Forbes Ecuador
Jeffrey Cadena y su mascota
Lifestyle
Share

Los días de Jeff Cadena están rodeados de mujeres en el buen sentido de la palabra: su esposa, tres hijas, dos yeguas, una perra y una gata, pero su cómplice y compañero es un "delmer" (del mercado) de 12 años.

01 Abril de 2022 16.51

"En mi casa siempre hay una mascota porque mi familia es amante de los animales. Cuando me casé, mi cuñada decidió regalarles a mis hijas por Navidad una cachorra cocker con un enorme lazo rojo. Le pusimos de nombre Cookie, ella nos acompañó por 16 años, vivió con nosotros nuestra aventura de trabajo fuera del país, cuando noS trasladamos a Bogotá. General Motors, empresa en la que trabajé por 32 años, me nombró director de compras y luego de comercial por cuatro años.

Regresamos al país y a Cookie se sumó Mote, mi segunda hija pensó que era un chihuahua cuando lo recogió de la calle por lo diminuto que era, de ahí su nombre. Poco después, descubrimos que más parecía una mezcla de beagle con labrador (risas). Enseguida le cogí cariño, es el perro más inteligente que hemos tenido, se educó solo, nunca marcó territorio dentro de casa, entiende todo lo que se le dice, en ocasiones es un mojigato, sobre todo cuando se esconde debajo de los cojines de la sala para que no le encontremos. Es mi compañero de batalla en un mundo de mujeres (risas), somos los únicos machos en casa. Ninguno de los dos mandamos, pero tratamos de darnos compañía.

En el 2011 hicimos nuevamente maletas, esta vez a Santiago de Chile, fui nombrado CEO para Chile, Bolivia y Perú. Mis dos hijas mayores y Mote se quedaron en Quito, viajamos con Camila y Luna, su gata. 

En el 2014 tuve que tomar la decisión más difícil en el ámbito profesional, retirarme de General Motors. Dos razones motivaron mi jubilación: sabía que no volvería a mi país si continuaba en la compañía y la más importante, regresar por mi mamá. Ella estaba sola en Ecuador y pensé que no era justo que pase el resto de su vida así, estoy seguro que tomé la decisión correcta. En el 2018, ella falleció.

En el 2019 llegó Peca, una boyera de Berna, yo acababa de pasar por una operación bastante complicada. El día que salí del hospital era mi cumpleaños, mi esposa y mis hijas me la tenían de regalo, era una bolita de pelos con un punto negro a un lado de su nariz, por eso le queda perfecto su nombre. }

Ella es excepcionalmente cariñosa con cada uno de nosotros, le encanta que le mimen, nos abraza con sus patas, le encanta acostarse de espaldas y que le acaricie la barriga. En la mañana hacemos ejercicio juntos, luego jugamos por lo menos unos 20 minutos porque tiene bastante energía.

Mote y Peca vienen de mundos diferentes, son el agua y el aceite en su forma de ser. Mote es más confianzudo, por su edad le gusta pasar descansando a mis pies mientras trabajo en casa las tardes. Los dos son parte de mi familia, poco falta para que duerman con nosotros, aunque tienen reglas que cumplir igual que mis hijas (risas)". (I) 

loading next article