Forbes Ecuador
Hovhannes Avoyan, Picsart
Innovacion

Por qué Picsart, el nuevo unicornio con sede en San Francisco, hace temblar a Adobe

Steven Bertoni

Share

Tras recaudar US$ 130 millones y alcanzar una valoración cercana a los US$ 1.500 millones, la aplicación de edición de imágenes creada por Hovhannes Avoyan se está convirtiendo rápidamente en el Photoshop para la generación de TikTok e Instagram.

30 Agosto de 2021 10.52

Hovhannes Avoyan, criado en la Armenia soviética a principios de la década de 1980, soñaba con ir a la escuela de arte estatal. Para ingresar, los solicitantes debían presentar un dibujo de un jarrón de naturaleza muerta. El boceto de Avoyan no impresionó. Rechazado, eligió un camino creativo diferente: la informática, centrándose en la primera generación de inteligencia artificial y aprendizaje automático.

El movimiento valió la pena, generosamente. Durante los siguientes 30 años, Avoyan construyó y vendió tres empresas emergentes de software. Se hizo rico y uno de los líderes en la floreciente escena tecnológica de Armenia.

Pero Avoyan siguió siendo un amante del arte e impulsó a sus hijos a seguirlo. Un día de 2011, su hija Zara, de 11 años, se le acercó abatida. Ella había publicado un dibujo en las redes sociales y recibió comentarios lapidarios. “Las críticas sacudieron su confianza. Estaba a punto de darse por vencida”, dice Avoyan, de 56 años. “Me recordó mi situación cuando dejé el arte por otra carrera porque no recibí el apoyo adecuado”. Entonces, el emprendedor creó una aplicación móvil que ofrece algunas herramientas tecnológicas para ayudar a su hija a mejorar sus imágenes. "Quería darle un ambiente positivo y darle recursos para potenciar su talento creativo".

Hovhannes Avoyan, Picsart.

Diez años después, ese acto de aliento se convirtió en Picsart, con sede en San Francisco, una de las aplicaciones más populares del mundo. La aplicación de diseño y edición se ha descargado más de 1.000 millones de veces en 180 países. Originalmente escrita en inglés, la aplicación nacida en Armenia de Avoyan ahora está disponible en 28 idiomas. Cada mes, más de 150 millones de clientes, en su mayoría menores de 35 años, lo utilizan para realizar más de 1.000 millones de ediciones en fotos y videos destinados a redes sociales, sitios comerciales y anuncios digitales.

Construido sobre un modelo de negocio freemium, Picsart ofrece herramientas básicas gratis y una versión más poderosa por US$ 4.66 al mes. Hay algo de publicidad en la aplicación, pero Picsart no recopila datos ni ofrece anuncios dirigidos. Hasta ahora, los ingresos han superado los US$ 100 millones en 2021.

Y está a punto de hacerse más grande. Recientemente, Avoyan anunció que recaudó una Serie C de US$ 130 millones liderada por Softbank con Sequoia, GSquared, Tribe Capital, Graph Ventures y Siguler Guff & Company uniéndose. Fuentes cercanas al acuerdo dicen que la valoración queda en US$ 1.500 millones. Avoyan no revelará su participación, pero sigue siendo el mayor accionista de la empresa.

“Picsart tiene muchas similitudes con WhatsApp. Es un activo global y una plataforma universal utilizada por personas en todas partes", dice Mike Vernal, socio de Sequoia y exvicepresidente de productos e ingeniería de Facebook. "Y ambos fueron un fenómeno en todo el mundo antes de que se hicieran populares en los EE.UU.".

Picsart.

Picsart se ha adherido a las dos tendencias más influyentes en tecnología: las redes sociales y el comercio digital. A medida que las plataformas sociales y los teléfonos inteligentes convierten a todos en editores, cientos de millones ahora confían en Picsart como su departamento de diseño. Picsart, que prioriza los dispositivos móviles y es fácil de usar, ha desarrollado herramientas basadas en IA y Java para que cualquiera pueda editar y mejorar fotos y videos tan fácilmente como agregar un filtro de Instagram. "Tiene un montón de negocios realmente fabulosos, todos reunidos en uno con presencia global, lo que no se ve a menudo", dice Larry Aschebrook, de G Squared. "La población más joven ha estado muy involucrada con él durante algún tiempo y ahora prevalece con las profesiones y la economía creadora".

Tanto los artistas como los aficionados usan Picsart para retocar y estilizar publicaciones para TikTok, Instagram, Snap, YouTube y Facebook. Con unos pocos deslizamientos puede cambiar la iluminación y agregar toques de color, pegatinas y animaciones compatibles con los memes. También puede eliminar arrugas, ojos rojos, acné y cortar digitalmente unos centímetros de su cintura.

