Forbes Ecuador
Ley
Columnistas
Share

¿Para que se levantan los asambleístas todas las mañanas y van a su trabajo?, para cumplir la Misión de la Asamblea, y es tan evidente que esto no ocurre que provoca hacer la pregunta que es el título de este artículo.

02 Mayo de 2022 09.29

El primer poder del Estado y la representación del electorado, tiene como principio fundamental buscar que la ciudadanía tenga bienestar y un mejor futuro. En jerga empresarial esta sería la Misión de la institución. La respuesta generalizada que uno escucha en medios y entrevistas es que la misma, esta para crear leyes y fiscalizar. Cuando se pone como criterio principal la aprobación de leyes se pierde el foco principal.

¿Para que se levantan los asambleístas todas las mañanas y van a su trabajo?, para cumplir la Misión de la Asamblea, y es tan evidente que esto no ocurre que provoca hacer la pregunta que es el título de este artículo.

Es muy difícil precisar cuántos de los asambleístas conocen la real misión del organismo al que representan y la suya propia. Desde un Esteban Torres, bastante erudito con el código y la ley hasta el más ilustre desconocido e ignorante del hemiciclo, realmente no comprenden el objetivo de esta institución.

El poder Legislativo emite y da paso a leyes y fiscaliza, es la respuesta generalizada, pero estas son las funciones que tiene el organismo, y no el fin último que es provocar el bienestar del pueblo ecuatoriano y colaborar con el poder ejecutivo para que esto ocurra

En toda la historia del Ecuador, con muy contadas excepciones, la pugna de poderes ha existido debido a las posiciones de como deben hacerse las cosas en el país, mas bien poco de esto ha existido, la costumbre ha sido más bien imprimir la ideología de los partidos políticos en el quehacer nacional, lo que es normal en democracia. Se lo ve con envidia sana en el parlamento inglés, en las cámaras de diputados y senadores en los Estados Unidos e incluso en parlamentos donde hasta la religión esta incorporada como elemento de decisión, es decir hay una ideología.

En nuestra Asamblea Nacional se ha perdido todo. La conformación de bloques responde a algo amorfo que no se lo puede ni definir. Son grupos de personas con agenda propia, no para sus electores. Algunos están para rescatar de la cárcel a sus compinches, otros, plurinacionales que ni siquiera tiene una idea concreta de lo que quieren y por ultimo los que representan a una ideología y cuyo objetivo es la oposición per se.

En definitiva, la Asamblea no quiere nada para el país ni para los ciudadanos. Se levantan a trabajar para cualquier otra cosa menos para buscar un camino de desarrollo y bienestar.

Con este antecedente, ¿la Asamblea actual deber existir? Sin duda alguna no, solo perjudica al Ecuador. La muerte cruzada no es una solución ya que en 6 meses estarán sentados allí los mimos o peores y seguiremos experimentando la misma falta de conexión entre el pueblo y sus legisladores.

La única pregunta a una Consulta Popular debería ser: ¿Aprueba que el presidente de la Republica gobierne sin Asamblea Nacional por el periodo que le resta de mandato, dejando las funciones de la Asamblea Nacional por este periodo cesantes?

Es la hora de mejorar el Ecuador con un mensaje radical y claro. Lograr que durante este periodo especial se reformen los obstáculos más importantes creados en la década robada y antes para poder desarrollarnos políticamente. (O)

loading next article