Forbes Ecuador
herencia
Columnistas
Share

Debe buscarse igualdad de oportunidades en la medida de lo posible, e igualdad ante la ley; pero es forzado pretender igualdad económica, cuando el hombre por naturaleza no es igual en capacidades, inteligencia, disciplina, carácter, etc. ¿Cómo puede pretenderse igualdad económica, sino no existe igualdad de esfuerzo y talento? 

17 Septiembre de 2021 15.14

Es positivo pensar en nuevas y pragmáticas Ideas, a efectos de crecer. Los capitales son como los comensales, van donde son inteligentemente recibidos en libertad, estabilidad legal, y sin obstáculos de salida. La “dinámica” eliminación gradual del impuesto a la salida de divisas ISD, la reincorporación al CIADI, suman a tal propósito. El efecto recaudatorio del Impuesto a la Herencia IH es mínimo, debilitándose así, el criterio que es una forma de extraer recursos de los sectores acomodados y de redistribuir riqueza, conceptos de una mentalidad inmediatista y de escasez. Si observamos el IH con profundidad, a la luz de una economía abierta, en la que se priorice el bienestar de la gente en el tiempo, veremos que es un impuesto inconveniente: a) Afecta el crecimiento de las empresas, sobre todo de las familiares, ya que el fallecimiento del cabeza, implica que los herederos deban pagar dicho impuesto, lo cual puede demandar ingentes recursos. Ante eso, los sectores pudientes en el mundo, buscan protegerse, ya sea sacando sus capitales, restringiendo las inversiones locales, o mediante arquitecturas societarias de amortiguamiento impositivo. En el Ecuador, un número importante de empresas, son familiares, consecuentemente se encuentran en la constante disyuntiva, entre seguir invirtiendo localmente o sacar los recursos fuera. b) Es incierto, ya que de disminuir el patrimonio entre la fecha de la declaración patrimonial privada (norma que por cierto debería derogarse, valga la digresión) y el momento del fallecimiento, el SRI podría pretender cobrar el IH en base a la declaración patrimonial. c) Puede generar poco estímulo de progreso, bajo la premisa ¿para qué me esfuerzo o asumo riesgos, si el Estado se llevará una parte de mi trabajo? Téngase presente que años atrás, se pensó subir el IH  hasta el 75%.

Experiencia Internacional: Ecuador con hasta el 35%, está dentro de los países con mayor tarifa, curiosamente Corea del Sur 50% y Japón 55%. Existiendo otros que han resuelto derogar el impuesto a la herencia, como Noruega, Portugal, Hong Kong, Singapur, Liechtenstein, Canadá, Israel, etc,  entre los cuales existe, por varios motivos,  buena calidad de vida. Siendo Suecia un caso interesante, un país rico e igualitario, pero que debió tomar años atrás la decisión de eliminar dicho impuesto. Las razones habrían sido, la fuga de capitales y el cambio de domicilio de grandes empresas suecas, sobre todo sociedades familiares, que veían como amenaza este impuesto; lográndose con la derogatoria, el retorno de importantes capitales e inversiones. 

Conclusiones: 

a) Es contraproducente cargar en la espalda de los generadores, la obligación de participar con un porcentaje de su patrimonio (que por cierto tributó en el camino), con otro sector que no aportó; siendo pernicioso que una parte viva a expensas del que se esforzó, y por ende se premie al cómodo en base al trabajo del diligente, a pretexto de redistribución e igualdad. Debe buscarse igualdad de oportunidades en la medida de lo posible, e igualdad ante la ley; pero es forzado pretender igualdad económica, cuando el hombre por naturaleza no es igual en capacidades, inteligencia, disciplina, carácter, etc. ¿Cómo puede pretenderse igualdad económica, sino no existe igualdad de esfuerzo y talento?  

b)  La eliminación del IH en el país, es positiva también, en aquella personal e íntima motivación y satisfacción, que el resultado del trabajo a lo largo de los años, pase sin sobresaltos, en beneficio de los hijos y seres queridos. Sumado a la tranquilidad en el control en la transmisión, sin merma y/o expoliación impositiva alguna. 

c)  Ecuador debe ser atractivo y competitivo internacionalmente, no solamente como lo fue en las últimas olimpiadas, o como lo es en ciertas exportaciones privadas, y en otras actividades, sino también en el campo impositivo, ya que la eliminación del IH (y del ISD) generaría probablemente, el retorno de capitales ecuatorianos, así como la llegada de nuevos con ánimo permanente; tal como se habría dado en otros países que tomaron dicho camino. Debemos estar claros que, la eliminación del impuesto, no conlleva falta de solidaridad, ya que la verdadera y sincera solidaridad, nace de la voluntariedad y no de la obligatoriedad legal, que no siempre es justa ni conveniente.  Siendo el IH inútil, su eliminación es lógica; y, sobre todo justa y útil para las personas que viven en el país, ya que conlleva defender uno de los derechos inherentes del ser humano, fuera de la vida y la libertad, esto es la propiedad. Su eliminación no solamente que es necesaria y hasta cierto punto novedosa en la región, sino que indispensable a efectos de generar valor al Ecuador. Su derogatoria coadyuvaría al crecimiento (inversión, trabajo, y por ende menor pobreza). Una Idea es brillante, cuando es factible, útil, y novedosa; y más aún, cuando es altamente eficiente “logrando mucho con poco”, como serían los latentes beneficios, plasmados en estas reflexiones. (O)

loading next article