de Clif Bar. En los años siguientes, el equipo formado por marido y mujer siguió ampliando Clif Bar con un enfoque en la sostenibilidad. En 2003, la empresa anunció que haría la transición al uso de ingredientes orgánicos; ahora dice que sus barras son 70% orgánicas. “Estaba claro que la transición a ingredientes orgánicos era lo correcto para las personas, las comunidades agrícolas y el planeta, incluso si afectara el resultado final tradicional”, dijo Erickson a Forbes en una entrevista en mayo de 2020.

Este pivote, junto con la expansión de Clif Bar en nuevos mercados y categorías globales (Luna Bar y Clif Kids, lanzados en 1999 y 2004, se comercializan específicamente para mujeres y niños), ayudó a Clif Bar a mantenerse competitivo en el ahora muy concurrido mercado de barras energéticas. 

 

En pocas palabras, Erickson no tendría problemas con la falta de opciones hoy en día: ahora hay pasillos completos en las tiendas de comestibles dedicados a las marcas de barras energéticas, incluidas RXBAR, Larabar y GoMacro.

En febrero del año pasado, la directora ejecutiva de Clif Bar, Sally Grimes, reveló planes para duplicar las ventas de la compañía a US$ 2 mil millones y aumentar su impacto global positivo, calificándolo como un próximo "reinicio" en todo el negocio.

Gary con su padre Clifford, la inspiración para el nombre de su compañía de barras energéticas.
 

Ya sea que eso suceda o no bajo la propiedad de Mondelez, puede ser una sorpresa que Erickson y Crawford no estén presentes. Desde que se retiró de la venta a Quaker Oats hace más de dos décadas, la pareja ha insistido durante mucho tiempo en que no renunciarán al control de la empresa. En una entrevista de 2018 con la revista de negocios Inc. Erickson y Crawford bromearon diciendo que sus asistentes y el director financiero ni siquiera los alertaron cuando otras empresas ofrecieron adquirir Clif Bar.

"Gary y yo siempre hemos estado muy seguros de nuestros sentimientos, nuestra pasión y nuestro amor por la empresa", dijo Crawford a Inc. " Queríamos ser los principales tomadores de decisiones en todo momento".

Pero esta vez, al parecer, el momento y el precio son los correctos.

 

*Con información de Forbes US