Forbes Ecuador
whatsapp-portada
Negocios

Cofundó WhatsApp y se la vendió al diablo: Brian Acton habla con Forbes sobre su "no relación" con Zuckerberg

Parmy Olson

Share

Hace un tiempo publicó un mensaje en Twitter que rápidamente se hizo viral y escandalizó a sus antiguos empleadores. “Es el momento. #deletefacebook”, escribió. No hubo ninguna explicación. En exclusiva con Forbes, cuenta por qué decidió abandonar la compañía y resignar dinero que le correspondía.

06 Mayo de 2022 07.23

El cofundador de WhatsApp, Brian Acton, está sentado en una cafetería del lujoso hotel Four Seasons de Palo Alto (California), y la única forma de adivinar que tiene un patrimonio de US$ 3.600 millones es la propina de 20 dólares que deja enérgicamente por su café. 

De complexión robusta y con una gorra de béisbol y una camiseta de un evento corporativo de WhatsApp, Acton evita ostentar su riqueza y sigue haciendo sus propios recados, incluido dejar su monovolumen en el taller ese mismo día. Acaba de recibir un SMS del concesionario local de Honda que dice “pago recibido”, como señala en su teléfono.

“Esto es lo que quería que la gente hiciera con WhatsApp”, dice sobre el mayor servicio de mensajería del mundo, que utilizan más de 1.500 millones de personas y que ofrece mensajería encriptada y sin publicidad como característica principal. 

Brian Acton, cofundador de WhatsApp, será el CEO interino de Signal

El tiempo pasado y la nostalgia flotan en el aire. Hace más de cuatro años, Acton y su cofundador, Jan Koum, vendieron WhatsApp, que tenía unos ingresos relativamente insignificantes, a Facebook por US$ 22.000 millones, una de las adquisiciones más sorprendentes del siglo. Hace diez meses dejó Facebook, diciendo que quería centrarse en una organización sin ánimo de lucro. 

Luego, en marzo, mientras aún se desvelaban los detalles del escándalo de Cambridge Analytica, envió un tuit que rápidamente se hizo viral y escandalizó a sus antiguos empleadores, que de hecho fueron los que lo habían hecho multimillonario: “Es el momento. #deletefacebook”, escribió. No hubo ninguna explicación. Desde entonces, no ha vuelto a tuitear.

Ahora habla sobre el tema públicamente por primera vez. Presionado por Mark Zuckerberg y Sheryl Sandberg para que monetizara WhatsApp, se opuso a que Facebook cuestionara el cifrado que él había ayudado a construir.

Brian Acton, exdirectivo de Facebook y WhatsApp, sigue creyendo en  #DeleteFacebook - MuyComputer

Acton también se alejó de Facebook un año antes de que su último tramo de concesión de acciones se hiciera efectivo. “Fue como, bueno, vos quieres hacer estas cosas que yo no quiero hacer”, dice Acton."Es mejor que me aparte de tu camino. Y fue lo hice". Fue quizás la postura moral más cara de la historia. Acton hizo una captura de pantalla del precio de las acciones al salir por la puerta: la decisión le costó US$ 850 millones de dólares.

Ahora sigue un código moral similar. Está claro que no le gusta el protagonismo que va a tener esta historia y se apresura a subrayar que Facebook “no es el malo”. ("Pienso en ellos como muy buenos empresarios"). Pero pagó muy caro el derecho a decir lo que opinaba. “Como parte de una propuesta de acuerdo al final, [la dirección de Facebook] trató de poner un acuerdo de no divulgación», dice Acton. ”Esa fue parte de la razón por la que me acobardé en cuanto a tratar de llegar a un acuerdo con estos tipos".

Facebook es probablemente la empresa más escudriñada del planeta, al tiempo que controla su imagen e información interna con una ferocidad similar a la del Kremlin. “Gracias a la incesante concentración del equipo en la creación de funciones valiosas, WhatsApp es ahora una parte importante de la vida de más de mil millones de personas, y estamos entusiasmados con lo que nos depara el futuro”, dice un portavoz de Facebook. 

Cofundador de WhatsApp, Brian Acton, liderará una importante 'app' de  mensajería

 

El oscuro detrás de escena de Facebook

 

Ese tipo de respuesta oculta el tipo de problemas que acaban de provocar la renuncia abrupta de los fundadores de Instagram. Al parecer, Kevin Systrom y Mike Krieger estaban molestos con Facebook y la mano dura de Zuckerberg. 

 “Fue como, bueno, vos quieres hacer estas cosas que yo no quiero hacer”, dice Acton."Es mejor que me aparte de tu camino. Y fue lo hice"

 

También es una historia con la que cualquier empresario idealista puede identificarse: ¿Qué pasa cuando construyes algo increíble y luego lo vendes a alguien con planes muy diferentes? “Al final, vendí mi empresa”, dice Acton. “Vendí la privacidad de mis usuarios a un beneficio mayor. Hice una elección y un compromiso. Y vivo con eso cada día”.

