Forbes Ecuador
PODCAST
Podcast
Share

Matteo Perrone, representante residente en Ecuador del Programa Mundial de Alimentos, realiza un recuento sobre el panorama de la desigualdad, la desnutrición infantil y la inseguridad alimentaria en nuestro país. Actualmente, cuenta con cuatro ejes de trabajo y un plan que se ejecutará hasta 2027.

08 Julio de 2024 14.00

El Programa Mundial de Alimentos (WFP) es una agencia con más de 60 años de experiencia en asistencia alimentaria; trabaja con las comunidades para mejorar su nutrición y promover la resiliencia ante cualquier desastre. 

Matteo Perrone, representante residente en Ecuador de WFP, explica su plan estratégico para atender las necesidades prioritarias que atraviesa nuestro país. 

El vocero del Programa Mundial de Alimentos cuenta con más de 20 años de experiencia en áreas de logística, seguridad y emergencia humanitaria en países como: Líbano, Sudán, Siria, Irak, Colombia y Haití. Le falta un año para terminar su mandato en Ecuador y revela, en este podcast, por qué todavía hay mucho por hacer en este territorio. Indica que la inseguridad alimentaria afecta a 2,4 millones de personas a nivel nacional y el 50 % de los hogares no puede acceder a una dieta nutritiva. 

Este experto señala que están trabajando para erradicar el hambre en Ecuador, lo que implica enfrentar un contexto complejo relacionado con las diversas problemáticas sociales. Dice que no solo es un tema del deterioro de los espacios para cultivar, el aumento de los cultivos industriales, la baja productividad de la agricultura, sino también de la inseguridad y la vulnerabilidad ante fenómenos naturales. “Este problema ataca a todo el mundo, desde grandes y pequeños. Además, tiene un impacto sobre el PIB del 4,3 %”. 

Por esta razón, WFP está trabajando para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible desde varios frentes. Perrone enfatiza que ofrecen asistencia técnica para realizar políticas públicas y un acompañamiento a las instituciones nacionales. Uno de sus proyectos icónicos es brindar el desayuno escolar a varias instituciones de zonas rurales. Sus aliados estratégicos son las empresas privadas, quienes ayudan a que estos proyectos se hagan realidad. “Por cada dólar invertido en el desayuno escolar existe un retorno de US$ 9 para el Estado porque existe, entre varias cosas, un ahorro en el sistema de salud”

Dentro de sus cuatro ejes de trabajo se encuentran: la preparación para emergencias, el fin de la malnutrición, la adaptación al cambio climático y la provisión de servicios para fomentar la resiliencia entre sus asociados e instituciones gubernamentales. Este nuevo plan estratégico es hasta 2027 y tiene un presupuesto de ejecución que llega a US$ 144,3 millones. ¿Cómo ser parte y apoyar estas iniciativas? Escucha el siguiente podcast. (I)

loading next article
10