Forbes Ecuador
Boris Aguirre CEO Grupo Entregas
Lifestyle
Share

Boris Aguirre, quien lidera la empresa de logística con cerca de 300 empleados y dos perritos adoptados en sus oficinas, cuenta cómo es el día a día de este mestizo con ínfulas de Schnauzer, que fue abandonado y, luego, adoptado en plena pandemia.

17 Diciembre de 2021 20.32

“Killu es un perrito mestizo, con facha de Schnauzer, que fue abandonado en el Parque Metropolitano Sur. Tiene cinco años y lo adoptamos en febrero pasado por pedido de mi hijo Luciano de ocho años. Él siempre nos pedía una mascota a mi esposa, María Paulina Romo, y a mí; insistió tanto durante la pandemia hasta que nos convenció, no sin antes establecer tareas y responsabilidades.

"En el primer mes que pasó con nosotros dormía con Luciano, en su habitación. Pero uno de los primeros acuerdos fue que Killu (amarillo en kichwa) tenía que dormir en su propia casa de perros que está en el jardín de la casa. Luciano aceptó y ese fue el inicio de una serie de normas que cumple toda la familia.

"Otra regla es las dos caminatas diarias. La primera es conmigo, de 05:00 a 06:00. Salimos por el barrio, Killu, mi esposa y yo. Siempre soy quien limpia las 'ocurrencias', pero es un primer momento para compartir juntos. La segunda caminata está a cargo de Luciano y se cumple por lo general en las tardes.

"Durante el día pasa en la casa sin ninguna restricción. El lugar preferido es el jardín, pero también se lo puede encontrar en una de las terrazas, en los dormitorios, en la cocina? Es muy sociable, pero cuando se encuentra en alguna visita con los perros de algún familiar existe el riesgo de algún incidente menor. Eso sí, pelea cuando sabe que puede defenderse.

"Killu tiene mucha energía y para canalizarla tiene un entrenador que viene todos los días a la casa para adiestrarlo y para enseñarnos cómo tratar esas ganas de jugar y correr. Antes de él no habíamos tenido una mascota y ahora es el mimado de la casa; desde que llegó nos encantó a todos.

"Tenerlo en la casa es una alegría, pero también es una responsabilidad y Luciano está totalmente consciente de eso, está pendiente de que Killu esté bien atendido. Él dice que es como su 'hijo', entonces yo lo considero mi 'nieto'.

"Alguna vez viajamos a la playa con él, pero no disfrutó como esperábamos. Entonces ahora, cuando vamos de viaje lo encargamos donde algún familiar o una persona de confianza. Es de buen comer y su descanso empieza a las 20:00, cuando él y su 'papá' van a dormir”. (I)

loading next article