Forbes Ecuador
Diego Alvarez de la empresa Niubox quito - Ecuador
Negocios
Share

Niubox es una consultora legal que asesora a grandes plataformas tecnológicas y a empresas de sectores tradicionales que empiezan a tener necesidades digitales. Nació en Perú en 2018 y desde octubre de 2020 está en Ecuador, en donde suma cerca de 30 clientes.

03 Mayo de 2022 21.42

Abogados de tenis y sin corbata, blusas estampadas y ligeras, camisas de manga corta que van por fuera de pantalones casuales. La imagen corresponde a Niubox, a una oficina de abogados enfocados en el mundo digital que con una edad promedio de 29 años estudian y conocen sobre metaverso, cloud computing, big data, protección de datos y otros conceptos y tendencias cada vez más presentes en el mundo de los negocios.

Diego Álvarez es el country manager de Niubox en Ecuador. Con 10 años de experiencia en dos grandes firmas de abogados, este emprendedor se contactó por un tema profesional con su colega peruano Oscar Montezuma en mayo de 2020.  Este último fundó Niubox, en Perú, en 2018. Ambos habían cursado estudios de Derecho aplicado a la tecnología y en medio del encierro de la pandemia, Álvarez y Montezuma intercambiaron criterios legales por LinkedIn. Así se les ocurrió abrir Niubox en Ecuador y ese fue el primer clic.

Limitados por las restricciones de la pandemia, Montezuma envío un poder a Álvarez por medio del consulado. En octubre de 2020 se constituyó la empresa en Ecuador y empezó a brindar asesoría legal con enfoque en el mundo digital. “Fue bastante rápido el ponernos de acuerdo. Oscar envío los papeles desde el consulado. Por un momento dudó porque no nos habíamos conocido personalmente, pero una corazonada pudo más y me envió un poder. Dos años después estamos con el proyecto consolidado”, explica Álvarez, quien describe a Niubox como una consultora pionera en brindar asesoramiento legal para el mundo tecnológico, para el mundo digital.

¿Qué ha pasado desde octubre de 2020? Álvarez responde que primero “se aplicó un cambio cultural al mundo de los abogados al que no le ha llegado la innovación ni ha hecho un cuestionamiento de sus estructuras culturales, desde la forma en la que hablan o cómo se visten”. Entre los cambios adoptados, añade Álvarez, está el hecho de que todo el equipo trabaja en relación de dependencia, con beneficios de ley. Otro tema que Niubox cambió es la tarifa por hora, una tendencia que surgió en EE.UU. a mediados del siglo pasado. “No somos un taxímetro. Esa metodología motiva a demorar procesos y no es aplicable para las necesidades del mundo digital. En Niubox, las tarifas son con esquemas mensuales o por proyecto”.

La innovación cultural está en la esencia de esta firma. “Culturalmente nos parecemos más a una startup que a un estudio de abogados. Somos un equipo de nueve personas y contamos, por ejemplo, con un economista experto en los nuevos negocios digitales. En Perú tenemos una politóloga. Esto que hacemos es una tendencia llamada 'new law', el nuevo derecho que cobró fuerza con la gran ola de las plataformas tecnológicas, en la década de 2010. Esa ola ha generado aparecimiento de nuevos agentes del derecho que han modificado la cultura detrás del servicio legal”.

Los planes de cara al futuro incluyen exportar los servicios a Bolivia, Colombia y Centroamérica. Este año la consultora calcula ingresos por US$ 300.000 en Ecuador. El trabajo, añade Álvarez, seguirá enfocado en acortar la distancia entre el Derecho y la tecnología, teniendo en cuenta siempre al mercado y lo que dicen o hacen las autoridades y los entes reguladores. (I)

loading next article