Forbes Ecuador
Summit Ecuador Forbes Quito
Summit
Share

Forbes Ecuador realizó el pasado 7 de abril de 2022 el Summit “Reinventando Ecuador”. Alrededor de 420 personas llenaron el auditorio Quorum, en el Paseo San Francisco, para escuchar las propuestas de cuatro personalidades, quienes, desde sus particulares puntos de vista, esbozaron algunas ideas para generar una mayor riqueza económica en el país.

09 Abril de 2022 13.10

Las palabras de Roque Sevilla, tras un largo diagnóstico sobre los problemas del Ecuador, puestos sobre la mesa por Otto Sonnenholzner y Abelardo Pachano, permitió redirigir lo que había sido exhortado desde un inicio por Forbes Ecuador y sus moderadores, María Judith Rosales y Gonzalo Ruiz, de que el diálogo del Summit se enfocara en exponer soluciones, alternativas, fórmulas e ideas para reinventar el Ecuador. 

“Si seguimos así, vamos a salir de este auditorio deprimidos”, irrumpió Sevilla, quien junto a Sonnenholzner, Pachano y la rectora de la Escuela Politécnica del Litoral (Espol), Cecilia Paredes, compartieron la tarima del auditorio Quorum, en el Paseo San Francisco, para analizar cómo el país podría enrumbarse hacia un futuro con mejores perspectivas. Desafortunadamente, y a pesar del exhorto, la discusión política pudo más. No obstante, el auditorio, lleno de empresarios, emprendedores, líderes de opinión y estudiantes, pudo rescatar algunas pinceladas que hacen creer que, en realidad, más allá de los problemas estructurales y políticos que no se desconocen, es posible -si todos juegan en el mismo equipo- creer en un mejor Ecuador. 

Para Sonnenholzner, exvicepresidente de la República, empresario y radiodifusor, “junto a la educación se necesitan cuatro cosas: honestidad, que siempre paga mejor; austeridad, es decir entender que los recursos son escasos; trabajo, que significa perseverancia; e innovación porque el mundo hoy cambia más rápido que antes. El mínimo consenso es establecer prioridades. Las prioridades son la desnutrición crónica infantil, la infraestructura sanitaria, los índices de pobreza. La ética se recupera con el ejemplo. Para combatir la impunidad hay que cambiar los modelos y dejar de ser cómplices". 

Pachano, expresidente de la Junta Monetaria y exgerente del Banco Central coincidió en que la educación y el regreso a la enseñanza de valores en los hogares, en los colegios, en las empresas, es fundamental. “En un mundo de tecnohumanidad, vamos a tener que darle la prioridad, que nunca le hemos dado, a la educación. Y todas las empresas deben entender que un porcentaje muy importante debe invertirse en tecnología, sino no van a sobrevivir". 

Explicó que una de las críticas severas al capitalismo es que metaliza mucho a la gente y que eso genera una conducta que se vuelve incompatible con los valores. “A ese capitalismo hay que ponerle rostro humano y, para lograrlo, hay que ponerle valores. Necesitamos gente honesta, preparada, un Estado eficiente y empresarios que sean responsables. Tenemos empresarios que se pasan la norma, especialmente en el mundo de la tecnología donde se acogen a una serie de ventanas tributarias, para no pagar impuestos”. 

Para Pachano es prioritario comprender que empresarios y trabajadores no son adversarios, sino socios que se necesitan. “No hay trabajador si no hay empleador, y viceversa. Lo que se requiere es tener reglas consensuadas de respeto mutuo. El trabajador tiene un privilegio en el Código Laboral, pero no siempre tiene la razón, Por eso también es importante cuidar los derechos de los empresarios”. 

Por su parte, Sevilla, consejero del Gobierno, empresario y exalcalde de Quito, fue más directo en los problemas que enfrenta, no solo Ecuador, sino el mundo. "Estamos en una crisis planetaria brutal. Tenemos los días contados. Si no logamos bajar a cero el aumento de las emisiones de CO2 hasta 2030, en siete años siete meses se nos irá de la mano totalmente la temperatura en la atmósfera. Gastamos muchísimo tiempo analizando el problema político actual, y, la verdad, no es lo más importante. Tenemos dos cosas más y muy graves que debemos enfrentar inmediatamente: la guerra en Ucrania y el cambio climático. Me tiene sin cuidado el problema político actual del país, porque lo vamos a resolver de alguna manera. Pero para estos dos problemas la cosa está inmanejable y no le estamos dando pelota". 

