Forbes Ecuador
amati foods
Negocios

Amati Foods germina en Chile, España, Francia e Italia gracias al amaranto

Forbes Digital

Share

Este superalimento es valorado desde el imperio inca. Hoy en día es un 'superfood' muy apreciado por deportistas de élite, mujeres embarazadas, nutricionistas, niños, etc. El emprendimiento ecuatoriano espera cerrar el año con ventas por US$ 120.000.

15 Octubre de 2021 20.45

La semilla de amaranto contiene lisina, un aminoácido que contribuye a mantener el metabolismo humano en forma. Además almacena minerales y vitaminas naturales, ácido fólico, calcio, hierro, fósforo. Eso lo saben bien en Amati Foods (Gramolino), la empresa ecuatoriana que elabora la bebida Amati desde el 2015 y cuyo consumo crece cada año de manera sostenida.

En ese entonces Amati Foods se alió al Grupo Gloria con el que mantiene una alianza estratégica para la elaboración de la bebida en la planta de la firma en Sangolquí. En el 2015 se realizaron las pruebas del producto y en noviembre del 2016 arrancó la primera producción de esta bebida,  que no lleva preservantes ni químicos.

Carla Novoa, directora de marketing de Amati Foods, explica que inicialmente se apuntó a celiacos, personas intolerantes al gluten y a la lactosa, así como a veganos y vegetarianos. “Pero por las propiedades del amaranto y por el sabor el mercado se fue ampliando a deportistas, niños, mamás, embarazadas...”.

La empresa también produce, en su planta de Tumbaco, harina de amaranto, amaranto en grano, pops de amaranto, pops de quinua y falso risotto de mote con morocho, con alta concentración de proteína. Este último producto salió hace siete meses al mercado ecuatoriano.

Sin embargo, el producto con más demanda es la bebida Amati que viene en sabores de maracuyá-uvilla, frutos rojos, fresa con mora y chocolate. En 2020, en medio de la pandemia, la empresa presentó al mercado un  'six-pack' y “fue una locura, las ventas se mantuvieron muy bien gracias a esta presentación”, dice Novoa.

La innovación más reciente es el sabor mango con limón, también con base de amaranto. Al superalimento se le añaden frutas exóticas y diversas, otra de las grandes riquezas que tiene el Ecuador, en palabras de Novoa.

Este trabajo, en el que la transparencia y la seriedad son fundamentales, permitió que esta bebida cruce fronteras. El producto se exporta a Chile desde hace cinco años y desde inicios de 2021 los envíos llegan a España, y a través de este país la bebida llega a Italia y Francia.

En el proceso de exportación Amati Foods contó y cuenta con el apoyo de Fedexpor, ProEcuador y la Cámara de Comercio de Quito, así como de la Unión Europa con sus programas All Invest e Internacionalízate Mipyme. Esto le permitió a la empresa mejorar técnicas de producción, el diseño, el conocimiento de normativas, tendencias  de consumo, mercados.

En Chile, dice Novoa, va creciendo la cantidad que se exporta. “La bebida de chocolate es la que más gusta. Además a ese país exportamos este año por primera vez harina de amaranto”. En España también se aprecian las bebidas de Amati y los consumidores gustan de todos los sabores. “Se dan cuenta de que es una bebida natural”.

¿Y el mercado ecuatoriano? Novoa dice que ha sido muy grato y que la gente confía en la marca. “Los comentarios son favorables y al ser innovadores han llamado la atención. Cadenas como Supermaxi nos han felicitado por los sabores”.

Todo este trabajo se traduce en cifras. Las ventas en el 2020 alcanzaron los USD 95.000 y este año se calcula llegar a los USD 120.000. De esos montos, el 5% corresponde a exportaciones. Además se generan nueve empleos directos en la planta de Tumbaco.

Otra de las claves es la selección de proveedores. Amati Foods trabaja hoy con 18 proveedores de Chimborazo e Imbabura, desde donde llegan el amaranto, la quinua, los hongos para el risotto, granos secos y más. (I)

loading next article