Forbes Ecuador
Claudio Villanueva
Lifestyle

Claudio Villanueva, un ejemplo de lucha y perseverancia

Forbes Digital

Share

A pesar de haber sufrido una lesión, el marchista cuencano culminó su participación en la categoría de 50 kilómetro en marcha, en los Juegos Olímpicos. Su deseo de terminar la carrera, con todo y la dolencia que lo aquejaba, recibió el reconocimiento alrededor del mundo.

06 Agosto de 2021 15.23

Llegó en el último puesto en la competencia de 50 kilómetros marcha, en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 +1. A pesar de haber competido con una lesión, cruzó la línea de meta. Claudio Villanueva es un ejemplo de perseverancia, fuerza y tenacidad cuando se trata de luchar por el sueño de ganar la medalla de oro en la cita olímpica más importante del mundo.

El oriundo de Cuenca llegó casi una hora después del marchista polaco Dawid Tomala, quien se alzó con la presea dorada en la prueba más exigente del atletismo. Villanueva marchó en solitario por el asfalto de Sapporo, a pesar de la sensación térmica de 37 grados en la ciudad japonesa. Recibió la ovación del público por su perseverancia, a pesar del problema de salud que lo aquejaba y que le impidió cumplir su anhelo. 

Junto a Villanueva también compitieron, en representación del país, el también cuencano Andrés Chocho, quien se ubicó en el puesto 19, siendo el ecuatoriano mejor ubicado, a pesar de haber recibido cinco minutos de amonestación. El marchista de Pichincha, Jhonathan Amores, terminó su participación en el puesto 27.

La historia de motivación de Villanueva

Claudio Paulino Villanueva Flores, nacido el 3 de agosto de 1988, logró su clasificación a la cita olímpica de Tokio 2020 tras alzarse con la medalla de oro en el Campeonato de España de Marcha, realizado el pasado 14 de febrero de 2021. En este encuentro deportivo, Villanueva logró llegar al podio con un tiempo de 3:47:55 en su categoría. Además, fue campeón panamericano en 2019 y campeón sudamericano en 2016.

Su historia de vida no ha sido tan sencilla, pues tuvo que afrontar trágicos momentos. Su padre, Paulino Villanueva, desapareció en las montañas de El Cajas, en la cercanía a Cuenca y hasta hoy la familia desconoce si está vivo o muerto. Él es una de sus motivaciones en cada una de las competiciones en las que ha participado.

Para generar ingresos en su hogar, Claudio trabajó vendiendo frutas en el mercado y luego trabajó como taxista informal. Es padre de dos hijos, uno de ellos, Santiago, nació con parálisis cerebral y ceguera y es de quien recibe lecciones a diario. La más valiosa. en la sala de su hogar, el 17 de junio del 2020, cuando Santiago logró ponerse de pie por unos segundos gracias al apoyo de su madre, Grace Pintado y un palo de escoba que sostenía con sus pequeñas manos.

En palabras del propio Villanueva, en entrevista con Diario El Telégrafo, cada competencia en la que participa representa casi cuatro horas de sufrimiento sobre el asfalto. Pero él asegura que eso no es nada en comparación con los 73 días de angustia que vivió cuando nació su hijo, pues apenas 15 días de su nacimiento, tuvo que ser operado de emergencia por una enterocolitis necrotizante, una enfermedad común en los bebés prematuros que se produce cuando el tejido del intestino grueso se inflama. 

Toda su familia es su mayor motivación para cumplir sus metas. Tal vez no ganó una medalla, ni recibió un diploma. Sin embargo, su ejemplo de coraje, fortaleza y perseverancia quedará inmortalizado en la historia del deporte ecuatoriano que, en esta última cita olímpica, a pocos días de terminar, ha regalado grandes alegrías al país. (I)

loading next article