Forbes Ecuador
sleep no more
Columnistas
Share

Procesar esa obra me tomó días y finalmente me llevó a pensar en el caos de nuestra mente. Esta funciona de forma parecida al intrincado mundo de Sleep No More. Saltas de una escena a otra y cuando parece que la entiendes te vas diez años al pasado para traer una memoria que te llena de alegría o te lleva a una tremenda tristeza y antes que termines de definir que sientes estás especulando sobre un futuro que tal vez nunca llegue.

12 Enero de 2022 14.21

Una noche hace pocos años nos dirigimos al Hotel McKittrick en la parte alta de Chelsea en Manhattan. Tras una breve espera en el bar del hotel, se nos entregó unas mascaras blancas, nos guiaron a través de un pasillo y cerraron la puerta atrás de nosotros. Pocos minutos después, un grupo de gente caminaba o corría de un lado a otro dentro de un laberinto de habitaciones en donde no paraban de suceder eventos aparentemente desconectados y sin una lógica de tiempo.

Merodeamos por el tétrico hotel por lugares impensados, que iban desde una clínica psiquiátrica, un cementerio o el medio de una fiesta llena de gente, mientras nosotros permanecíamos en total silencio y con con la cara cubierta por máscaras al estilo del carnaval de Venecia. Por momentos parecía que estábamos perdidos. De pronto, nos encontrábamos donde iniciamos el recorrido y al ritmo de una penetrante música que hacía de telón de fondo, nos volvíamos a perder. Los acontecimientos iban sucediendo sin pausa a cada paso que dábamos. Las sensaciones variaban del miedo a la emoción, de la curiosidad al desconcierto. El lugar y el tiempo cambiaba al ritmo del momento. Se trata de la increíble obra teatral inmersiva creada por la compañía británica Punchdrunk "Sleep No More". Una experiencia que la amas o la odias, pero sin duda no te dejará indiferente. Un recorrido por varios pisos, inmerso entre actores y escenarios donde puedes tu mismo decidir, que ves, a donde vas, que tocas, pero no necesariamente que sientes. Se ha dicho y escrito mucho sobre esta obra, pero experimentarla es la única forma de intentar entender esta mezcla de Machbeth de Shakesperare, con las genialidades y locuras de Kubricky Hitchcock.

Procesar esa obra me tomó días y finalmente me llevó a pensar en el caos de nuestra mente. Esta funciona de forma parecida al intrincado mundo de Sleep No More. Saltas de una escena a otra y cuando parece que la entiendes te vas diez años al pasado para traer una memoria que te llena de alegría o te lleva a una tremenda tristeza y antes que termines de definir que sientes estás especulando sobre un futuro que tal vez nunca llegue. Te pierdes en emociones, miedos y recuerdos. Tratas de reencontrarte con el presente, donde generalmente duras poco tiempo, rodeado de actores, roles y escenarios, tan complicados como los que acabo de describir dentro del Hotel McKittrick. La mente es así. Siempre ha sido así. Desde hace más de dos mil años, encontramos textos de sabios de la India que la describían como: un mono loco, borracho, picado por un alacrán. Es decir, si observamos con calma podremos concluir que no ha cambiado mucho, respecto de a donde nos lleva y por donde la mente va.

El mundo en que vivimos, parecería ser solo un reflejo de lo que pasa en nuestra mente y por lo tanto ese desequilibrio en los actos con la naturaleza y con nosotros mismos es una consecuencia que parecería inevitable. Sociedades que se pierden en batallas confusas guiadas por egos y actos que terminan auto boicoteando sus propios esfuerzos. Sin embargo, también existen mentes lúcidas, resultado de la auto observación, del cultivo de virtudes en los ámbitos científicos, intelectuales y espirituales, que iluminan el camino cada cierto tiempo con sus descubrimientos, sus enseñanzas y su ejemplo, lo cual permite creer que es posible un lugar más equilibrado. La lista es larga de este lado de la fuerza. Y sobre este tema  me viene a la mente uno de ellos: el escritor nacido en Alemania, Eckhart Tolle, quien, en su último libro, "Una Nueva Tierra" analiza la oportunidad de construir un mundo nuevo y mejor a través del cambio de conciencia y de la comprensión real de quiénes somos. Nos describe, con un método muy claro, "que la liberación es darse cuenta de que 'la voz en mi cabeza' no es quien soy", y que la principal causa de la infelicidad generalmente está en nuestros pensamientos. Tolle abre la posibilidad de una transformación primero en nuestra mente y luego a nuestro alrededor. Genera la esperanza de que nuestra mente se mantenga clara, nos permita estar en el presente y nuestras acciones generen un planeta diferente. Eckhart Tolle nos lleva a la conclusión de que no hay objetivos independientes como solemos pensar. En mi, hizo renacer la creencia de que quizá existe la posibilidad de una mente que sea una herramienta que nos lleve a funcionar distinto a la maravillosa obra de teatro: Sleep No More. Y, en consecuencia, tengamos un mundo mejor del que tenemos hoy. (O)

loading next article