Forbes Ecuador
redes-sociales-forbes
Columnistas
Share

¿Qué tal si llenamos Twitter, Facebook, LinkedIn, de propuestas con sólidos argumentos desde nuestras experiencias, nuestros conocimientos, nuestras habilidades? Siempre con respeto. No hace falta lanzar epítetos cuando se quiere proponer, no hace falta desmerecer la gestión pública cuando se quiere aportar, no hace falta insultar cuando se quiere sumar.

15 Noviembre de 2021 08.52

¿Cuál es la función de un canal de comunicación? La interacción entre el emisor y el receptor, y viceversa. Es decir, las redes sociales, creadas por las distintas instituciones públicas, las organizaciones de la sociedad civil, el sector privado, entre otros, deberían servir para el diálogo con los usuarios. Lo anterior parece y suena muy sencillo. 

No obstante, estos espacios de comunicación se han convertido en un punto de encuentro de cuestionamientos, críticas poco o nada constructivas, “ideas” sin argumentos, insultos de todo tipo, incluso como un espacio de presión. Hoy por hoy, solo se han convertido estrictamente en emisores de mensaje, sin una verdadera escucha.

Como comunicadora, siempre defenderé la necesidad de crear canales de comunicación con la respectiva generación de contenidos que aporten a la discusión y en función del público que los consuma. Si no estamos en estos espacios otros lo estarán y predominará su mensaje. 

El país atraviesa una serie de problemas estructurales y coyunturales. 

  • Por un lado, la relación sensible entre el Ejecutivo y el Legislativo, en torno al debate de los proyectos de Ley que se ha presentado ante la Asamblea Nacional. 
  • Asimismo, las decisiones de política económica, particularmente en torno a los subsidios a los combustibles, y el diálogo entre el Gobierno y las organizaciones sociales. 
  • Adicionalmente, la situación en las cárceles del país, con las connotaciones humanitarias y de seguridad que esto conlleva.
  • Los índices de desnutrición crónica infantil, y su altísimo impacto en la formación y el crecimiento de los niños de nuestro país.
  • Y, ahora, se viene la definición del salario básico, con la realidad del empleo informal y el desempleo que alcanza el 70%. 

Solo por mencionar algunos pues, cada día, la lista sigue creciendo. Pero lo más importante es asumir que en estas batallas, y en las que seguro vendrán, la idea no es vencer al Gobierno sino crear soluciones en conjunto, siempre pensando en el bienestar de la mayoría.

Me pregunto... ¿Qué tal si llenamos Twitter, Facebook, LinkedIn, de propuestas con sólidos argumentos desde nuestras experiencias, nuestros conocimientos, nuestras habilidades? Siempre con respeto. No hace falta lanzar epítetos cuando se quiere proponer, no hace falta desmerecer la gestión pública cuando se quiere aportar, no hace falta insultar cuando se quiere sumar.

Quiero convencerme que las autoridades y sus equipos de trabajo verán en este espacio de comunicación una fuente inagotable de opciones para solucionar los problemas que aquejan el país y no como un simple canal de información. Por supuesto, ellos están en la vereda de la toma de decisiones, para eso los elegimos, y está en sus manos evaluar, aceptar o desechar. (O)

loading next article