Pero Picsart es para algo más que selfies halagadores. Mientras millones de negocios independientes, restaurantes y tiendas locales acuden en masa a la Web en medio de Covid-19, los empresarios confían en Picsart para dar a sus productos un aspecto de catálogo brillante en mercados críticos como Shopify, Etsy, eBay, Depop y Doordash. Lo mismo ocurre con el contenido publicado en sitios web, blogs, marketing por correo electrónico y anuncios en redes sociales.

Picsart

"La herramienta preferida de la gente de hoy es el teléfono", dice Vernal, de Sequoias. "Los clientes toman fotos de productos y pueden quitar rápidamente el fondo, retocar la imagen y publicar en su sitio".

La experiencia fluida de Picsart ha sido el objetivo de Avoyan desde que construyó la primera herramienta para su hija en 2011. "Demasiada gente equipara una buena técnica con ser creativo", dice Avoyan. "Nuestra tecnología mejora la técnica de todos y puede ser el motor de la creatividad visual".

Avoyan nació en 1965 en Ereván, Armenia, donde fue criado por su madre, profesora de medicina y patóloga destacada. La Armenia comunista era estable, predecible, aburrida. La mejor trayectoria profesional, además de ocupar un puesto destacado en el partido comunista, fue la academia. Después de su rechazo en la escuela de arte, Avoyan siguió el ejemplo de su madre y se dispuso a obtener un doctorado en ciencias de la computación en The American University en Armenia.

La revolución llegó en 1992. La estabilidad soviética se desvaneció. En su lugar vino la guerra y el caos del capitalismo joven. Los académicos se convirtieron en empresarios. En 1996 Avoyan, que entonces tenía 30 años, abandonó el doctorado para lanzar Cedit, una empresa de servicios de software que vendió a Lycos, uno de los primeros motores de búsqueda web, por unos pocos millones cuatro años después. 

Hovhannes Avoyan, Picsart

En 2005, lanzó una empresa e incubadora de I + D de software llamada Sourcio. Luego vino Monitis, un servicio de monitoreo de sitios web, que TeamViewer / GFI Software adquirió por US$ 4 millones en 2011. Ese mismo año lanzó Picsart.

A pesar de su salto a la creación de empresas, Avoyan todavía impartía una clase en la Universidad Americana y llamó a dos exalumnos, Artavazd Mehrabyan y Mikayel Vardanyan, para convertir Picsart en un negocio. Debido a que los iPhones eran raros en Armenia y la mayoría de los ingenieros programaban en Java, lanzaron la aplicación en Android. Fue una elección fortuita. El mercado de la edición de imágenes estaba menos concurrido en el sistema operativo Android, lo que rápidamente les dio acceso a una base de usuarios internacional masiva. Avoyan y su equipo utilizaron trucos de crecimiento como actualizar la aplicación a la medianoche todos los viernes, por lo que Picsart permaneció en la lista de aplicaciones destacadas de Android. Lanzaron nuevas herramientas y funciones cada semana para darles a los clientes algo que esperar y una razón para revisar la aplicación con regularidad.

A medida que Picsart crecía, Avoyan utilizó sus vínculos con la academia para reclutar a 200 pasantes de ciencias de la computación cada año. “Es la forma de contratación más rentable. Aprenden nuevas habilidades. Es bueno para todos ”, dice Avoyan. Todavía ejecuta el programa hoy.

Picsart

Avoyan invertirá su ganancia inesperada de capital de riesgo de US$ 130 millones en la contratación de más talentos de ingeniería encargados de desarrollar más funciones de inteligencia artificial. Eso es necesario para seguir el ritmo de un mercado abarrotado de cientos de aplicaciones de diseño más pequeñas, empresas emergentes de miles de millones de dólares como Canva y Adobe, el titular de US$ 12.850 millones (ventas de 2020). 

Avoyan dice que quiere seguir siendo independiente y está considerando una OPI en los próximos 12 a 18 meses. Por ahora, planea aumentar el marketing y la publicidad para acelerar el crecimiento de la aplicación que se ha escalado principalmente a través del boca a boca. 

En el futuro, Avoyan probablemente construirá un equipo de ventas empresarial para expandir Picsart de pequeñas empresas a grandes corporaciones con herramientas para el diseño, publicación y colaboración similares a los productos profesionales ofrecidos por Dropbox y Airtable, nuevas empresas de software que alguna vez se dirigieron a consumidores y desde entonces han escalado para servir a grandes empresas. Avoyan trasladó la sede de Picsart a San Francisco después de que Sequoia invirtiera por primera vez en 2015, pero la mayor parte de su equipo de ingenieros permanece en Armenia. Sí, el talento es más barato, pero Avoyan ve la cultura forastera y estafadora de su país como un activo poderoso. “Son inteligentes en la calle y siempre desafían el status quo. En realidad, una empresa nueva se trata de cambiar todas las reglas”, dice Avoyan. "Todos hemos vivido una revolución".
 

loading next article