Forbes Ecuador
Columnistas

Fortalezas y debilidades del plan de Joe Biden para combatir el cambio climático

Steve Forbes

Share

05 Octubre de 2021 19.31

En estos días se considera un hecho básico que los vehículos eléctricos son la ola del futuro, que el tradicional motor de combustión interna se dirige al museo. ¿Por qué? Los entusiastas dicen que los vehículos eléctricos emiten menos dióxido de carbono, y eso es crucial en la lucha contra el cambio climático.

Sin embargo, hasta ahora, la mayoría de los motores en los Estados Unidos y en otros lugares del mundo no han sido persuadidos. A pesar de los enormes subsidios, los autos y camiones eléctricos representan solo el 3% del mercado mundial. Un gran inconveniente es el tiempo que tarda en recargar la batería del vehículo: horas versus unos minutos en la estación de servicio.

En cuanto a ser grandes reductores de las emisiones de dióxido de carbono, una gran cantidad de estudios y evaluaciones ponen en manifiesto que la situación no es tan clara como se pensaba. En un artículo de TechCrunch.com, el experto en energía Mark Mills lo resume de esta manera: “Un creciente cuerpo de investigación apunta a la baja posibilidad de que el reemplazo generalizado de automóviles convencionales por vehículos eléctricos probablemente tenga un impacto relativamente pequeño en las emisiones globales. Incluso es posible que el resultado aumente las emisiones”.

El problema surge cuando se tiene en cuenta el dióxido de carbono que se crea al extraer o fabricar los materiales que se utilizan para construir un vehículo eléctrico, especialmente la batería. Eso es lo que se denomina emisiones incorporadas. 

Por ejemplo, ¿qué cantidad de dióxido de carbono se emite cuando se extraen los minerales para la batería, o cuánto se emite para fabricar el aluminio o fibra de carbono para hacer el auto? Como lo expresó Mills, “el problema es lo que sabemos y lo que no sabemos sobre lo que sucede antes de que se entregue un vehículo eléctrico a un cliente. Es decir, las emisiones incorporadas que surgen de las cadenas de suministro laberínticas para obtener y procesar todos los materiales necesarios para fabricar baterías”.

Una típica batería de auto eléctrico, por ejemplo, tiene 60 libras de cobalto. Obtener esa cantidad de cobalto significa extraer 60.000 libras de mineral. Luego, está la cantidad de tierra que debe eliminarse para extraer realmente estos minerales. 

Una sola batería de EV puede requerir excavar más de 100 toneladas de tierra. Estos factores son la razón por la que el Consejo Superior del Clima de Francia publicó el año pasado un estudio que encontró que las emisiones reales eran un 70% más altas que las informadas originalmente cuando se tienen en cuenta las emisiones incorporadas en las importaciones del país.

¿A dónde deberíamos ir? Es muy simple. Reajustar el enfoque para desarrollar motores de combustión más eficientes. ¿Imposible? No. Con ese fin, varias empresas ya están logrando un progreso impresionante con motores que pueden reducir el uso de combustible en un 50%.

loading next article