Forbes Ecuador
Lifestyle

La millonaria cifra que pagaron por el manuscrito de Einstein sobre la Teoría de la Relatividad

Forbes Digital

Share

La obra maestra del científico y matemático fue vendida en el Christie's de París en un valor que triplicó las estimaciones de la casa de subastas.

25 Noviembre de 2021 15.40

El manuscrito de la Teoría General de la Relatividad de Albert Einstein y Michele Besso rompió todas las expectativas en una vertiginosa media hora en París, recaudando abundantes US$ 13.113.130,40 cuando el martillo gritó vendido en Christie. La estimación de la casa de subastas por US$ 3,5 millones quedó corta y fue superada con creces.

Einstein y Besso tuvieron una gran relación de trabajo y una amistad de por vida. En 1913 hubo algunas anomalías en los cálculos del perihelio en la órbita de Mercurio que, según los amigos, podían resolverse. De esta forma, agarraron cualquier tipo de papel que tuvieran, cartulina, papel cuadriculado, lo que sea que estuviera en sus oficinas, y seis meses después, como les sucede a muchos grandes científicos, no llegaron a ninguna parte. O eso pensaban ellos.

Unas dos docenas de las 54 páginas estaban en la mano de Besso. Las páginas llevaban trabajos de Einstein por un lado y Besso por el otro. Einstein no era conocido por mantener archivos, ni siquiera por ser muy organizado, habitualmente metiendo cheques de premios sin cobrar en sus libros como marcadores, y cosas por el estilo.

En 1914, cuando los dos se retiraron temporalmente de los cálculos del perihelio, Besso recopiló diligentemente las notas de trabajo, las archivó meticulosamente y permanecieron conservadas hasta su muerte en 1955.

HU unveils new Einstein manuscripts 6 March 2019
Albert Einstein y Michele Besso.

La Teoría de la Relatividad General se estableció en poco tiempo durante los siguientes dos años con la propia publicación de Einstein. Durante toda su vida, desde su primera cátedra en Berlín hasta el Instituto de Estudios Avanzados en Princeton, Einstein ejerció su habilidad sobrenatural para imaginar los efectos de su pensamiento en campos completos de la investigación matemática y física. Estos papeles forman una imagen para nosotros de lo que sucedió en las grandes salas de la mente del hombre en los momentos antes de que dejara que la Relatividad estallara en el mundo.

Y eso, para resaltarlo, es la razón por la que estas páginas trajeron ocho figuras a la París actual: forman esencialmente el comienzo de la composición sinfónica de Einstein de la teoría de principios del siglo XX, la que cambió nuestra aprehensión del mundo físico para siempre.

Hallazgos de Einstein no tan recordados

Una antigua carta del matemático y físico Albert Einstein podría haber descifrado interesantes pensamientos sobre los sentidos de los animales incluso antes de que se presentaran al mundo pruebas empíricas siete décadas después. La carta, escrita a un ingeniero curioso en 1949, arroja nueva luz sobre sus esclarecedores puntos de vista sobre los pájaros, las abejas y sus vínculos con la física.

La consulta original del ingeniero Glyn Davys, quien inició el diálogo entre ambos, se perdió, pero a juzgar por la respuesta de Einstein, la pregunta de Davys tenía que ver con la percepción animal y lo que ésta puede decirnos sobre el mundo físico.

“Es posible que la investigación del comportamiento de las aves migratorias y de las palomas mensajeras pueda conducir algún día a la comprensión de algún proceso físico que todavía no se conoce”, escribió Einstein al final de su breve carta.

Una vez más, tenía razón

 Siete décadas antes de que se presentaran al mundo pruebas concretas, el científico habló sobre los sentidos de los animales. Más de 70 años después, sabemos que la corazonada de Einstein era acertada. Las pruebas sugieren ahora que las aves pueden percibir el campo magnético de la Tierra gracias a unos fotorreceptores especiales que tienen en sus ojos y que son sensibles a los cambios sutiles del campo magnético del planeta. Esto es lo que les permite migrar miles de kilómetros sin perderse.

Albert y los animales

Otros animales, como las tortugas marinas, los perros y las abejas, también muestran una extraña capacidad para percibir los campos magnéticos de nuestro planeta, aunque no necesariamente a través de los ojos.

“Es asombroso que [Einstein] concibiera esta posibilidad, décadas antes de que las pruebas empíricas revelaran que varios animales pueden efectivamente percibir los campos magnéticos y utilizar esa información para la navegación”, escribieron los investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalén, institución a la que la carta fue donada recientemente.

*Con información de Forbes US.

loading next article