Forbes Ecuador
sin limites
Columnistas
Share

Si tú crees que estás tarde, date una buena sacudida y vive la vida que tú quieras y cuando sientas esa estúpida presión que todas y todos alguna vez en algún momento hemos sentido, respira y acuérdate que la vida no se acaba a los 30, respira y acuérdate que tu felicidad no tiene estándares, intentemos juzgar menos y respetar más. 

15 Julio de 2022 15.36

¿Y tú cuando vas a sentar cabeza? Esta es la pregunta que nos hacen cuando los años pasan, como si sentar cabeza fuera sinónimo de tener casa, una familia y un empleo estable, eso es lo que socialmente nos pintaron sobre tener 30 años, acaso no es mucha carga para una sola persona? cómo si la vida se acabara a los 30, como si tendríamos que vivir con prisa, como si todas y todos quisiéramos lo mismo y como si sentar cabeza fuera eso. 

Empecemos aceptando que cada ser humano es un mundo y es distinto, es por eso que mis sueños y mi éxito seguramente no sea el mismo que el tuyo, pero también empecemos este artículo contándote que quien escribe está entrando en los 30 y ha sentado cabeza de la forma que ella quiere, soñando , viviendo , viajando, amando a su perro como a un hijo y haciendo todavía  par tonterías, de algunas me rio y de unas cuantas me arrepiento, pero para eso estamos, creo yo, para aprender, para crecer , para evolucionar y para ser felices. 

¿Existe la crisis de los 30? si existe o no depende de cada persona, según mi psicólogo no existe, pero lo que, si existe, es una presión social y cultural sobre lo que “deberíamos ser y soñar”, aclaremos que estas palabras son válidas para mujeres y hombres, porque sí, ellos también sienten presión.  

A veces llegamos a los 30 y nos damos cuenta de que lo que suponíamos que iba a estar pasando cuando llegáramos a esta edad no era más que una utopía, porque la vida muchas veces toma vías que no imaginamos y porque los planes se nos ríen en la cara, pero sobre todo porque cambiamos y muchas veces con nosotros también mudan nuestros sueños y metas, y es que cuando te comparas , te sientes más perdido y menos realizado. 

La vida pasa de forma diaria y mi única seguridad es que tenemos que ser quienes nos dé la gana, independientemente de la edad, entender que la vida muchas veces no es de suerte y si de decisiones y elecciones, comprendiendo con el pasar de los años que no existe fórmula para la felicidad ni para el éxito, pero que si existe una para la frustración; y es intentar encajar, es cumplir los sueños y metas de otros. 

Hoy entrando en mis 30, tengo amigas madres de familia con 29 años, amigas viajando por el mundo con 37 años, amigas de 21 que no quieren un título, amigas de 35 que han decidido emprender, todas y cada una de ellas están en su camino, todos esos andares están bien, porque la vida es de ellas, no es de la sociedad, hoy entrando en mis 30 tengo más claro lo que quiero y lo que no, abrazo mis nuevos sueños y suelto aquellos que algún día pensé que quería y me doy cuenta que no los quiero más, hoy entrando a mis 30 te recuerdo que se vale cambiar todas las veces que sean necesarias. 

Entonces si tú crees que estás tarde, date una buena sacudida y vive la vida que tú quieras y cuando sientas esa estúpida presión que todas y todos alguna vez en algún momento hemos sentido, respira y acuérdate que la vida no se acaba a los 30, respira y acuérdate que tu felicidad no tiene estándares, intentemos juzgar menos y respetar más.  

No hay una edad predeterminada para lograr algo. Todo llega cuando tiene que llegar, y si ya sé que suena a un cliché, pero es verdad, y no tenemos por qué presionar a nadie.

Bajémosle cinco a las presiones sociales y a los logros establecidos, recordemos vivir nuestras pequeñas grandes conquistas y abrazar esas metas personales que le dan vida a nuestras vidas, a la final tu felicidad es tuya y la mía es mía y para la gente que se preocupa por la vida y edad de los demás, les recomiendo un ubicatex para que digieran de mejor manera la idea de que probablemente mucha gente no sueñe con sus sueños y que en pleno siglo XXI ya no está de moda cumplir estándares y si romperlos. 

Ya dijeron las estrellas que los fugaces somos nosotros, así que vive tu vida como la quieras. 

Ps: Los 30 nunca fueron el final…  (O)

loading next article