¿Qué hacer? Sevilla, con varios ejemplos de cómo ha hecho en sus empresas, aseguró que el Ecuador ha tenido éxito en el banano, camarón, flores, cacao, por su ventaja comparativa. “Esa ventaja es la que nace por el lugar donde estamos. Ecuador se llama así porque está en el ecuador. Eso es una distinción muy grande. Eso tiene muchas ventajas: 1. Tenemos 12 horas de luz, 365 días el año. 2. No hay viento; eso hace que el clima sea súper estable. Y 3. De los 13 países que están en la zona ecuatorial, solo dos tienen altas cordilleras: Kenia con una plataforma de 2.000 metros. Y Ecuador comuna entre 3.500 y 4.000 metros; eso provoca que caiga la temperatura en las noches, permitiendo una ventaja en la producción de alta calidad, incomparable con cualquier otra parte del mundo”. 

Según el empresario, en los próximos 50 años, la demanda de hidrógeno verde será enorme. Y eso podría ser aprovechado por el país para reemplazar la producción petrolera, pasar de los sistemas de energía fósil a renovables. “En Galápagos tenemos los máximos registros de potencial de energía. También en el sur, en Loja. Deberíamos fomentar un proyecto allí, podríamos formar alianzas con Alemania para desarrollar proyectos de hidrógeno verde. Los campesinos podrían arrendar los terrenos para colocar paneles y producir 3 GW de energía solar y con ellos producir hidrógeno. Así reemplazaríamos el petróleo por hidrógeno y exportarlo, sería energía más valiosa aún”. 

Desde la Academia, Paredes fue muy crítica con el empresariado. “Queremos sentarnos a trabajar con los empresarios para saber qué necesitan. He preguntado, ¿qué carreras necesitan? Pero la verdad es que no hay respuestas. Hay que trabajar en conjunto para atender las necesidades del país. Hay habilidades que no necesitan un título. Las empresas extranjeras están contratando ecuatorianos que tienen habilidades y ya no requieren el título. No hacemos magia, la ciencia es cuestión de tiempo, y se necesita una política pública. Pero pregunto a los empresarios, si mañana se soluciona la crisis por la guerra, ¿van a sentarse conmigo?".

La Rectora de la Espol explicó que para reinventar el Ecuador es necesario más educación. “Hay que repensar lo que hemos venido haciendo y, sí, nos va a tomar tiempo, pero tenemos que hacer las cosas diferentes, pensando en un sistema integrado de educación, porque la universidad no es para todos, pero la educación sí la es. Hay una necesidad de inversión en las universidades. Es necesario el desarrollo de habilidades y competencias en los estudiantes, para que, cuando entren a una empresa, aporten valor. Las exportaciones siguen siendo de productos primarios y ahí está el problema. Seguimos apostando a esos productos y no añadimos valor. Repito, trabajando en competencias, en habilidades de la gente, vamos a estar preparados para la transformación digital del país". 

TIEMPO PARA LAS SELFIES

Entre abrazos, fotos, breves conversaciones y mascarillas. Así fueron llegando los asistentes del Summit Reinventado Ecuador, el pasado 7 de abril de 2022, al Quorum, del Paseo San Francisco. Si bien el horario podía ser un freno para que el salón se llenara, empresarios, emprendedores y estudiantes universitarios ocuparon casi el total de las sillas ubicadas.

El reloj marcaba las 15:45 y en los pasillos de acceso al salón se sentía un ambiente optimista. Muchos se saludaban con apretones de manos y abrazos. Otros se reconocían detrás de las mascarillas y algunos dudaban de nombres y rostros. Dos años de 'enmascarados' y distanciamiento social es un tiempo que causa ciertos olvidos.

Los flashes de las cámaras y las selfies se activaban cuando iban llegando los panelistas. Roque Sevilla, por ejemplo, arribó con su esposa y saludaba con una sonrisa cuando alguien se acercaba hacia el empresario y exalcalde de Quito. Algo similar ocurría con Abelardo Pachano, banquero de carrera y analista económico, y con Cecilia Paredes, rectora de la Espol, quienes respondían con un movimiento de cabeza ante los saludos de los presentes.

La llegada del exvicepresidente de la República, Otto Sonnenholzner, también activó las cámaras de fotos de los teléfonos celulares. No pocas personas se acercaron para obtener una fotografía con el exfuncionario del gobierno anterior.

Al mismo tiempo, los stands de los auspiciantes del Summit recibían a los asistentes quienes compartían dulces, un café, una bebida de frutas o bombones.

Ya adentro, el salón empezaba a llenarse. La gente se acomodaba en las sillas, mientras muchos revisaban ejemplares impresos de Forbes Ecuador. Las selfies, las fotos y las conversaciones seguían a la espera de que los panelistas ocuparan sus asientos. 

La tarima estaba lista y decorada. Una pantalla gigante servía de marco para los sillones blancos y cómodos, donde se ubicaron los panelistas y los moderadores. El reloj marcaba cerca de las 16:15 y la hora de las propuestas para reinventar al Ecuador había llegado. (I)

loading next article