Forbes Ecuador
marylin monroe.
Lifestyle

El mito del vestido de Marilyn Monroe: el debate detrás de los talles, el tamaño y la moda

Roger Huang

Share

Se suele comentar que Marilyn usó un talle 12 de EE.UU. o un 44 en la Unión Europea. Sin embargo, debido a los cambios en las confecciones, ambos talles hoy son mucho más pequeños.

05 Mayo de 2022 08.40

Para muchos consumidores de moda, la capacidad de probarse la ropa es una razón clave para comprar en un local o hacerlo de manera online. Pasar unos minutos en el probador puede brindar certeza en las elecciones de compra y aliviar la necesidad de gestionar las devoluciones.

Se estima que en torno al 25% de las compras online son devueltas, frente al 8% de las compras en tiendas físicas, según las cifras que elabora Paazl. Investigaciones  de Barclaycard también han encontrado que el 30% de los compradores compran en exceso y deliberadamente, y posteriormente devuelven artículos que no eran lo que esperaban. ¿Podría esto deberse, en parte, a la incertidumbre sobre el tamaño que hace que los clientes compren el mismo artículo en varios tamaños?

Si bien el envío y las devoluciones son gratuitos para los clientes de muchos minoristas de moda en línea, los costos para el minorista son significativos y una de las razones más populares para las devoluciones es “no quedaba correctamente”. El tema del talle y el calce ha estado afectando a la industria mundial de la moda durante décadas y hay una serie de factores en juego.

Tomemos como ejemplo el “tallaje de vanidad”, también conocido como “inflación de talles”, que es el problema relacionado con la ropa que se vuelve más grande de la medida indicada con el paso el tiempo. Prevalece particularmente en la moda femenina, donde con frecuencia los medios de comunicación se centran mucho más en el tamaño del cuerpo y la imagen. 

A medida que los cuerpos de las mujeres han evolucionado y aumentado de tamaño durante los últimos 50 años, las marcas de moda han aumentado su tamaño con ellos. Es comprensible: se ha descubierto que la talla de la ropa se relaciona con la autoestima y la imagen corporal de las mujeres y, naturalmente, las marcas quieren que sus compradores se sientan bien al ajustarse a una determinada talla, con miras a impulsar esa venta tan importante.

Una mujer que suele ser citada como el barómetro del tamaño de la ropa femenina es Marilyn Monroe. Con frecuencia se informa que usó un talle 12 de EE UU o un talle 44 en la Unión Europea; sin embargo, debido a la inflación de talles, ambas medidas son mucho más pequeñas hoy en día, lo que significa que la diva probablemente hoy usaría un talla 6/8 de EE.UU. y un 42 en la UE.

Marilyn Monroe desde distintas perspectivas

Un problema es que los minoristas no siguen las mismas métricas de tamaño, lo que genera muchas diferencias de tamaño entre las tiendas y una posible sorpresa para el cliente cuando se ajustan a su tamaño habitual en una tienda, pero no en otra. Esto es particularmente frecuente con el crecimiento del comercio minorista internacional en línea, donde los compradores pueden comprar con marcas de todo el mundo y recibirlas en cuestión de días. Muchos videos se han vuelto virales de mujeres sosteniendo 5 pares de jeans del mismo tamaño de diferentes minoristas, solo para mostrar que varían en tamaño por varias pulgadas.

Otro problema con las tallas es que a medida que la ropa se fabricó de mayor tamaño, las tallas más pequeñas se volvieron demasiado grandes para las personas más pequeñas, lo que resultó en la introducción generalizada de las tallas 0 y 00 de EE UU a principios de los años noventa. A menudo fetichizados, estos tamaños se consideraban ideales y estándares nuevos e inalcanzables, y posteriormente se produjo una reacción violenta de los medios de comunicación globales.

Quién gana dinero con la imagen de Marilyn Monroe? - Forbes España

Hoy en día, el mundo de la moda se ha vuelto un poco más inclusivo con el tamaño, con las supermodelos Ashley Graham estableciendo estándares de belleza y un enfoque pospandémico en la salud, el bienestar y la nutrición, un marcado contraste con la “dieta de Coca-Cola dietética” de Karl Lagerfeld.

Si bien el tamaño es una cosa cuando se trata del ajuste de la ropa, cómo queda realmente una prenda también es un factor, ya que la forma del cuerpo de una clienta influye en cómo se verá un artículo.

Pretty Little Thing trabaja para acomodar a aquellas clientes con 'curvas' y además de su gama 'Plus', ofrece una gama 'Shape' en talles 8-20. Una vez más, estos tamaños y rangos son específicos de esta marca y no permiten ninguna certeza de tamaño para el consumidor cuando compra en otro lugar y es esta falta de un estándar global de la industria sobre el tallaje lo que muchos todavía sienten que plantea un problema.

Varios minoristas en línea también están trabajando para ayudar a los clientes a comprender sus tamaños en todas las marcas. En sitios como FarFetch, al seleccionar el tamaño de un artículo, los clientes pueden usar un “predictor de ajuste” para ingresar los tamaños que usan en otras marcas para ayudar a encontrar el mejor ajuste.

Marilyn Monroe se sometió a un aborto semanas antes de morir | Gente | EL  PAÍS

Hay empresas que tienen la misión de ayudar a los consumidores a encontrar la talla de ropa adecuada en varias marcas; una de ellas es True Fit, que realiza un seguimiento del estilo, la talla y el calce de miles de prendas de vestir y el comportamiento de compra de los compradores individuales. , para proporcionar información personalizada al cliente sobre cómo le quedará una pieza antes de que la compre.

True Fit llama a su base de datos “The Fashion Genome” como “el conjunto de datos conectados más grande del mundo para calzado y ropa”: contiene especificaciones detalladas de prendas de más de 16.000 marcas, junto con alrededor de 25 atributos de estilo de producto por prenda.

Otras empresas también están trabajando para resolver problemas con el ajuste y están surgiendo otras tecnologías, incluidas aplicaciones que toman escaneos corporales en 3D, máquinas de tejer que producen prendas con menos del 1% de variación y servicios de sastrería personalizados.

The Mystery of Marilyn Monroe: The Unheard Tapes, develará la verdad sobre  su muerte | Cine y TV | Shock

Qué fácil sería para las clientas y las marcas si hubiera una escala internacional de ajustes, que tuviera en cuenta las medidas, el tamaño del cuerpo, la altura y otras proporciones para dar a cada clienta un “código” único en lugar de una talla

Después de todo, una variación significaría menos comparaciones similares (no se pueden comparar manzanas con formas de peras) y podría dar como resultado ajustes más precisos. El estigma en torno a 'plus' y 'XL podría aliviarse, con una experiencia de compra más inclusiva y positiva. Por supuesto, esto requeriría la necesidad de producción de una gama más amplia de tamaños o la personalización de última etapa podría adaptarse a esto.

Cualesquiera que sean las soluciones, las mejoras y la estandarización del tamaño del producto beneficiarán tanto a los consumidores como a las marcas, solo requiere colaboración e inversión en innovación.

En su libro de 2015, I'll Drink to That: A Life in Style, With a Twist, de Betty Halbreich, famosa compradora personal de Bergdorf Goodman, es: "Jamás confíes en la etiqueta de talla de una prenda". Lo mismo podría decirse hoy, pero en lugar de confiar en la etiqueta, veamos qué ofrecen los datos.
 

Nota publicada en Forbes US.

loading next article