Forbes Ecuador
Sasha García-Zapatero Cargo: Gerente General de Swissôtel Quito
BrandVoice
Share

Swissôtel Quito continúa impulsando su compromiso con la sostenibilidad, y en esta ocasión obtuvo la Declaración de Verificación de Neutralidad del Inventario de Gases de Efecto Invernadero. Este hito refleja su esfuerzo y dedicación para promover prácticas sustentables.

14 Junio de 2024 15.58

Swissôtel Quito continúa implementando una serie de cambios significativos con el fin de unirse al propósito de la sostenibilidad. La neutralización de su huella de carbono del 2022 es uno de los pasos más importantes. En ese sentido, ha realizado mediciones para evaluar su impacto ambiental, reconociendo que aunque la hotelería no sea la industria más contaminante, contribuye a reducir las emisiones de carbono. 

El gerente general del hotel, Sasha García-Zapatero, asegura que cada actor de su cadena de producción y servicio forma parte de este cambio, y reconoce que tanto la empresa como sus proveedores y huéspedes dejan una huella en el medio ambiente. En el año 2022 se logró cuantificar la huella de carbono, y se alcanzaron las 2.400 toneladas de CO2 emitidas, con 2.216 toneladas provenientes de Swissôtel Quito y 184 toneladas de Hotel Plaza Grande, otro de los alojamientos que forman parte de este grupo empresarial. 

Para contrarrestar este impacto, la empresa ha optado por comprar bonos de carbono, los cuales contribuyen a proyectos que reducen o eliminan las emisiones de CO2 a escala mundial. Entre estos proyectos se encuentran iniciativas que se enfocaron en respaldar un proyecto eléctrico particular para contribuir en la causa del año 2022. 

García-Zapatero detalla que Swissôtel Quito también ha implementado diversas acciones como la adopción de tarjetas ecológicas de madera para acceder a las habitaciones en lugar de las tarjetas de PVC convencionales. Eso ha permitido reducir significativamente las emisiones de carbono, ya que mientras una tarjeta de PVC emite 0.061 kg/CO2, una tarjeta de madera ecológica no emite carbono alguno. 

Por otro lado, Swissôtel Quito incorporó tarjetas con un mensaje especial en cada habitación. La información que consta en la tarjeta es ofrecer la posibilidad de mantener su ropa de cama sin cambios por la mañana, con el propósito de incentivar a sus clientes a tomar decisiones reflexivas durante su estancia, promoviendo así prácticas sostenibles que reduzcan el uso de recursos naturales y la generación de desperdicios.

Sasha también detalla que Swissôtel Quito fue erigido empleando tecnología de calderas, incluyendo algunas de ellas que operan con vapor y son alimentadas por diésel. En la actualidad, el consumo mensual de diésel oscila entre 7.000 y 8.000 galones, se están evaluando alternativas que sean amigables con el medio ambiente y que cuenten con la aprobación de los entes reguladores.

Swissôtel Quito es parte de Grupo Accor, que se convirtió en el primer conglomerado hotelero internacional en comprometerse a largo plazo para descarbonizar por completo sus operaciones y alcanzar cero emisiones netas para el año 2050. Esto incluye una reducción de emisiones del 46 % para el año 2030, un objetivo que ha sido validado por la iniciativa Science-Based Targets. (P)

loading next article
10