Mark Zuckerberg
Mark Zuckerberg

A pesar de que se transfirieron varios miles de millones de dólares, Acton dice que nunca desarrolló una relación con Zuckerberg. “No podría decirte mucho sobre el tipo”, dice. En una de la docena de reuniones que mantuvieron, Zuck le dijo a Acton, sin ningún tipo de ironía, que WhatsApp, que tenía un grado estipulado de autonomía dentro del universo de Facebook y que siguió funcionando durante un tiempo fuera de sus oficinas originales, formaba parte de “un grupo de productos para él, como Instagram”.

Así que Acton no sabía qué esperar cuando Zuck le llamó a su despacho el pasado mes de septiembre, más o menos cuando Acton comunicó a los directivos de Facebook que pensaba marcharse. Acton y Koum tenían una cláusula en su contrato que les permitía obtener todas sus acciones, que se repartían a lo largo de cuatro años, si Facebook comenzaba a “implementar iniciativas de monetización” sin su consentimiento.

Para Acton, invocar esta cláusula parecía sencillo. El binomio Facebook-WhatsApp había sido un rompecabezas desde el principio. Facebook tiene una de las mayores redes de publicidad del mundo; Koum y Acton odiaban los anuncios. 

Por qué nadie quiere trabajar con Mark Zuckerberg en Facebook? - Infobae
Por qué nadie quiere trabajar con Mark Zuckerberg en Facebook? - Infobae

 

Esta disonancia frustró a Zuckerberg. Facebook, dice Acton, había decidido seguir dos formas de ganar dinero con WhatsApp. En primer lugar, mostrando anuncios dirigidos en la nueva función de estado de WhatsApp, lo que Acton consideraba que rompía un pacto social con sus usuarios. “La publicidad dirigida es lo que me hace infeliz”, dice. Su lema en WhatsApp había sido “Sin anuncios, sin juegos, sin trucos”, un contraste directo con una empresa matriz que obtenía el 98% de sus ingresos de la publicidad. Otro lema había sido “Tómate el tiempo para hacerlo bien”, un marcado contraste con “Muévete rápido y rompe cosas”.

Facebook también quería vender a las empresas herramientas para chatear con los usuarios de WhatsApp. Una vez que las empresas estuvieran a bordo, Facebook esperaba venderles también herramientas de análisis. Aunque Facebook no tenía previsto romper el cifrado, dice Acton, sus directivos se plantearon y “sondearon” formas de ofrecer a las empresas información analítica sobre los usuarios de WhatsApp en un entorno cifrado.

El valor añadido de Facebook para los anunciantes es lo mucho que sabe sobre sus usuarios; los fundadores de WhatsApp eran fanáticos de la privacidad que consideraban que su cacareada encriptación había sido fundamental para su crecimiento mundial casi sin precedentes.

 

¿Qué planea Facebook?

 

Los planes de Facebook siguen sin estar claros. Cuando a Sandberg, directora de operaciones de Facebook, le preguntaron a principios de septiembre si WhatsApp seguía utilizando el cifrado de extremo a extremo, evitó un sí o un no directo, diciendo: “Creemos firmemente en el cifrado”.  Un vocero de WhatsApp confirmó que la plataforma empezaría a colocar anuncios en su función de estado el año que viene, pero añadió que “los mensajes seguirán estando cifrados de extremo a extremo». No hay planes de cambiar eso”.

Por su parte, Acton había propuesto monetizar WhatsApp a través de un modelo de usuario medido, cobrando, por ejemplo, una décima parte de un centavo después de consumir un determinado número de mensajes gratuitos. Sin embargo, su idea fue rechazada por Sandberg. “Sus palabras fueron: 'No va a escalar'”.

“Una vez la llamé”, dice Acton, que intuyó que podía haber codicia en juego. “Le dije: 'No, no querés decir que no vaya a escalar. Te referís a que no va a ganar tanto dinero como… Y ella dudó un poco. Y seguimos adelante. Creo que he dejado claro mi punto de vista… Son personas de negocios, son buenas personas de negocios. Sólo representan un conjunto de prácticas empresariales, principios y ética, y políticas con las que no estoy necesariamente de acuerdo”.

mark-zuckerberg-scaled
 

Cuando Acton llegó al despacho de Zuckerberg, un abogado de Facebook estaba presente. Acton dejó claro que el desacuerdo -Facebook quería ganar dinero a través de los anuncios, y él quería hacerlo a partir de los usuarios de alto volumen- significaba que podía obtener su asignación completa de acciones. El equipo legal de Facebook no estuvo de acuerdo, diciendo que WhatsApp sólo había estado explorando iniciativas de monetización, no "implementándolas". Zuckerberg, por su parte, tenía un mensaje sencillo: “Fue como, esta es probablemente la última vez que hablarás conmigo”.

Jan Koum y Brian Acton, los nuevos multimillonarios por la venta de WhatsApp

El código moral de Acton -o tal vez su ingenuidad, teniendo en cuenta lo que debería haber esperado a un precio de venta de US$ 22.000 millones se remonta a las matriarcas de su familia. Su abuela había fundado un club de golf en Michigan; su madre fundó un negocio de transporte de mercancías en 1985, lo que le enseñó a tomarse muy en serio las responsabilidades de un empresario.

Nota publicada en Forbes US.

loading next article