Forbes Ecuador
emprender
Columnistas
Share

Allí están ellos, con sus locuras, con sus sueños y sus metas que para muchos son inalcanzables, excepto para los emprendedores. Allí están buscando problemas para plantear soluciones. Allí están creando, pensando ese producto o servicio al cual dedican tiempo y recursos, muchos recursos.

17 Diciembre de 2021 16.26

Encontrar a emprendedores y contar sus historias es un ejercicio motivacional. Es una bocanada de oxígeno, es aire fresco en medio de las dificultades, los escándalos y los laberintos que enfrenta el Ecuador, que enfrentamos todos los ecuatorianos.

Pero allí están ellos, con sus locuras, con sus sueños y sus metas que para muchos son inalcanzables, excepto para los emprendedores. Allí están buscando problemas para plantear soluciones. Allí están creando, pensando ese producto o servicio al cual dedican tiempo y recursos, muchos recursos.

Se podría decir que en temporadas como la navideña, los emprendedores elevan su perfil. Pero esto no es cierto: ellos batallan cada día del año. Basta ver cómo siempre están moviéndose en ferias, buscando clientes, capacitándose, promocionándose en redes sociales. Los más grandes, es decir aquellos que ya tienen tracción y ventas regulares, tampoco la tienen fácil: sostener empleos, cumplir con temas legales y levantar inversiones dentro y fuera del país son tres de las múltiples tareas que tienen a diario.

Tengo el honor de conocer a muchos emprendedores; algunos ya cruzaron fronteras, mientras que otros aún están en etapas iniciales, pero ya cuentan con experiencia (léase tropezones, caídas y aprendizajes). Para todos ellos mis respetos, hoy y siempre.

En fechas como la Navidad, el Año Nuevo y otras de supuesto relax ¿tienen descanso los emprendedores? ¿Disfrutan de los feriados? ¿Pueden distraerse un par de días? Estas preguntas las hice a algunos 'entrepreneurs' y estas fueron algunas de sus respuestas: “se hace muchas horas extras”, “no en realidad”, “no hay un día en que no esté pendiente”, “nunca se detiene el trabajo”, “un emprendedor trabaja los 7 días de la semana”, “siempre hay algo por hacer”?

Esas respuestas, cortas y precisas, dejan ver que emprender es complicado. Nos muestran la faceta menos glamurosa de quienes 'pegaron en el clavo' luego de varios intentos y que ahora son inspiración para muchos.

Entonces, cuando hablemos de emprendedores recordemos esto y creamos en ellos. Valoremos su esfuerzo y sepamos que muchos de ellos dejan en alto al país y a su gente. ¡Feliz feriado emprendedores! (O)

loading next article