Forbes Ecuador
Frank Gallardo
Lifestyle
Share

Frank Gallardo montó un taller para personalizar autos hace cuatro años, con una inversión de US$ 300.000. Ahora también fabrica limusinas de lujo y tiene planes de exportarlas y tiene previsto abrir un local en Miami, a finales de año, con costo de USD$ 500.000.

03 Marzo de 2022 20.17

El taller de IMGarage Customs fácilmente puede pasar por una locación para Rápidos y Furiosos, está lleno de una docena de carros de alta gama, pero también podría ser la guarida del Guasón. Hay un Camaro convertible, versión RS 2017, que luce un exótico color morado, con toques verdes en la parte frontal y en los aros. Es un concepto denominado Joker. Frank Gallardo personalizó el diseño, según los gustos y deseos del dueño del vehículo, el seleccionado ecuatoriano Robert Arboleda, quien milita en el Sao Paulo, de Brasil. En la cabecera de los asientos y en los manubrios de las puertas está la marca 'La para 5', el apodo del defensor. 

“El Camaro RS ahora lo transformamos en una versión ZTL 1, ya antes lo habíamos convertido en el primer Camaro de color oro, tipo Dubái pero hecho en Ecuador. El modelo Joker será la sensación, rodando en el país”, cuenta Gallardo. Dice que decidió traer al Ecuador las tendencias de Estados Unidos, y darle la misma calidad, de nivel internacional, exclusividad y lujo, en la personalización de vehículos. 

Siempre fue fanático de hacer modificaciones a su carro, aunque nunca lo vio como un negocio. Seguía los programas internacionales y se inspiraba en los diseños customs. Era un admirador del gurú de los autos Álex Vega, dueño The Auto Firm, en Miami, quien ha personalizado los carros de estrellas del deporte y famosos como Marc Anthony, Maluma, Luis Fonsi, Vin Diesel, entre otros. Años después fue a su taller para comprar piezas y también para aprender. 

En 2017, IMGarage Customs comenzó “en la calle”, en la 31 y Portete, en el suburbio de Guayaquil. Se instaló en el exterior del taller del papá de un amigo, donde se reparaban refrigeradoras y aires acondicionados. En diciembre de 2018, se cambió a un local más grande, en otro sector, de 590 m2, que ahora resulta estrecho. En dos meses más, tiene previsto trasladarse a la zona del aeropuerto, en un área de 3.500 m2. “Hemos crecido exponencialmente en cuatro años, ahora tenemos un producto nuevo que es la exportación de limusinas”. Y solo para esa fabricación requieren un espacio de 800 a 1.000 m2. Hace año y medio abrió otro taller en Quito. 

“El año que inicié fue el boom de Barcelona, se clasificó a semifinales de la Copa Libertadores, y le hice el primer trabajo a Roosevelt Oyola”. Eso le abrió la puerta del fútbol y contactó con otros compañeros del club amarillo. Todo fue un efecto dominó, luego llegaron jugadores de Emelec, Liga y otros equipos. Gallardo no tiene un eslogan pero considera que “IMGarage Customs es la marca oficial de los jugadores de fútbol”. Todos los modelos son exclusivos y no repite ninguno. “Un carro es parte de la personalidad y demuestra su estilo de vida”. 

Frank Gallardo tiene 37 años. Nació en La Libertad, en la península de Santa Elena, tiene estudios en Negocios Internacionales Bilingüe. En 2014, se fue a Argentina para seguir dos maestrías en Dirección y Gestión de Marketing, y Gerencia Política y Gestión Pública. Emprendió en cinco tipos de negocios y fracasó, desde un restaurante hasta un local de venta de mobiliario, antes de montar su taller de autos. El sexto intento resultó y ahora planea la expansión de su empresa.

En el taller trabajan actualmente 12 personas. Brindan servicios de tapicería, siniestro, pintura, customs, iluminación LED, sistemas de audio y video, suspensión, aros y en los últimos meses producen las piezas para limusinas. “Le ofrecemos todo al cliente, si no contamos con algún producto, canalizamos o contratamos el servicio, el cliente no se va a otro lado”. La inversión en el local alcanza los US$ 300.000 y eso incluye infraestructura, maquinarias, productos y comercialización. 

La primera limusina que fabricó fue para Jefferson Montero en una Ford Explorer. Comenzó a finales de 2019, sin embargo la pandemia interrumpió el trabajo y la entregó en agosto de 2020. “Normalmente las limusinas que conocemos son en vehículos largos, pero hemos revolucionado el concepto y para Jeff hicimos en una SUV”. El siguiente trabajo fue en una Yukon 2009 y este año ya fabricaron en una Van Mercedes Spring. Actualmente trabajan en una limusina para un fanático de Superman, los asientos de cuero tienen el sello del Hombre de acero, tendrá una caja fuerte, techo estrellado, cafetera, sillones para masajes, una TV gigante que se controlará desde una tablet

Explica que una producción de una limusina puede demorar entre siete a ocho meses y llega a costar entre US$ 60.000 y 80.000, sin incluir el valor del vehículo. Mientras que en Estados Unidos está sobre los US$ 250.000. “Fui golpeando puertas y ofrecí mis servicios para fabricar limusinas. La diferencia es que en Estados Unidos, todo servicio es muy costoso. Y sale más económico que se fabrique acá, nos mandan el vehículo, que ingresa temporalmente, y luego se exporta terminado”. 

IMGarage también fabricará piezas pre ensambladas para limusinas para exportar, como paredes, cortinas, techos y otras partes que demandan talleres estadounidenses. Otra de las estrategias para este año, es montar un taller en Miami, entre noviembre y diciembre. “Lo veo como una oportunidad, llevar la marca ecuatoriana y generar fuentes de trabajo. Es lo mismo que pasa con Naturíssimo, que abrió y fue un boom, allá hay una comunidad grande de ecuatorianos”. El plan es un taller de 5.000 m2, con 15 a 20 trabajadores. La inversión sería de US$ 500.000, con su socio Fernando Ron, un arquitecto quiteño, con quien ya tiene una empresa de muebles de cocina en Miami, y también dos amigos más, uno colombiano y otro estadounidense. (I)

loading next article
10