Forbes Ecuador
Trofeo
Columnistas
Share

Ambos, deportistas y emprendedores, están marcados por el esfuerzo, la dedicación y las ganas de superarse. Ambos creen en sus capacidades y corrigen sus errores. Si se caen, se levantan y si triunfan lo hacen con humildad, reconociendo que son de carne y hueso.

20 Mayo de 2022 14.13

Vamos terminando el quinto mes del 2022 y ya tenemos una pequeña lista de ecuatorianos que son ejemplo, generan optimismo y mejoran el ánimo del país. Entre tanto titular negativo y entre tanta mala noticia aparecen los deportistas y los emprendedores como portadores de alegrías, como protagonistas de lo bueno.

La marchista Glenda Morejón es la actual campeona mundial de marcha en la distancia de 35 kilómetros; Richard Carapaz es nuevamente protagonista del Giro de Italia y hasta el viernes pasado se ubicaba en el segundo puesto de la clasificación general; Moisés Caicedo brilla en la Premier League de Inglaterra; y el Chito Vera sigue escalando posiciones en la UFC. Son cuatro deportistas que alegran a todo un país con sus talentos y habilidades; y hay más, muchos más

Cómo no emocionarse cuando vemos la bandera ecuatoriana flamear alto en un certamen deportivo; o cuando vemos una medalla de oro, plata o bronce en el pecho de uno de nuestros deportistas; o al gritar fuerte ¡goooool! o  ¡bieeeeen! durante un partido de fútbol en el que un ecuatoriano es protagonista. Esas pequeñas alegrías, a veces momentáneas, son las que mejoran los ánimos y nos ayudan a segur dando batalla en nuestros distintos frentes.

Algo similar pasa con los emprendedores que sueñan alto, crean productos o servicios innovadores, levantan capital dentro o fuera del país, tienen la confianza del mercado y de los inversionistas. Qué alegría es conocer de emprendedores ecuatorianos que triunfan en Europa, Asia, Estados Unidos, África  o América Latina. Es reconfortante saber que sus ideas se convirtieron en realidad y que el consumidor confía en ellos. Enterarse que abrieron nuevos mercados, que generan empleo y que crecen causa una sana envidia.

En este caso las medallas son los premios internacionales, los reconocimientos en foros globales, las publicaciones en medios y en redes sociales. Saber que para perseguir sus metas han arriesgado su capital que han perdido dinero y tiempo, que han sacrificado el espacio familiar, también es motivo de alegría. Son tan ejemplares como los deportistas que suben a los podios y levantan trofeos.

Ambos, deportistas y emprendedores, están marcados por el esfuerzo, la dedicación y las ganas de superarse. Ambos creen en sus capacidades y corrigen sus errores. Si se caen, se levantan y si triunfan lo hacen con humildad, reconociendo que son de carne y hueso.

¿Quieren mejorar el ánimo? Fijémonos en los deportistas y los emprendedores, contagiémonos de sus esfuerzos y celebremos sus triunfos. (O)

loading next article