Forbes Ecuador
Proyección Futura Itulcachi - Ecuador
Movimiento Inspirador
Share

Esta empresa de servicios ambientales lleva 16 años en el mercado ecuatoriano y desde inicios de 2022 tiene operaciones en Bogotá, Colombia. En 2021 facturó cerca de US$ 700.000 y este año sus socios confían en llegar al millón de dólares. Tiene certificación de Empresa B y ya desarrolla un plan para gestionar residuos de madera.

18 Julio de 2022 21.02

La gestión de residuos es una tarea desafiante para la sociedad. En Ecuador se producen cada día más de 13.000 toneladas de basura y, de esa cifra, el 94 % no recibe ningún tratamiento. Son cifras difíciles de entender y más aún de gestionar.

En ese contexto es donde Proyección Futura crece desde hace 16 años con el concepto de articular el trabajo con diferentes actores de la sociedad con un objetivo bien definido: que los residuos que se generan en hogares y empresas terminen en un gestor ambiental. Esta firma de innovación ambiental, que tiene la certificación de Empresa B desde finales del año pasado, nació en Quito en 2006. Sus fundadores son Esteban Rodríguez y Pablo Macías, más un tercer socio que se retiró hace ya varios años.

En un principio, la empresa trabajó como un gestor de residuos generados en las empresas. Macías explica que en ese entonces no había tanta información, faltaba normativa y la conciencia del manejo de la basura que se genera en el día a día de las empresas era incipiente. “Trabajábamos con plásticos, papel y cartón, principalmente”.

Con el tiempo, Proyección Futura cambió el modelo. “Antes conseguíamos un material, le dábamos un valor agregado y lo colocábamos en una planta de reciclaje. Al papel, por ejemplo, lo clasificábamos y lo compactábamos. Era un negocio interesante porque había pocos actores, pero con el tiempo creció el número de participantes y cambiamos el modelo de manera intuitiva: desarrollamos un sistema de gestión para articular varios actores para que ese residuo termine en una planta de reciclaje. Pasamos a ser una empresa de servicios y hoy nos consideramos una innovadora ambiental que busca construir un mundo sin basura”.

En su crecimiento, la empresa ya registra varios hitos. En 2016 desarrolló una plataforma digital para conectar gestores con generadores de residuos. La idea, explica Macías, es conectar a distintos actores involucrados en la economía circular. “Así, una empresa gestora puede recoger residuos en un lugar determinado. Esta plataforma tecnológica nos ayuda a ser más eficientes y esperamos en el corto plazo monetizar este servicio, permitiendo que otras empresas sean parte de la plataforma”.

Un siguiente logro, uno de los más importantes, fue la certificación como Empresa B. Macías recuerda que Proyección Futura nació con enfoque ambiental “y por eso a finales de 2020 empezamos el proceso para certificarnos como empresa de triple impacto. Fue un proceso complejo, muy exhaustivo. Hay que demostrar y verificar procesos amigables con la sociedad y el ambiente”. El sello de Empresa B llegó a finales del año pasado.

Y el hito más reciente se dio a inicios de este 2022, con el inicio de la exportación de servicios ambientales a Bogotá, Colombia. Este logro se dio por su trabajo con Lexmark, la firma de impresoras con las que Proyección Futura trabaja en Ecuador desde 2016 en la gestión de residuos electrónicos. “Lexmark nos pidió que desarrollemos el mismo concepto en Bogotá. Trabajamos en los acuerdos desde 2021 y a inicios de este año se logró el acuerdo. La idea es montar el mismo sistema de gestión que ya tenemos en Ecuador en la capital colombiana y que los servicios y la plataforma que desarrollamos sean usados en Colombia”. En la apertura del mercado colombiano Proyección Futura ha invertido US$ 20.000 en temas legales y contratación de personal. Macías confía que en tres años la operación esté consolidad en el vecino del norte.

La evolución de esta empresa, que el año pasado facturó cerca de US$ 700.000 y este año calcula llegar al millón de dólares, continúa. La gestión de madera es el siguiente paso. Macías detalla que Proyección Futura elaboró un estudio de residuos y detectó que en Quito, Cuenca, Guayaquil, Durán y Rumiñahui se generan unas 80.000 toneladas de madera desechada al año que no se sabe dónde terminan. “Allí están muebles, tablas, pisos, pallets. Vimos que eso no se está aprovechando y ahora estamos desarrollando un plan para, con varios actores y tras un proceso de limpieza de contaminantes, introducir esa madera en una nueva cadena productiva como materia prima”. La meta es procesar 40.000 toneladas de esa madera que hoy es un residuo. “Estamos en la fase de estructuración: buscando actores, generando alianzas, etc.”. 

Con un equipo de 11 colaboradores Proyección Futura sigue trabajando con la idea de que empresas de distintas industrias se interesen y se alineen con temas ambientales. (I)

loading next article