Forbes Ecuador
Streaming
Negocios

La caída de Netflix enciende las alarmas en la industria del streaming: ¿hay lugar para todos?

Franco Della Vecchia Forbes Staff

Share

La compañía líder perdió 200.000 suscriptores durante el primer trimestre del año y vinculó su estancamiento, entre otros motivos, al aumento de la competencia. ¿Hay lugar para todos en el futuro del entretenimiento?

21 Abril de 2022 14.51

El 2022 no arrancó bien para Netflix. Sus acciones cayeron después de anunciar el último martes su primera reducción en el número de clientes tras más de una década. En total, perdió 200.000 suscriptores durante el primer trimestre del año, periodo en el que obtuvo unos beneficios netos de 1.597 millones de dólares, por debajo de los 1.706 que logró durante los tres primeros meses del año anterior.

La caída de Netflix no estaba en los planes de nadie. Para el arranque del año, esperaba añadir 2,5 millones de clientes en todo el mundo. Pero no fue así. Hoy, la plataforma líder cuenta con 221,64 millones de abonados a su servicio de "streaming" en todo el mundo. Sin embargo, a medida que aumenta la competencia, su capacidad de atraer nuevos clientes está disminuyendo, ya que en 2021 registró el menor crecimiento de los últimos tres años.

La empresa vinculó su estancamiento a la aparición de nuevos competidores, como Disney y Apple, pero también recordó que la suspensión de su servicio en Rusia tuvo como consecuencia la pérdida de 700.000 abonados de ese país.

Después de varios años de intento, es posible que varios ejecutivos del mundo del streaming y entretenimiento vean la oportunidad de ganarle terreno a su gigantesco rival. Sin embargo, este nuevo escenario, el de un Netflix en “modo perdedor”, trajo también algunos interrogantes: cómo será el mundo del streaming en una industria del entretenimiento cuyo gran plan pareciera ser imitar el modelo que creó Netflix continua desarrollándose.

¿Hay lugar para todos? La industria de los medios, preocupada por la disminución de las ventas de boletos de cine y los índices de audiencia de la televisión, se ha estado remodelando sobre la marcha para participar en la transmisión y competir con Netflix. Disney ha invertido miles de millones. Discovery Inc. y WarnerMedia completaron una fusión este mes para competir mejor con los gigantes del streaming. CNN incluso presentó una versión de transmisión de sí mismo, que hasta ahora ha atraído un interés decepcionante por parte de los suscriptores.

Sin embargo, los problemas de Netflix muestran que el éxito tampoco está garantizado en la nueva era del consumo audiovisual. El streaming no es la solución a todos los problemas. “El mercado de la transmisión aún puede ser gigante a largo plazo, pero los próximos años podrían ser difíciles”, dijo Rich Greenfield, analista de LightShed Partners y promotor de la transmisión desde hace mucho tiempo al NY Times.

Netflix
Netflix

“Pase lo que pase, este nuevo escenario parece mucho menos rentable, y eso es un problema para todos”, dijo. “Menos suscriptores junto con mayores costos debido a una competencia más feroz para crear contenido original significan menos ganancias para todos”.

Otro punto caliente del negocio es la gran tasa de abandono. Los consumidores son cada vez más cautelosos ante el aumento de los precios de los servicios de transmisión y es más probable que cancelen un servicio cuando finaliza un programa favorito, dijo Kevin Westcott, vicepresidente de la consultora Deloitte al NY Times. Según Deloitte, el 25 por ciento de los clientes de EE. UU. han cancelado un servicio de transmisión solo para volver a suscribirse dentro de un año.

Netflix reconoció que la feroz competencia era en parte una de las razones por las que el crecimiento se había estancado. La compañía solía decir que su competencia principal no era de otros servicios de transmisión, sino de diversiones como dormir y leer.

“La realidad es que con tanto contenido alternativo, ¿dónde está el material nuevo que lo está aplastando? ¿Dónde están las nuevas franquicias?", preguntó el Sr. Greenfield, y alertó que programas populares como "Ozark", "Stranger Things" y "The Crown" pronto terminarían sus funciones.

Stranger Things.
Stranger Things.

En conversación con NY Times, Alejandro Rojas, vicepresidente de análisis aplicado de Parrot Analytics, una firma de investigación, comentó que mientras el interés en la biblioteca de Netflix ha mostrado signos de estancamiento, el catálogo de HBO Max y Disney+ está creciendo a doble dígito”.

HBO y su servicio de transmisión HBO Max finalizaron marzo con 76,8 millones de suscriptores globales, un aumento de 3 millones después de alcanzar los 73,8 millones de suscriptores a fines de 2021. El gigante de las telecomunicaciones AT&T reveló las ganancias de los usuarios, que marcaron un contraste con la pérdida de suscriptores de Netflix.

El CEO de AT&T, John Stankey, elogió la transacción de Warner Bros. Discovery recientemente concluida y subrayó el crecimiento continuo de suscriptores para las plataformas de transmisión HBO Max y HBO en el primer trimestre.

