Forbes Ecuador
Diálogos en la red
Columnistas
Share

Todos los indicadores a favor de las mujeres son oportunidades para ganar espacios de participación, debate y toma de decisiones. En una sociedad donde todos los aportes son valiosos, resultaría interesante mirar que la escena pública los aborda en la misma proporción.

14 Abril de 2022 12.48

La visibilidad del talento femenino es cada vez uno de los pilares más fuertes de cambio en la sociedad y, en ese sentido, nos preguntamos si este también se está dando en las redes sociales: ¿Hay diferencia en la forma en qué nos referimos a mujeres y hombres en la cotidianidad de las interacciones digitales? o ¿cuánta visibilidad tienen las mujeres en este espacio?

Hace unos días, justamente durante marzo -el mes de la mujer-, un estudio que analizó la conversación durante 2021 en Twitter en torno a 720 líderes y lideresas del ámbito empresarial, político y periodístico de 12 países en Iberoamérica, entre ellos Ecuador, reafirma que son necesarias más mujeres hablando de economía, de ciencia, de tecnología, de política internacional… y más hombres conocedores y defensores de la igualdad.

Hay respuestas que sorprenden y no. En un universo de 11.5 millones de tweets analizados se detectó que solo un 25% cita a mujeres. Y en el caso específico de Ecuador, la visibilidad de las líderesas es aún menor. Apenas se las menciona en un 19.5%. 

Las cifras dejan ver que se habla un 37% más de la imagen de los empresarios masculinos. Sin embargo, son las empresarias las que protagonizan un 88% de mensajes positivos al respecto. Algo parecido sucede al hablar de economía. Son ellos quienes protagonizan un 25% más del diálogo, y nuevamente las referencias a mujeres en el mismo ámbito son un 74% más positivas. Si bien se habla más de los hombres, la imagen femenina es la que despierta más empatía. 

Así se entendería que en Ecuador son bien vistas las mujeres que ocupan espacios de alta responsabilidad en el sector empresarial. La conversación digital las relaciona un 130% más con su cargo de manera positiva. Y pese a ello, hay mucho por hacer.  A esas mismas lideresas, se las enlaza un 132% más con sus parejas como “la esposa de” o “la mujer de”, lo que no sucede con sus pares hombres. Sin duda, entre más presencia de la mujer en las conversaciones, más rápido se corregirán los sesgos de percepción.

Es llamativo que el feminismo sea una bandera de las empresarias ecuatorianas. Su conversación toca este tema un 300% más que la de ellos, lo cual deja ver que es la mujer quien habla de equidad y la promueve en este ámbito; mientras que los hombres aún no se apropian del tema en la palestra pública. Ellas, incluso, están un 81% más presentes en los diálogos que versan sobre ideología, lo cual no es reconocido abiertamente.

Esto evidencia que sí hay diferencia en la conversación digital que es un reflejo del comportamiento “offline” de los sujetos. ¿Qué hacer? No solo se trata de qué se diga ni cómo se diga. Lo relevante es tomar acción para crear espacios más equitativos, que se conviertan en referentes para quienes vienen detrás. Todos los indicadores a favor de las mujeres son oportunidades para ganar espacios de participación, debate y toma de decisiones. En una sociedad donde todos los aportes son valiosos, resultaría interesante mirar que la escena pública los aborda en la misma proporción. (O)

loading next article