Forbes Ecuador
DJ
Lifestyle

Qué es y cómo reconocer el tinnitus, la afección frecuente entre los DJ

Carmen Herranz

Share

El estar expuesto constantemente a volúmenes que superan los decibeles recomendados afecta a la capacidad auditiva.

14 Noviembre de 2021 13.02

Es sábado a la noche. Cientos de personas acuden a una disco para escuchar música electrónica. Un o una DJ llega a la cabina y, cuando llega a la cima del momento musical, va subiendo el volumen. ¿Qué sucede con esto? Si el artista eleva el ruido de una forma más abrupta, termina afectando a los oídos de los asistentes y los suyos. Esta afección tiene un nombre, cada vez más conocido entre los que trabajan con sonido, tinnitus (también denominado acúfenos) y requiere un tratamiento profesional.  

“Cuando una persona tiene tinnitus o acúfenos puede ser porque tuvo un trauma acústico, que es lo que sucede cuanto uno se expone a sonidos intensos durante periodos prolongados de tiempo, a intensidades elevadas; las células del oído se dañan y no se recuperan”, explica a Forbes la licenciada en Fonoadiología Yanina Sitzer (M.N 8067), docente y socia fundadora de Acúfenos online. 

El zumbido persistente es una de las características que presentan algunos DJ o músicos. Sitzer remarca que no todas las personas con pérdida auditiva tienen zumbido, pero hay un porcentaje grande de gente con esas pérdidas a las que sí se les asocia. 

“Sin duda, con DJ tienes que hacer hincapié en que deben cuidar sus oídos, primero porque son su fuente de trabajo y necesitan tenerlos indemnes lo más que puedan y segundo porque son los que van a tener para toda su vida, si ya de por sí en el envejecimiento se espera que haya cierto deterioramiento natural con el paso del tiempo en las células de los oídos, hay factores como el ruido fuerte y la falta de capacidad auditiva pueden agravar su envejecimiento natural y una vez dañadas no se recuperan”, asevera.  

Josefina Gómez - DJ

Josefina Gómez, de 23 años, conocida en el universo DJ como Pistolera, comenzó a producir música electrónica y a pinchar hace dos años. Además lleva la prensa de la plataforma musical Danzfloor.

Gómez detalla que Danzfloor hace unos pocos meses se preocupó por este asunto y comenzó a elaborar campañas para la prevención de los acúfenos y concientización para proteger los oídos.

Para ella, elaboraron un cortometraje de ficción llamado Por una escena consciente, un video con testimonios de artistas argentinos con acúfenos y una charla reflexiva online con una otorrrinolaringóloga, todo publicado en redes sociales. 

Pistolera confiesa que, a raíz de eso, “recién ahora” comenzó a cuidarse “mucho más”. Al día de hoy, usa unos tapones especiales cuando va a tocar. Incluso, cuando va a fiesta en la que pinchan sus amigos, si percibe que el sonido es más alto, sube a la cabina y les pide que lo reduzcan. 

“Empecé a sentir y a ser consciente de cuándo me molesta el volumen fuerte y cuándo no, que es algo que venimos conversando con varios y varias artistas porque es muy interesante el momento en el que te das cuenta de que tu oído se está lastimando”, señala.  

Especifica que se hizo pruebas auditivas cuando empezó a tocar y que ahora le toca hacerse otra, donde prevé resultados peores porque “la realidad” es que escucha mucho menos. 

Por su parte, Magin Karica, DJ de Tecno de 31 años, con más de 10 años en la industria, concuerda con la joven en que siente que oye peor. 

Karica recuerda que hace tres años, mientras estaba en una fiesta, notó que “subía más de lo normal el sonido de la cabina”. Desde entonces, también usa tapones. Cabe destacar que llevaba otros siete pinchando sin haber notado pérdida. Sitzer corrobora que el factor de la genética es un dato influyente. De hecho, en la familia de Karica, no hay nadie que presente detalles de sordera.

Violeta Reynal - DJ

Asimismo, en la disminución auditiva, influyen otros factores psicológicos como el estrés emocional, que, según la fonoaudióloga, “aumenta el acúfeno”. Entre sus tratamientos, la doctora comenta que recomiendan técnicas de relajación, o meditación para bajar la hiperactividad, originada en el sistema nervioso central. 

Violeta Reynal, de 36 años, psicóloga y cantante, y su novio forman el dúo de DJs Biotech. Ambos tuvieron tinnitus.

Reynal estudió piano pero siempre le gustó la música electrónica y se inició como DJ en 2016 en la Patagonia argentina, aunque actualmente reside en Barcelona. A fin de 2019 comenzó a sentir “fuertes dolores” en sus oídos. Al principio, pensó que era una otitis causada por nadar, pero, una vez, mientras trabajaba en un evento en Villa La Angostura, estas molestias se acentuaron. 

“Había escuchado sobre el tinnitus de un amigo de Suiza y tenía la creencia de que esto no tenía vuelta atrás”, afirma. 

Se asustó “muchísimo” al pensar que no había solución y evoca un día en concreto en el que experimentó “un ruido muy fuerte, muy agudo” al que le procedieron mareos. 

La DJ fue diagnosticada de tinnitus, pero sus resultados que no daban pérdidas auditivas, por lo que decidió  armar su “propio proceso” desde la parte emocional, la biodecodificación, el Ayurveda, la medicina china. Transcurridos unos ocho meses comenzó a recuperarse. 

Esta situación la llevó a crar el programa el Método Vivo, basado en esos estudios recopilados, donde incluye meditaciones guiadas con el piano y su voz, testimonios de profesionales y consejos de un estilo de vida saludable, promovido en sus redes sociales

Independientemente de este rubro, la contaminación acústica, sigue presente. En 2018, la Organización Mundial de Salud (OMS) determinó que el ruido en “espectáculos deportivos, conciertos, o música en bares o procedente de dispositivos electrónicos o digitales personales, no deberían sobrepasar los 70 decibeles, lo cual dista mucho de lo que ocurre de puertas para adentro en muchos recintos o festivales. 

Previamente, en 2010 se publicó un estudio de la Agencia de Protección Ambiental del Gobierno de Buenos Aires que determinaba que la ciudad de la furia era la más ruidosa de Latinoamérica, y estos, eran sonidos de ambiente, perceptibles en las calles concurridas de gente, las filas para esperar, los bares, parques y otros espacios, ruidos naturales, que no se pueden eludir, y es que el oído no puede estar siempre protegido, como explica la doctora. 

loading next article