Forbes Ecuador
World Trade Center
Negocios

Veinte años y US$ 20.000 millones tras el 11-S, el nuevo World Trade Center sigue transformándose

Giacomo Tognini

Share

Cuatro de las seis torres planeadas en el antiguo sitio de la Zona Cero ahora están abiertas y casi totalmente alquiladas, incluida la pieza central One World Trade Center. El Bajo Manhattan ha recorrido un largo camino desde su día más oscuro, pero ¿seguirá prosperando cuando la amenaza sean los virus?

12 Septiembre de 2021 11.32

La mañana del 11 de septiembre de 2001, el desarrollador inmobiliario nacido en Brooklyn Larry Silverstein se estaba vistiendo para ir a trabajar al World Trade Center cuando su esposa, Klara, le recordó que tenía una cita con su dermatólogo. Ahora, dos décadas después, le da crédito a ese momento por haberle salvado la vida.

"Si no hubiera sido por la preocupación diaria de Klara por mi bienestar, no estaría aquí hoy", dijo Silverstein a Forbes, de 90 años, a principios de septiembre.

Solo seis semanas antes, Silverstein y un grupo de inversores minoritarios habían ganado un contrato de alquiler de 99 años en las torres gemelas de la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey por US$ 3.200 millones. Diez días después de los ataques que arrasaron las torres del World Trade Center y se cobraron la vida de 2.753 personas en la ciudad de Nueva York, el neoyorquino de toda la vida celebró una conferencia de prensa para declarar su intención de reconstruir. Rechazando las sugerencias del entonces alcalde Rudy Giuliani (y más tarde del alcalde Michael Bloomberg) de convertir todo el sitio en un monumento o un vecindario residencial, decidió que la única forma de avanzar era intentar restaurar el área en un próspero distrito comercial.

“Después del 11 de septiembre, hubo un gran debate sobre lo que debería construirse en el World Trade Center. Era la quintaesencia de Nueva York: apasionada, ruidosa y rebelde”, dice Silverstein. “Pero una cosa estaba clara. El nuevo World Trade Center tenía que ser mucho más de lo que había sido antes".

Los incendios tardarían 99 días en dejar de arder en la Zona Cero y más de un año hasta que se iniciara la construcción de la primera de las nuevas torres, el 7 World Trade Center, en noviembre de 2003. Veinte años y US$ 20.000 millones de inversiones públicas y privadas más tarde , el bajo Manhattan ha recorrido un largo camino desde uno de los días más oscuros en la historia de la ciudad de Nueva York.

Lo que podría haber parecido imposible después de los ataques, recrear un distrito comercial bullicioso en el corazón del bajo Manhattan, no solo se ha convertido en una realidad, sino que también ha sido un éxito financiero relativo. Forbes estima que el valor combinado de los edificios de oficinas terminados que actualmente albergan a más de 40 inquilinos (Uno, 3, 4 y 7 World Trade Center) es de más de US$ 11.000 millones. Silverstein, sus socios y la Autoridad Portuaria deben alrededor de US$ 3.300 millones de deuda, mantenida en forma de bonos Liberty exentos de impuestos con vencimiento en 2100, sobre las propiedades.

Eso es mucho más alto que los US$ 3.200 millones que Silverstein pagó en junio de 2001 (US$ 4.900 millones ajustados a la inflación actual) y los US$ 4.600 millones que recibió de los pagos de seguros después del desastre. Aun así, está bastante por debajo de los US$ 20.000 millones invertidos en el proyecto por inversores públicos y privados desde 2001. Esa suma incluye US$ 4.000 millones que la Autoridad Portuaria y la Administración Federal de Tránsito gastaron en el centro de transporte de Oculus y US$ 1.000 millones gastados en el Memorial Plaza y Memorial Museo. 

Otros US$ 3.000 millones se destinaron a infraestructura subterránea, calles, servicios públicos y espacios abiertos. Según Lynne Sagalyn, profesora de la Escuela de Negocios de Columbia y autora de un libro sobre el esfuerzo de reurbanización, los costos totales aumentarán a US$ 26.200 millones a medida que avance la construcción del 2 World Trade Center, una torre de oficinas donde Silverstein todavía está buscando un inquilino ancla y 5 World Trade Center, programado para convertirse en un edificio residencial en una empresa conjunta entre Silverstein y Brookfield Properties. 

