Forbes Ecuador
confianza
Columnistas
Share

Es conocido que un influencer top puede generar algunos miles de dólares al mes por su trabajo. Los montos dependen de la marca, de la plataforma y de la cantidad de seguidores. Tik Tok, por ejemplo, es la red social de mayor crecimiento en Ecuador en el último año. Hasta junio del 2021 tenía cerca de 3,2 millones de usuarios, lo que la convierte en una vitrina de alta exposición; los influencers y las marcas lo saben muy bien y lo aprovechan, claro está.

14 Enero de 2022 12.56

No me quiero pelear con los influencers. Personalmente conozco a algunos y sé que le ponen todo el empeño a su tarea. Sé que cuando trabajan para determinadas marcas analizan todos los aspectos de estas para no caer en estafas o engaños a los consumidores. 

También sé que, en muchos casos, sus publicaciones en redes sociales tienen altas dosis de compromiso con distintas causas: temas ambientales, la salud, el emprendimiento, el deporte, la montaña, por mencionar algunas. Estos son una especie de influencers altruistas. 

Es conocido que un influencer top puede generar algunos miles de dólares al mes por su trabajo. Los montos dependen de la marca, de la plataforma y de la cantidad de seguidores. Tik Tok, por ejemplo, es la red social de mayor crecimiento en Ecuador en el último año. Hasta junio del 2021 tenía cerca de 3,2 millones de usuarios, lo que la convierte en una vitrina de alta exposición; los influencers y las marcas lo saben muy bien y lo aprovechan, claro está. 

Pero, ¿Hasta cuándo dura la credibilidad de estos actores modernos de la comunicación? ¿De cuánta credibilidad gozan? ¿Le ponen el mismo empeño a su trabajo según el monto del contrato?  
Las respuestas a estas  preguntas las tendrá con seguridad el mercado, las marcas y los propios hombres y mujeres que dedican su tiempo a este oficio del siglo 21. 

Hace poco conversaba con una persona muy querida quien goza de fama de influencer, pero que detesta que le digan que lo es. Esta persona tiene muchísimas anécdotas de marcas y empresas que le envían sus productos para que haga menciones en sus redes sociales a cambio de un pago económico. Pero “nunca lo he hecho, ni lo haré”, me decía con una mezcla de orgullo y fastidio. 

Lo curioso es que esta persona (todos conocemos a alguien así) sigue sumando seguidores y likes en cada una de sus publicaciones. ¿Por qué? Porque es una persona honesta y transparente que genera confianza y esa confianza se traduce en credibilidad. 

Al hablar de confianza y credibilidad estamos ante dos palabras y conceptos fundamentales en el mundo de las empresas y de la comunicación. No me quiero pelear con ningún influencer, respeto su trabajo, pero vale aclarar que no es lo mismo tener miles o millones de seguidores que ser una persona con credibilidad. (O)
 

loading next article