Forbes Ecuador
Felicidad
Columnistas
Share

Les invito a todos a parar, mirar y volver a empezar desde ahí adentro, de donde se supone que viene la felicidad, porque quizás solo quizás si vivimos con más esencia y menos conceptos la vida se haga un poco más ligera y los instantes un poquito más risueños.

29 Julio de 2022 15.11

Si esperas que te cuente cómo ser feliz, este artículo no es para ti, la felicidad no ha encontrado un consenso y difícilmente aquí lo encontrarás.  

Hoy decidí hablar sobre la felicidad, en tiempos donde las redes sociales y medios hacen parte de nuestra vida diaria y nos 'venden' la idea de que todos son un poco más felices que nosotros, nos hace cuestionarnos sobre este curioso camino. 

Creo que actualmente existe una industria que vende felicidad y que muchas veces nos pinta como algo que está ahí y es solo cuestión de tomarla y hacerla nuestra, ¿será qué hay algunos suertudos y suertudas que alcanzan la felicidad y otras personas que no corren con tanta suerte?

Si no eres feliz es sinónimo de que no te esfuerzas demasiado, o al menos ese es el mensaje implícito de la publicidad que te dice 'ser feliz está al alcance de tus manos', si no eres feliz entonces deberías esforzarte más, pero que impotencia tan grande es ese sentimiento de no ser feliz y que encima eso sea tu culpa, porque te repiten que todo depende de ti y que si la felicidad no está en tu vida es porque no quieres, como si alguien quisiera ser infeliz apropósito.                                              

Y todo se complica más porque muy sabiamente te dicen: lo tienes todo, ¿un techo, comida, trabajo, hijos, pareja… cómo es que no eres feliz?, deberías ser agradecido.

Y uno a veces piensa: carajo, ¿qué me pasa que no soy plenamente feliz? te cuento que nada, no te pasa nada, la vida y este mundo no nos enseña a ser felices 24/7, así que deja de seguir ese invento publicitario, hay algo que todos podemos conseguir, y son: momentos felices, porque la vida a la final es eso, momentos, y entre esos instantes seguro habrá muchos de felicidad, tal vez no suene tan completo como la palabra felicidad, pero sí que es mucho más realista.

Al final, yo te pregunto: ¿en qué consiste ser feliz?,  es un tema que hasta hoy tiene distintos puntos de vista y muchos de ellos válidos, sin embargo creo que existen algunos pilares que forman parte de ella, el bien estar psicológico porque si la mente sufre la persona también, el bien estar físico porque somos seres en constante movimiento , el bien estar emocional porque aunque muchas personas se hagan 'las duras' el corazón siempre siente y no podemos negar el bien estar financiero, porque el dinero toca varias partes de nuestras vidas. 

¿Es posible tener todos estos pilares del mismo tamaño y de la misma fuerza? Complicado, pero no imposible, sin embargo, cuando una mesa tiene una o dos patas más débiles igual se mantiene de pie, claro está que la vida es un poquito más complicada que encontrar un mueble estable. 

Hoy en día tenemos amenazas y presiones sociales donde siempre nos piden o creemos que tenemos que dar más, nunca es suficiente, necesitamos el coraje para conocer nuestro propio valor, sin necesidad de validación externa y quizás ahí seamos un poquito más felices.

Uno de los aspectos de la felicidad es que está no se acumula, si fuese así podríamos explotar de plenitud, entonces quizás otro de los aspectos de esta meta, es vivir el presente, y que fácil suena, pero al practicarlo creo que a todos nos cuesta, al final el pasado nos hizo quiénes somos y el futuro, aunque aún no esté aquí nos plantea siempre planes, pero la verdad es que lo único que tenemos es este momento, exactamente estos segundos en los que estás leyendo esto, eso es el presente. 

Dicho esto, creo que la felicidad nunca será un estado permanente, exige trabajo y valoración, probablemente el secreto no está en querer que las cosas sean distintas y si en aceptarlas, ¿qué fácil suena no?, vivamos, pero vivamos de verdad no como maquinas, sino cómo lo que somos: SER-es humanos. 

Así que les invito a todos a parar, mirar y volver a empezar desde ahí adentro, de donde se supone que viene la felicidad, porque quizás solo quizás si vivimos con más esencia y menos conceptos la vida se haga un poco más ligera y los instantes un poquito más risueños.  (O) 

loading next article