Una vez que esté todo completo, las personas familiarizadas con el proyecto estiman que tomará otros cinco años.

One World Trade Center se convirtió instantáneamente en un ícono del horizonte de Nueva York cuando se inauguró en 2014. La Organización Durst, propiedad de la familia multimillonaria Durst, compró una participación del 10% en el proyecto en 2010 a la Autoridad Portuaria por US$ 100 millones, que posee el resto; Silverstein renunció a los derechos para desarrollar la torre en 2006 en un acuerdo que aseguró el financiamiento de la deuda pública para el resto del desarrollo. Controvertida al principio, la torre ahora está alquilada en un 90%, y 8.000 empleados de inquilinos como el gigante editorial Condé Nast y el evaluador de crédito Moody's se han mudado.

World Trade Center

"Algunas personas pensaron que el edificio no debía construirse y que debería ser un monumento a las personas que murieron el 11 de septiembre, algunas personas pensaron que era un despilfarro", dice la vicepresidente de asuntos públicos de la Organización Durst, Jordania Barowitz, quien ayudó a armar el proyecto de la torre. "Ha sido gratificante ver que el sitio se vuelve parte de la ciudad nuevamente. El restablecimiento del centro de la ciudad como un distrito de oficinas creativo ha sido intrínseco al éxito de la ciudad durante las últimas dos décadas".

Además de One WTC, tres de las cinco torres diseñadas por primera vez en 2003 (3, 4 y 7) también están abiertas y casi totalmente alquiladas, con inquilinos que van desde Spotify y Uber hasta Moët Hennessy y Morningstar. Silverstein Properties posee toda la torre 7 y tiene participaciones significativas en los edificios 3 y 4 del World Trade Center, junto con inversionistas minoritarios, incluida la familia inmobiliaria más rica de Estados Unidos, los Goldman.

En la actualidad, el Bajo Manhattan es más que un simple distrito de oficinas: casi 18 millones de personas han visitado el Museo Conmemorativo del 11-S desde que se inauguró en 2014. El Oculus, el centro comercial y de tránsito diseñado por el arquitecto español Santiago Calatrava, abrió a tiempo para el 15 aniversario de los ataques en 2016. Repleto de 3.000 toneladas de mármol italiano importado extraído en los Alpes, su estructura esquelética contrasta con los rascacielos con paneles de vidrio que se elevan cerca y las losas de granito de Zimbabwe y Cerdeña que recubren las paredes y pisos de su vecino de al lado, 3 World Trade Center. 

Antes de que la pandemia Covid-19 frenara los viajes diarios a la oficina, al menos 250.000 personas pasaban por la estación todos los días, más del triple de las 70.000 personas que viajaban a las torres originales del World Trade Center antes del 11 de septiembre.

“Al final del día, nuestra visión era crear una mejor versión de Nueva York”, dice Silverstein. “Esa visión ahora es una realidad. Hoy, el nuevo World Trade Center ha cobrado vida como un espacio público dinámico con una arquitectura atemporal”.

La primera propuesta para un World Trade Center en el extremo sur de Manhattan llegó en 1946, apenas un año después del final de la Segunda Guerra Mundial. Harry Truman todavía era presidente cuando la legislatura del estado de Nueva York estableció la World Trade Corporation para explorar la construcción de un World Trade Center; Se necesitarían otros 12 años, hasta 1958, para contratar un estudio de arquitectura para desarrollar un plan para el nuevo complejo. David Rockefeller, presidente de Chase Bank, estableció la Asociación del Centro del Bajo Manhattan ese año para guiar su visión de un proyecto que reconstruiría el Bajo Manhattan.

World Trade Center, antes y ahora.

En 1960, la Asociación del Centro del Bajo Manhattan presentó un plan para un desarrollo de oficinas junto al East River que costaría US$ 250 millones para construir (US$ 2.300 millones de 2021). En 1962, cuando la Autoridad Portuaria trasladó el desarrollo propuesto a su sitio final bordeado por las calles West, Church, Liberty y Vesey, el precio estimado había aumentado a US$ 280 millones, US$ 2.500 millones en la actualidad, una suma tan grande que Minoru Yamasaki, el arquitecto tocó para diseñar los edificios, pensó que era un error tipográfico cuando lo vio por primera vez.

