Forbes Ecuador
hablar-en-publico-1 (1)
Liderazgo

Tres herramientas efectivas para manejar el miedo a hablar en público

Carmín Gallo

Share

Para el neurocientífico Ethan Kross, director del Laboratorio de Emoción y Autocontrol de la Universidad de Michigan, utilizar el diálogo interno, replantear una experiencia nueva como un desafío y reinterpretar las sensaciones o reacciones del cuerpo es clave al dar una conferencia o exponer ante el público.

28 Septiembre de 2021 16.00

Una de las preguntas más comunes que escucho en mi trabajo como entrenador de comunicación y oratoria es: ¿Cómo puedo superar el miedo a hablar en público? El secreto no es "superar" o "eliminar" el miedo a hablar en público. Los grandes oradores públicos han aprendido a convertir su miedo en poder.  

Aprovechar nuestra voz interior es el tema del nuevo libro de Ethan KrossChatter (Charla). Recientemente me reuní con el galardonado neurocientífico y profesor de Psicología que dirige el Laboratorio de Emoción y Autocontrol de la Universidad de Michigan. Kross ofrece herramientas mentales específicas para aliviar el estrés cuando hay presión.  

Primero, tenemos que explicar qué quiere decir Kross con "Charla"(Chatter): explica que es la corriente de pensamientos negativos que inundan nuestro cerebro cuando nos preparamos para una actuación. Es nuestro crítico interior implacable el que, si no se controla, desvía la energía y la atención; lo que hace que sea casi imposible ejecutar una tarea a un alto nivel.

Hacer una presentación informativa como un profesional

Según Kross, "esta 'charla' socava nuestro desempeño en el trabajo, interfiere con nuestra capacidad para tomar buenas decisiones e influye negativamente en nuestras relaciones". La buena noticia es que se puede aprovechar la voz interior para rendir al máximo, especialmente cuando se trata de hablar en público. 

Aquí hay tres herramientas para convertir a su crítico interior en un entrenador interior. 

1. Utiliza el diálogo interno a distancia

La investigación de Kross encuentra que cuando intentás superar una experiencia difícil, usar tu nombre y la segunda persona “tú” enfocará tu pensamiento. Al hacerlo, pasarás menos tiempo rumiando pensamientos negativos, lo que conduce a un mejor rendimiento bajo estrés.  

Cuando estés usando tu propio nombre, imagina que estás entrenando a un amigo a través de una actuación. Por ejemplo,

“Está bien, Carmine, tienes esto. Hiciste esto antes y a tu audiencia le encantó. Estarán entusiasmados con tus ideas".

“Encontramos en estudios que cuando les pedimos a las personas que se entrenen a sí mismas usando su nombre en lugar de 'yo', entran en un modo de entrenador en lugar de un modo de crítico”, dice Kross. 

La oratoria, el arte de disfrutar comunicando - La Mente es Maravillosa

2. Replantea tu experiencia como un desafío

"La capacidad de cambiar la forma en que piensas sobre una experiencia", dice Kross. El parloteo, un bucle negativo, a menudo se activa cuando uno interpreta una situación como una amenaza. Una amenaza implica que la situación está fuera de su control. Por eso, es fundamental reinterpretar la situación como un desafío que espera con ansias y como algo que puede manejar. 

Una respuesta de amenaza provoca todos los resultados fisiológicos que acompañan al miedo a hablar en público: palmas sudorosas, frecuencia cardíaca elevada, dificultad para respirar

Una respuesta al desafío, por lo contrario, preparará tu cuerpo para la acción. Aunque experimentarás algunos de los mismos sentimientos, no serán tan intensos y tendrás una actitud mental más fuerte. 

"Tienes la capacidad de elegir", dice Kross. "Cambiar la narrativa de una amenaza a un desafío puede marcar una gran diferencia cuando se trata de nuestro desempeño bajo estrés".

Diez técnicas para hablar en público y perder el miedo a la oratoria

3. Reinterpreta la respuesta al parloteo de tu cuerpo

Los síntomas que acompañan al estrés pueden agravar el cuadro en sí. Por ejemplo, concentrarse en el malestar estomacal que podrías sentir antes de una presentación solo lo empeora

"Cuando esto suceda, recuerda que tu respuesta corporal al estrés es una reacción evolutiva adaptativa que mejora el rendimiento en condiciones de mucho estrés", dice Kross. "En otras palabras, di a ti mismo que tu respiración rápida repentina, latidos cardíacos fuertes y palmas sudorosas no están ahí para sabotearte, sino para ayudarte a responder a un desafío".

Di a ti mismo: “Mi corazón late más rápido porque tengo algo desafiante frente a mí. Este es mi cuerpo a la altura de las circunstancias".  

La voz en tu cabeza importa. Las palabras que usamos cuando hablamos con nosotros mismos pueden impedirnos dar lo mejor de nosotros o impulsar nuestro éxito. Aproveche su voz interior para mejorar su discurso público, una habilidad esencial para alcanzar su potencial.

*Nota publicada en Forbes US.

loading next article