Forbes Ecuador
Dólar fuego
Macroeconomía

Ecuador suma otro día de alerta roja en su aparato productivo

Forbes Digital

Share

Aunque el fin de semana, la intervención de la fuerza pública permitió un respiro en algunas actividades económicas, la situación se mantiene en niveles dramáticos. A las denuncias en redes sociales por desabastecimiento de ciertos productos en varios puntos del país, se siguen sumando las pérdidas productivas en los distintos sectores productivos.

27 Junio de 2022 00.02

La preocupación y la angustia persisten al cumplirse ya dos 'eternas' semanas de crisis política, económica y social en Ecuador. A las millonarias pérdidas que el sector exportador reporta, entre ellos el petrolero, principal fuente de ingresos del país, ahora se suma un balance del sector productivo que refleja la delicada situación que se vive. 

Según informe del ministro de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca, Julio José Prado, el sector productivo privado y público (petróleo) alcanzaron pérdidas por US$ 500 millones durante los primeros 12 días de manifestaciones nacionales. En Quito, una de las ciudades más afectadas por las manifestaciones, las pérdidas diarias son de alrededor de US$ 25 millones, lo que se traduce en ventas en el 60 % por debajo de lo normal. En el sector manufacturero y calzado existe un 70 % de ventas por debajo de lo normal a escala nacional.

Así lo corrobora un análisis de la Cámara de Industrias y Producción (CIP). Las actividades de las empresas han disminuido en un 56 % y reportan una caída en ventas de hasta el 53 % en algunos sectores. “Pérdidas en ventas y/o exportaciones, paralización de operaciones, daños a las fincas productivas, ausencia de mano de obra y escasez de materias primas son las principales afectaciones que han sufrido las industrias más grandes del país, tras los de días paralización a causa de las manifestaciones que ocurren a escala nacional”. 

Según la Encuesta de impacto económico de la paralización 2022, el 91,8 % de las empresas reportó pérdidas en ventas, el 73,5% indicó que sus operaciones se paralizaron y un 67,3 % registró disminución de la demanda de sus productos. Pablo Jiménez, vicepresidente ejecutivo de la CIP, indicó que “el aparato productivo está paralizado, las pérdidas económicas son cuantiosas, pero lo que más afecta es el nivel de violencia visto que destruye el tejido social del país”. 

Adicionalmente, las empresas encuestadas por la CIP reportaron que su producción ha caído en un 62 %, mientras el 56,6 % que su actividad está paralizada. Además, señalaron que han visto una caída en sus ventas de hasta un 53 %. Por el lado de las empresas exportadoras, se reporta una reducción del 68,2 % en sus envíos al exterior.

Los sectores más afectados a causa de las movilizaciones son el manufacturero en el que se destacan el agrícola, lácteo y de proteína animal, y el sector de comercio. De hecho, el sector de proteína animal ha informado que las pérdidas en ventas ascienden al 50 %, mientras que el sector lácteo estima que las ventas se redujeron en 85 % desde el inicio del paro el pasado 13 de junio. 

De acuerdo con la misma encuesta realizada por la CIP, los principales pedidos del sector productivo en estos momentos son garantizar la libre circulación de  productos por las carreteras del país y permitir la movilización normal de trabajadores.

Por su parte, Prado mencionó que existe una situación crítica en la cadena avícola en las provincias de Cotopaxi y Tungurahua, debido a que existe falta de alimento para los pollos como lo es el maíz y balanceado que debe llegar desde la costa hacia estas zonas.

Asimismo, en la industria láctea existe una pérdida de leche cruda de aproximadamente 8,5 millones de litros, lo que significa cerca de US$ 13 millones en pérdidas, con una reducción de las ventas en un 85 %. Resaltó que en el sector agrícola y ganadero, las pérdidas superan los US$ 90 millones en todo el país, mientras que en el sector florícola, las manifestaciones han significado pérdidas que alcanzan los US$ 30 millones, con afectaciones a la infraestructura, plantaciones y camiones de exportación.

Enfatizó que, de cada US$ 10 en exportación de flores, sector duramente afectado durante las movilizaciones, US$ 6 son para el sector campesino de sectores como Cayambe, Tabacundo, Machachi, donde existe mayor plantación florícola.

El sector turístico también se ha visto afectado, con un 80 % de cancelaciones de reservas en comparación a las cifras de antes de la paralización, representando pérdidas de al menos US$ 50 millones, considerando que esta cifra ascenderá debido a que las cancelaciones se han realizado para las siguientes semanas y meses y que el impacto es a mediano plazo.

En el sector petrolero, la paralización ha ocasionado pérdidas por alrededor de US$ 96 millones. Informó que, Petroecuador mantiene un cierre aproximado de 1.094 pozos y 31 torres que han sido paralizadas, por protección o en algunos casos, vandalismo, provocando que tanto operadoras privadas y estatales, dejen de producir 1'071.000 barriles de petróleo.

Mientras que, en algunos sectores aún se identifica cierres en las vías. Por ejemplo, la zona de Molleturo-Cuenca permanece bloqueada. Precisamente, en este sector, un convoy humanitario de alimentos, medicinas y tanques de oxígeno que iba a abastecer a los hospitales de la zona fue víctima del vandalismo, evitando que avance hasta la ciudad de Cuenca. Este hecho fue rechazado por las autoridades, debido a que pone en riesgo la salud y la vida de ciudadanos del sector.

En la sierra central aún existen vías de restringido acceso para llegar a las ciudades principales. Por ello, destacó que se han realizado puentes aéreos, con la ayuda de un avión de las Fuerzas Armadas de Colombia, ejecutando 13 vuelos humanitarios; y un avión de las Fuerzas Armadas de Brasil, con el que se desarrollaron 16 vuelos humanitarios; es decir, 29 vuelos viajaron a ciudades como Quito, Cuenca, Tulcán, Latacunga para lograr abastecer de alimentos de primera necesidad y medicinas.

Sin embargo, un punto positivo que destacó el ministro Prado es que en las últimas 48 horas han sido liberadas varias de las vías que conectan a la región Costa con la Sierra, que han generado desabastecimiento en varias ciudades, como por ejemplo la zona de Nanegalito, donde ya existe un flujo regular de transporte de alimentos. Así también la zona de Aloag-Santo Domingo.

En otros aspectos, el ministro Prado señaló que el riesgo país subió 295 puntos desde el inicio de las manifestaciones, lo que provoca que Ecuador se encuentre en los 1.056 puntos, encareciendo el crédito al que se accede a nivel internacional, y afectando el crédito a nivel local. (I)

loading next article