“David [Zaslav] hereda una organización con una de las mejores carteras globales de propiedad intelectual querida, un equipo con un talento sin igual y uno de los pocos jugadores directos al consumidor verdaderamente globales, como lo demuestra el crecimiento continuo en HBO Max y HBO. suscriptores. Estamos entusiasmados con el potencial de crecimiento continuo de HBO Max a medida que el servicio se lanza en más territorios nuevos”, dijo Stankey.

La guerra del streaming

La “guerra del streaming” existe y cada vez es más feroz. En la actualidad hay por lo menos ocho plataformas que compiten por la atención, y el dinero, de los usuarios. El objetivo es claro: conseguir la mayor cantidad de suscriptores para que el ingreso por mes en base a las membresías no pare de aumentar. Pero al haber cada vez más competencia, la complejidad de lograrlo es mayor. Y es que la mayor parte de la población no puede sostener el pago de todos los servicios al mismo tiempo y debe elegir sus preferidos. 

Eso lleva a que la “guerra del streaming” se dispute en el campo del contenido. Ya sea el existente, comprándolo para transmitirlo de forma exclusiva, o desarrollando nuevo que sea atractivo para los espectadores.   

Según un relevamiento del Financial Times, las 8 plataformas más importantes de streaming de Estados Unidos gastarán cien mil millones de dólares durante el 2022 con el objetivo de atraer a los suscriptores. Entre ellas se destacan Disney+, que invertirá US$ 33 mil millones entre producción y derechos deportivos, y Netflix, que planea un presupuesto de 17 mil millones de dólares para producir y comprar series y películas.  

 "La única forma de competir es gastando cada vez más dinero en contenido premium", le dijo el analista de medios Michael Nathanson al Financial Times. El problema es que nadie está seguro de ganar. Los balances de todas las compañías señalan que deberán afrontar pérdidas en sus sectores de streaming. Tanto Disney como Netflix, Amazon y HBO saben que no recuperarán su dinero invertido, por lo menos a corto plazo. 

Bob Chapek, CEO de Disney y encargado del streaming Dinsey +
Bob Chapek, CEO de Disney y encargado del streaming Dinsey +

La única que dice tener la oportunidad de llegar al “break even”, es decir cubrir los gastos, es Netflix. Por lo menos así lo señalaron sus directivos en el último encuentro con los accionistas. Pero para lograr deberán sumar una buena cantidad de suscriptores y por ese motivo apuntan a producir más temporadas de sus series exitosas como es el caso de El Juego del Calamar, Borgen o The Crown

Incluso, luego de que la Casa de Papel llegara a su fin, uno que fue estirado hasta más no poder, ya se anunció una remake con actores coreanos que se producirá en ese país. Algo parecido ocurrió con El Juego del Calamar, cuyo creador no quería hacer más temporadas por cuestiones artísticas pero los directivos de Netflix lo convencieron a base de millones para que haga más episodios. Exprimir los contenidos hasta agotarlos parece ser el sistema más utilizado por la plataforma de la N. 

El problema con los suscriptores

Con la pandemia del coronavirus, todas las plataformas vieron un aumento en la cantidad de suscriptores. Como las personas tenían que estar en sus casas debido a los aislamientos, la contratación de estos paquetes creció. Sobre todo para Netflix, que fue una de las primeras en implementar el servicio de streaming. 

Sin embargo, con las recientes aperturas y permisos para salir, muchos decidieron suspender sus membresía, algo que se notó en la disminución del incremento de usuarios. Además, en los últimos meses se sumaron competidores fuertes como Disney+ y HBO, ambas opciones atractivas con catálogos extensos y precios competitivos. 

Actualmente, Netflix lidera la tabla de servicios de streaming con 214 millones de suscriptores. Mientras tanto, Disney+ aseguró superar los 118 millones y HBO los 45 millones. Por el lado de Amazon, es más difícil de calcular ya que en Estados Unidos por ejemplo al adquirir una cuenta en la plataforma de ecommerce también se otorga la de Prime, su servicio de streaming. Según los datos de la compañía de Jeff Bezos, la cantidad de cuentas abiertas es de 150 millones. 

Streaming - Harry Potter en HBO

Si eso es suficiente para sostener el negocio, es algo que nadie sabe. Probablemente, la industria se acomode durante los próximos años y muchas de las plataformas dejen de existir o sean compradas por otras más grandes para sumar su catálogo. Por el momento, es algo difícil de predecir y quien diga tener la bola de cristal al respecto probablemente esté mintiendo. 

Lo que sí es cierto es que el gasto en contenido audiovisual será cada vez más y, probablemente, el más alto en la historia de la humanidad. De hecho, según los datos recientes, la deuda de Argentina con el Fondo Monetario Internacional es de 44 mil millones de dólares. Por lo que el gasto de las plataformas de streaming podría cubrirla. Y queda resto para cubrir un futuro préstamo. 

 

*Con información del NY Times 

loading next article