Se demolieron 13 manzanas de edificios de poca altura para dar paso al nuevo World Trade Center a partir de 1966, y la construcción de la torre norte comenzó en 1968. Cuando las torres finalmente se abrieron en 1973 como los edificios más altos del mundo, superando su rival al otro lado de la ciudad, el Empire State Building: los costos de construcción de las enormes estructuras de acero se habían disparado a US$ 900 millones, o US$ 5.500 millones ajustados por la inflación actual.

Inicialmente considerado un proyecto vanidoso impulsado por Rockefeller y su hermano Nelson, que entonces era el gobernador republicano de Nueva York, las torres finalmente se convirtieron en una parte querida del horizonte de la ciudad. Según una estimación, las torres aparecieron en más de 1.000 películas, incluidas King Kong, Home Alone 2 y la primera película de Superman en 1978.

Los inquilinos del World Trade Center en el momento de los ataques reflejaban el estatus de Nueva York como capital financiera mundial: el Bank of America y la firma de servicios financieros Cantor Fitzgerald tenían oficinas en la torre norte; la Bolsa de Valores de Nueva York y Morgan Stanley tenían espacio en la torre sur; y Credit Suisse First Boston, Salomon Smith Barney, el Departamento de Comercio de EE.UU. y American Express se encontraban en el 5, 6 y 7 World Trade Center, todos los cuales fueron destruidos el 11 de septiembre.

World Trade Center.

Hoy en día, el sitio reconstruido del World Trade Center refleja cómo ha cambiado la economía de Nueva York desde 2001. Algunos de los inquilinos que anclaban las antiguas torres gemelas ya no existen o se han vuelto irrelevantes en las últimas dos décadas, de Lehman Brothers, que se derrumbó en la crisis financiera de 2008, para Xerox, que vio cómo sus máquinas del mismo nombre caían en desgracia con el auge de Internet. Ocupando su lugar en las nuevas torres hay una gama más amplia de firmas multinacionales y nuevas empresas locales, que abarcan desde el servicio de planificación de bodas Zola y la firma de colchones Casper hasta el gigante de las bebidas espirituosas Diageo y el servicio de transmisión por secuencias DAZN.

"Hoy [el bajo Manhattan] es una economía mucho más diversa, y la cantidad de residentes que viven allí ahora es casi el doble que antes del 11 de septiembre", dice Sagalyn, de Columbia Business School. "Esas tendencias estaban vigentes antes del 11 de septiembre. La cantidad de fondos federales y los esfuerzos locales, municipales y estatales invertidos en el bajo Manhattan realmente tuvieron el impacto de acelerar esas tendencias".

El mayor signo de interrogación que se cierne sobre el bajo Manhattan es la pandemia de Covid-19. Desde que el virus azotó la ciudad por primera vez en marzo de 2020, cobró la vida de casi 34.000 neoyorquinos y confinó a millones de viajeros en sus hogares, el área no ha vuelto a su estado normal previo a la pandemia. Eso ha supuesto problemas para los enormes (y costosos) espacios de oficinas disponibles en las torres del World Trade Center: en noviembre, según los informes, Uber ofreció subarrendar el 25% de su espacio de oficinas en 3 World Trade Center. El propietario de Condé Nast, Advance Publications, pagó unos US$ 10 millones en alquiler atrasado a la Organización Durst y la Autoridad Portuaria en agosto, meses después de que comenzara a retener el alquiler en enero, en medio de rumores de que el inquilino principal planeaba mudarse y finalizar su contrato de alquiler, que se extiende hasta 2039.

One World Tower.

Aun así, los desarrolladores están convencidos de que la recuperación está en camino: se espera que un WTC alcance el 93% de ocupación gracias a una serie de contratos de arrendamiento firmados recientemente, según Barowitz, de la Organización Durst. "Habrá un vuelo hacia la calidad, como ocurre con frecuencia cuando hay una recesión en el mercado", dice, y destaca las ventajas de los edificios del WTC en comparación con las torres de oficinas más antiguas en Midtown. "No solo por las vistas y el prestigio, pero también la calidad del espacio desde una perspectiva de eficiencia y productividad y salud ”.

Para Silverstein y los Durst, el éxito de la remodelación del World Trade Center es una prueba de que nunca es una buena idea apostar contra la ciudad de Nueva York. "Esta ciudad siempre vuelve", dice Silverstein. "Más fuerte que nunca".

loading next article