Forbes Ecuador
Empresa Enemy Quito - Ecuador
Negocios
Share

La marca vende en tres ciudades de República Dominicana. Abrió una tienda en Samborondón, hasta finales del 2021 otra en Cuenca y en el 2022 una en Manta.

25 Noviembre de 2021 13.08

En el mundo de los negocios ninguna cosa está escrita sobre piedra. Y un ejemplo de ello es el emprendimiento de tres jóvenes quiteños que se enfocó en algo que, en teoría, las leyes del mercado no lo dictaban: diseñar, maquilar y vender ropa y accesorios de playa. En el 2016, los hermanos Francisco y Fabián Almeida se unieron a Santiago Verdesoto para crear Enemy, una marca pensada inicialmente para hombres, de allí su nombre, porque las tres letras intermedias se leen Men, al revés. 

Con una inversión inicial de US$ 40.000, abrieron una pequeña tienda en el sector de Cumbayá, en Quito y una página web diseñada por ellos mismo. Empezaron vendiendo camisetas, polos y gorras, y ahora la oferta se ha ampliado a trajes de baño, gafas y lentes con protección para luz azul. Verdesoto, quien estudió Marketing y Publicidad en la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), cuenta que, como en todo emprendimiento, han tenido altos y bajos, por lo que llegar hasta donde están ahora no ha sido fácil. “Sacrificamos nuestros trabajos en ese entonces y nos lanzamos de lleno a trabajar en la marca y a cumplir un sueño. Entre los tres nos encargamos de todos los aspectos del negocio, desde tomar las fotos para redes sociales hasta el diseño de las prendas y el manejo global del negocio”. 

Francisco Almeida, estudió Negocios Internacionales en la Universidad Internacional y recuerda el paso en falso que dieron al iniciar su idea. “Lanzamos la página web, pensando que el Ecuador ya estaba listo para las compras en línea. Teníamos las prendas amontonadas en una mesa en mi casa, como inventario, y se vendió a dos amigos a través de la página, mantuvimos dos semanas ese modelo de negocio. Así que decidimos abrir un local, en el que estamos hasta ahora”.

En el 2018, unas vacaciones en República Dominica les mejoró el clima de su negocio. Los hermanos Almeida tenían familia y conocidos es el país centroamericano que se mueve mucho por el turismo y la playa. Fabián explica que ese escenario calzaba perfectamente con la marca, hacia un estilo de vida playero, juvenil, relajado. “Siempre nos llamó la atención eso, vimos una oportunidad en el mercado y me vine a vivir acá”. Hoy, Enemy se distribuye en tres ciudades Santo Domingo, Las Terrenas y Punta Cana.

Pero la pandemia les cayó como un tsunami. “Nos estaba yendo bien. Incluso empezamos a diseñar gafas, producirlas en Asia y venderlas. Tuvimos que cerrar el local tres meses y perdimos mucha plata. No nos rendimos. Armamos una web para vender mascarillas y ahí logramos despuntar. Mucha gente de todo el país nos empezó a ver gracias a las mascarillas. Entonces vimos la necesidad de traer los lentes luz azul (blue light). En mayo del 2019 viajé a China, visité cuatro ciudades, asistí a una feria y me reuní con varios proveedores para ver la posibilidad de hacer las gafas con nuestros diseños. Además, queríamos usar un acetato italiano de la mejor calidad, que es muy difícil de romperse y queríamos trabajar con el mejor lente, triacetato de celulosa. Hoy mantenemos relación con ocho fábricas chinas para su fabricación”, señala Francisco. 

Con ese giro, las cosas han mejorado para Enemy. Primero, en junio del 2021, los socios se expandieron hacia Samborondón, abriendo una tienda en la que invirtieron US$ 12.000. Hasta finales de este año abrirán otra en Cuenca y para el 2022 una en Manta. Actualmente la facturación es del orden de los US$ 140.000 anuales. “Ha sido un viaje muy gratificante lleno de aventuras y aprendizajes donde descubrimos que lo más importante es siempre trabajar en equipo. Nuestra principal ventaja es las ganas de aprender nuevas habilidades para implementarlas al manejo de la marca, es por eso que constantemente leemos e investigamos, para capacitarnos y mejorar cada día”. (I)

loading next article