Forbes Ecuador
Fervadelivery
Movimiento Inspirador
Share

La agencia de carga se sumó al Programa SAF de uso de combustible limpio con KLM para 2022. La compañía, con nueve años en el negocio logístico, movilizó cuatro millones de kilos de frutas y pescado fresco el año pasado.

29 Diciembre de 2021 08.57

Una carga aérea entre Quito y Hong Kong tarda tres días en llegar a su destino final, con escala de un día en Ámsterdam, Holanda. La empresa de transporte Fervadelivery se propuso reducir su huella de carbono en estos envíos durante 2022. A inicios de diciembre, se sumó al Programa SAF, para el uso de un combustible sustentable para la aviación, de Air France KLM Martinair Cargo en Sudamérica. 

Fervadelivery moviliza carga a varios destinos de Estados Unidos, Europa y Asia y escogió la ruta a Hong Kong -la más larga en sus trayectos- para contribuir en la reducción de 12% de emisiones de CO2. Mayiya Romo Pesantes, encargada de Desarrollo de Negocios de la empresa ecuatoriana, señala que se eligió ese destino porque es “una empresa pionera” y para que otras compañías de carga y exportadoras se sumen a esta iniciativa global. 

En 2020, la agencia logística movilizó dos millones de kilos de frutas a diferentes mercados y 400.000 kilos de ese volumen se enviaron a Hong Kong. “Es un destino fuerte para nosotros porque nuestros clientes van a ese destino y mantenemos con KLM un contrato para movilizar carga aérea”, explica. 

La aerolínea tiene frecuencias diarias a Ecuador y la compañía logística recibe una asignación de cupos de carga dos veces por semana a Hong Kong. Las frutas que se embarcan para ese destino son pitahaya, que se produce en Palora, Morona Santiago, y de Manabí, especialmente la fruta roja; además, granadilla que sale de Pimampiro, en Imbabura. La carga se puede embarcar en los aeropuertos de Quito o Guayaquil , según la disponibilidad de la línea aérea. Normalmente el gran volumen se envía desde la capital. El producto que va a Hong Kong se guarda en las cámaras de frío de KLM en Ámsterdam y luego se envía en un vuelo directo a su destino final. 

“KLM nos eligió por el volumen de carga, por ser un cliente constante y nos permitió participar en este programa y quieren involucrar a la mayor cantidad de socios y contribuir a la reducción de carbono. El programa SAF se está desarrollando desde enero de 2021 y la aerolínea es la pionera en este programa de uso de un combustible limpio”. Romo destaca que la empresa es la segunda en Ecuador en firmar este acuerdo y demuestra el compromiso para contribuir en la reducción de la temperatura del planeta, en 1,5 grados. En julio pasado conocieron la iniciativa y firmaron por un año. La inversión de la agencia de carga en este programa es de 10.000 euros. 

Xavier Tufiño, gerente de Operaciones de Air France KLM Martinair Cargo Ecuador, destacó el programa SAF como una iniciativa sostenible, que avanza hacia una economía verde, y la firma con Fervadelivery como el segundo contrato de Ecuador y Sudamérica, según un comunicado de la línea aérea. 

La empresa también moviliza carga de pescado fresco. El año pasado ese volumen fue similar al de las frutas, dos millones de kilos a diferentes mercados. Por vía marítima o aérea llega, entre otros puntos, a Nueva York, Los Ángeles y Miami, en Estados Unidos, Toronto, en Canadá; Madrid y París, en Europa; y Kuala Lumpur, en Malasia. 

El 2020 fue un buen año para las exportaciones, recuerda Mayiya Romo, a pesar de la pandemia, Ecuador siguió exportando y solo en abril se detuvieron los envíos aéreos. El 2021 “hemos enviado un poquito menos en frutas” porque los clientes se han inclinado mucho al transporte marítimo y, a veces, depende mucho del precio del flete. La carga aérea es más costosa y los exportadores tratan de equilibrar los gastos logísticos. 

En 2012 Nixon Avilés, presidente de Fervadelivery, fundó la compañía y Mayiya se sumó un año después. Ambos se habían conocido en otra empresa de carga ecuatoriana y decidieron tener algo propio. Ahora cada uno cuenta con más de 29 años de experiencia en el negocio logístico. “Es un camino difícil y es un trabajo de resistencia no de velocidad. Es bastante estresante como todos los trabajos, si no se hace con pasión y entusiasmo no se sale adelante”. Actualmente la agencia de carga opera como una empresa familiar con 15 personas. 

Tiene un equipo reducido porque es un trabajo delicado, la exportación es un sector muy sensible y existen, lamentablemente, casos en que alguien puede contaminar la carga con droga. “Por eso el personal es de absoluta confianza'', explica Mayiya, vía telefónica desde Italia. Reside en ese país desde 2007 y la tecnología ha sido una aliada fundamental. 

Recuerda que cuando comenzó la pandemia y el confinamiento obligó al teletrabajo, “fue indiferente que nos quedemos en la casa, ya estábamos en el computador. Nuestros clientes saben que no estoy en Ecuador, hago la coordinación y organización de los envíos con la tecnología. No necesariamente hay que estar ahí físicamente, tenemos la experiencia para manejar al personal”. La diferencia de huso horario entre Italia y Ecuador es una ventaja, mientras el equipo ecuatoriano duerme, ella trabaja y atiende cualquier eventualidad que se presente en el embarque de la carga en Quito o en Guayaquil. Luego cuando Mayiya descansa, Nixon toma la posta y “no ha sido difícil adaptarse a este modelo de operación, la logística no se detiene ni en Navidad ni en Año Nuevo”. (I)

loading next article