Forbes Ecuador
Brent Petróleo.
Columnistas
Share

El Ecuador necesita recursos urgentes y estos van a llegar no solo por la buena gestión del gobierno con los organismos multilaterales sino por la subida del precio del petróleo. Debemos contar con gente capaz y honrada que se encargue de administrarlo y ahí está el problema.

22 Octubre de 2021 12.21

En las últimas semanas el precio del petróleo ha tenido un crecimiento importante. De hecho, ha alcanzado valores récords este 11 de octubre de 2021. Para un país como el Ecuador esta es una tendencia muy alentadora ya que dependemos de los ingresos generados por este recurso natural. Sin embargo, este es el momento histórico en el que podemos limpiar esta industria tan importante pero tan manchada. Desde el caso Capaya hasta los abusos de las empresas operadoras (tiempos de pago e inversiones indirectas); tenemos un sin número de hechos corruptos que deben llegar a su fin. La industria que mantiene al país, así consideremos necesario diversificar la matriz productiva, ha perdido todo el prestigio y credibilidad que debería tener. 

Esta industria es llamativa para un montón de oportunistas que buscan tener su golpe de suerte. Por eso hay tantos huidos y tantos cuestionamientos en todas las empresas públicas relacionadas con la producción y venta del petróleo. Quizás podremos llegar a tener valores como los que tuvimos en la época del Correísmo y me queda la duda si esta vez serán bien distribuidos o irán únicamente a los bolsillos de aquellos oportunistas. 

Aunque suene radical debemos sacar a todos los que se encuentran en los mandos medios y no solo a las autoridades visibles porque las malas prácticas están también en los mandos medios; en aquellos escritorios que no son visitados por periodistas pero que tienen tanto poder como el de los propios gerentes o ministros. 

La pandemia agravó la situación en hospitales en cuanto a la disponibilidad de medicinas y tratamientos, los vacíos en educación se hicieron más profundos y la tan esperada reactivación necesita también de recursos públicos en todos los ámbitos. Por eso, considero primordial que se haga una reestructuración de esta industria a nivel público y privado para que los ingresos que genera el petróleo sean bien canalizados en un país con tantas deficiencias como el nuestro. 

Ahora que se han destapados tantos escándalos de corrupción y que estos todavía siguen inconclusos no podemos darnos el lujo de llegar a precios de $80-$100 el barril y operar de la misma manera.

Con precios como estos es imposible tener empresas operadoras que se presenten como inversionistas y que negocien con sus proveedores plazos de pago de 180 días o de hasta 365 días. Esto no es una reactivación ni tampoco una inversión ya que se están financiando con los propios proveedores. La presión por aumentar la producción petrolera es muy fuerte para las empresas que ya son administradores de campos pero esta debe venir con una inversión directa para que sus proveedores y demás partes interesadas puedan dinamizar sus economías. Además que con pagos a tiempo no hay razones para pedir coimas o descuentos por pagos anticipados. 

El Ecuador necesita recursos urgentes y estos van a llegar no solo por la buena gestión del gobierno con los organismos multilaterales sino por la subida del precio del petróleo. Debemos contar con gente capaz y honrada que se encargue de administrarlo y ahí está el problema. Es difícil limpiar una industria tan dañada pero el Presidente Lasso tiene la tarea heroica de empezar a hacerlo. Los altos niveles de corrupción no están solo en el ámbito público sino que en el sector privado la situación es igual o peor. 

Los sobreprecios y las coimas ya son parte del lenguaje normal dentro de cualquier negociación. No existe ni vergüenza al momento de poner estas condiciones extra oficiales sobre la mesa y es la razón por la cual muchas empresas pequeñas quedan fuera pese a su experiencia y trayectoria. Sé que existen muy pocas empresas que aun quieren llevar este negocio de manera transparente pero pierden fuerza frente a tantas otras que se posesionan por estas malas prácticas. 

Confío que el tocar fondo en esta y otras industrias nos de la fuerza para resurgir y escribir una nueva historia de nuestro país. (O)

loading next article