Forbes Ecuador
Palma de Mallorca
Lifestyle
Share

Aquí tienes el itinerario ideal para una viaje tranquilo por la isla. Toma nota y proyectate en el calor español.

12 Junio de 2024 12.10

Palma Mallorca, la mayor de las Islas Baleares frente al este de España, atrae desde hace tiempo a visitantes extranjeros en busca de playas soleadas, fiestas en barco y una animada vida nocturna. Pero un lado más maduro y sofisticado de la isla aguarda en sus pueblos de montaña, calas turquesas y balnearios termales.

Considerá la posibilidad de alojarte en Port de Sóller, si no es tu primer viaje a Mallorca o si buscás una experiencia relajante lejos de las multitudes de turistas de Palma. Rodeado de impresionantes vistas, el hotel de cinco estrellas Jumeirah Mallorca, de la Guía de Viajes Forbes, es un lugar maravilloso para un retiro en lo alto de un acantilado. El deslumbrante paisaje puede disfrutarse desde todos los rincones del complejo, incluida la pileta infinita sólo para adultos de la cima (hay otra para familias en un nivel inferior), las terrazas de los restaurantes y la piscina de hidromasaje al aire libre del spa de categoría mundial.

Este sitio ofrece un amplio abanico de actividades para cada tipo de viajero. Acá tenés el itinerario ideal para una tranquila escapada de tres días.

Jumeirah Mallorca Hotel
Jumeirah Mallorca Hotel.

Primer día

Desde el aeropuerto de Palma de Mallorca, alquilá un auto o tomá un taxi que te tardará unos 40 minutos hasta Port de Sóller, en el noroeste de la isla. Jumeirah Mallorca es una sofisticada propiedad de 121 habitaciones enclavada en la Sierra de Tramuntana. Sumergite en las vistas del escarpado escenario y el mar estelar o simplemente tomate un momento para apreciar el aireado ambiente de tonos neutros de la propiedad.

Una vez que lo hayas asimilado todo, comenzá oficialmente el fin de semana analizando los pueblos de montaña. Un viaje de 24 minutos en auto a través de las cumbres te llevará a Deià, cuyo ambiente costero encantó durante mucho tiempo a escritores y artistas. Pasá por La Casa Robert Graves, un acogedor hogar museo de tres plantas hecho de piedras donde el escritor y poeta británico vivió desde 1929 hasta su muerte en 1985. Si no podés esperar a entrar en el agua, visitá en su lugar Cala Deià, una cala rocosa de olas cristalinas rodeada de montañas.

Port de Sóller.
Port de Sóller.

A sólo 16 minutos en auto hacia el oeste desde Deià, encontrarás la seductora localidad de Valldemossa, situada en lo alto de una colina. Dedicá algún tiempo a analizar sus callecitas empedradas repletas de tentadores locales. Si tenés hambre, pasá por la panadería Ca'n Molinas y comprá una coca de papa, un bollo dulce y esponjoso típico de este pueblo.

Regresá al hotel de Mallorca para regalarte un merecido tiempo de spa. Un circuito termal y una piscina de hidromasaje al aire libre frente a las montañas te mantendrán entretenido durante horas, llueva o haga sol, en el Talise Spa del hotel. Los huéspedes pueden utilizar las instalaciones de 10.00 a 19.00 horas sin necesidad de reservar con antelación. El masaje Jumeirah Signature Massage, de 60 ó 90 minutos, es una forma estupenda de relajarte tras un día de viaje.

Para cenar, usá una canoa a uno de los restaurantes mediterráneos del Port de Sóller o alojate en el hotel de lujo. Si hacés esto último, considerá el Sunset Lounge, una de las tres opciones gastronómicas del Jumeirah, por su cocina de fusión peruana y japonesa y sus excelentes cócteles. No te pierdas el ceviche con salsa de ají amarillo peruano, las vieiras chalaquita marinadas en leche de tigre (una salsa de cítricos) y servidas con espuma de curry, las brochetas de black angus anticucho o el nigiri de wagyu.

Recorriendo Palma con estilo
Recorriendo Palma con estilo

Segundo día

Preparate para el día más movido de tu viaje con un majestuoso desayuno en Cap Roig, la brasserie del hotel, donde podrás elegir entre un bufé o un desayuno a la carta. Elijas la opción que elijas, probá sabores locales como la tostada de huevo mallorquín con sobrasada de porc negre. Este embutido crudo y curado debe su color naranja brillante al pimentón y otras especias.

Llevá calzado cómodo para la caminata de 15 minutos por una empinada colina hasta el Port de Sóller o preguntá al conserje por el horario de la canoa. Una vez que hayas llegado al pequeño pueblo costero, paseá por los muelles para admirar los barcos y yates de lujo antes de dirigirte a la estación de tren. El tranvía histórico te llevará en un trayecto de 15 minutos por callecitas estrechas hasta el pueblo de Sóller, donde podrás recorrer los puestos de su mercado de los sábados en busca de tejidos, artesanía, calzado hecho a mano y delicias locales hasta las 2 de la tarde.

Cuando te haya saciado de las compras, volvé a la estación para tomar el tren de época a Palma. Recorrer las montañas en un tren de madera te transportará a principios del siglo XX. También es una forma excelente de disfrutar de las escarpadas vistas panorámicas.

Una delicia local.
Una delicia local.


Si tenés hambre en Palma, andá a Ca'n Joan de S'aigo  por una ensaimada, un famoso pastel local en forma de caracol espolvoreado con azúcar glas, y una horchata (bebida dulce de almendras). Como alternativa, Ferrerico, en la Plaza de Santa Eulalia, venden pasteles salados con sobrasada.

Tras tu refrigerio, continuá hasta La Seu, la Catedral de Palma, para contemplar sus intrincados detalles góticos. Los amantes del arte contemporáneo harían bien en pasar un rato en Es Baluard Museu d'Art Contemporani de Palma, que alberga obras de Pablo Picasso, Joan Miró, Joaquín Sorolla y otros artistas de renombre.

Después, paseá por el arbolado Passeig del Born, recorré el paseo marítimo (oficialmente la avenida Gabriel Roca) y hacé una parada en la Vermutería San Jaime para tomar un vermut y observar a la gente de primera. Pero no pierdas de vista tu reloj: el último tren sale de la estación a las 19:40.

Para cenar, elegí entre una de las marisquerías del Port de Sóller. Nautilus está especializado en platos mediterráneos sanos y creativos, mientras que Sa Barca es conocido por su pasta fresca. En verano, Es Fanals, en el Jumeirah Mallorca, ofrece también hasta las 22 horas un menú de temporada elaborado por expertos.

La piscina natural de Es Guix.
La piscina natural de Es Guix.

Tercer día

Tu último día en Mallorca merece algo de tiempo de playa. Comenzá temprano con un bocado antes de elegir entre pasar tiempo en la playa del Puerto de Sóller o, si tenés auto, salí temprano y dirigite a Sa Calobra, una diminuta pero hermosa playa a una hora de distancia que requiere una corta caminata para llegar.

Para escenarios más impresionantes, reservá con antelación en Es Guix, un restaurante con piscina natural enclavado en medio de las montañas a una hora de Sa Calobra donde podrás degustar platos mallorquines antes de hacer un chapuzón.

Asegurate de salir con tiempo de sobra. Las carreteras que atraviesan las montañas son ventosas, y el trayecto de vuelta al aeropuerto desde Es Guix dura aproximadamente una hora.

 

Nota publicada por Forbes US.

loading next article
10