Forbes Ecuador
whatsapp image
Columnistas
Share

Algunos cuentan los días y las horas para que llegue el primer día de la semana. Hay quienes incluso se adelantan y ya en la tarde del domingo planifican la semana. No pierden el tiempo y saben que la idea por la que apuestan merece toda su atención, toda su concentración. Entonces, los lunes se convierten en catalizadores de buenas energías, son el oxígeno que buscan los emprendedores para seguir adelante.

25 Febrero de 2022 14.42

“Largo y aburrido como un lunes”. “Día más para feo”. “Qué pereza, ya es lunes”. Estas y muchas otras frases se repiten y se escuchan con frecuencia  en el primer día de  la semana. Niños antes de ir a la escuela, jóvenes luego del fin de semana y adultos en camino a la oficina lanzan 'piropos' y otras frases cada lunes. Lo hacen como una costumbre heredada, casi de manera automática o por simple despecho. Y lo triste es que muchos se contagian de ese desprecio por el lunes. 

Por el contrario, los ánimos parecen cambiar cuando la semana avanza y llega el jueves o no se diga el viernes. De allí, las célebres y trilladas frases ¡Gracias a Dios es viernes! o ¡Por fin es viernes! 

Dicen los expertos en recursos humanos que quienes detestan los lunes son los que están inconformes con su trabajo o los que tienen temor a las transiciones. Otros dicen que para algunas personas el lunes equivale a perder su libertad. Hay estudios y análisis extendidos sobre las razones por las que a la gente le desagrada el lunes. 
Pero, aunque suene extraño, hay un grupo de personas que aman los lunes. Ellos son los emprendedores, esas personas que ansían empezar un proyecto, concretar una idea, iniciar una nueva semana para buscar problemas y solucionarlos. 

Algunos cuentan los días y las horas para que llegue el primer día de la semana. Hay quienes incluso se adelantan y ya en la tarde del domingo planifican la semana. No pierden el tiempo y saben que la idea por la que apuestan merece toda su atención, toda su concentración. Entonces, los lunes se convierten en catalizadores de buenas energías, son el oxígeno que buscan los emprendedores para seguir adelante. 

Ya se ha dicho que los emprendedores están locos, que tienen otro chip y que miran al mundo de otra manera.  Ahora, con esa fijación que tienen por el día que está entre el domingo y el martes,  se confirma que son únicos, como los lunes.  

Así que hoy, en esta nueva semana, sugiero agradecer por esta nueva oportunidad y, siguiendo el buen ejemplo de los emprendedores, sumar una nueva frase para empezar la semana, un nuevo mantra o como quieran llamarlo. Sí ¡Por fin es lunes! (O)
 

loading next article
10