Forbes Ecuador
Millonarios

Cómo Donald Trump cayó en desgracia después de la presidencia

Dan Alexander

Share

Por primera vez en el siglo, el expresidente quedó afuera del club de millonarios más exclusivo de Estados Unidos: el Forbes 400.

06 Octubre de 2021 06.00

Donald Trump tiene un valor estimado de US$ 2.500 millones, dejándolo US$ 400 millones por debajo del límite para formar parte de la lista Forbes 400 de las personas más ricas de Estados Unidos de este año. El magnate inmobiliario es tan rico como lo era hace un año, cuando ocupaba el puesto 339 en el ranking, pero bajó 600 millones de dólares desde el inicio de la pandemia. Las propiedades de las grandes ciudades, que constituyen la mayor parte de la fortuna de Trump, han languidecido y sacaron al expresidente del club más exclusivo del país.

Si Trump está buscando a alguien a quien culpar, puede empezar por él mismo. Hace cinco años, tuvo una oportunidad de oro para diversificar su fortuna. Recién salidos de las elecciones de 2016, los funcionarios federales de ética estaban presionando a Trump para que desinvirtiera sus activos inmobiliarios. Eso le habría permitido reinvertir las ganancias en fondos indexados de base amplia y asumir el cargo sin conflictos de intereses.

"De hecho, podría dirigir mi negocio y dirigir el gobierno al mismo tiempo" -Donald Trump, 11 de enero de 2017

Otros en el poder ejecutivo no tienen más remedio que escuchar a los funcionarios de ética. Las personas que poseen activos que podrían entrar en conflicto con sus trabajos diarios en el gobierno corren el riesgo de violar la ley de conflictos de intereses penales. El presidente, sin embargo, está exento de ese estatuto, como señaló con orgullo Trump durante una conferencia de prensa nueve días antes de ingresar a la Casa Blanca.

"De hecho, podría dirigir mi negocio y dirigir el gobierno al mismo tiempo", dijo a una multitud de periodistas reunidos en Trump Tower. “No me gusta cómo se ve, pero podría hacerlo si quisiera. Yo sería el único que podría hacer eso".

Trump, sin embargo, decidió conservar sus activos. En ese momento, tenían un valor estimado de US$ 3,5 mil millones, después de restar la deuda. Si, en cambio, hubiera optado por vender todo, existe la posibilidad de que hubiera tenido que pagar importantes impuestos sobre las ganancias de capital. Trump adquirió sus cinco participaciones más valiosas hace mucho tiempo, por lo que es probable que tenga enormes ganancias libres de impuestos bloqueadas en cada una de ellas.

Si hubiera pagado el máximo impuesto a las ganancias de capital posible (23,8% al gobierno federal, más 8,8% a las autoridades del estado de Nueva York por cada centavo que poseía), habría recortado alrededor de US$ 1,1 mil millones de su fortuna, dejándolo con US$ 2,4 mil millones en el primer día de su presidencia. Pero lo que habría parecido un gran sacrificio al principio podría haberse convertido en un realineamiento lucrativo. Al invertir esos US$ 2.400 millones en un fondo indexado que rastrea el S&P 500, por ejemplo, la fortuna de Trump se habría disparado a US$ 4.500 millones a estas alturas, dejándolo un 80% más rico de lo que es hoy.

 Su negativa a desinvertir, en otras palabras, le costó US$ 2.000 millones.

La histórica relación de Trump con los Forbes 400

De 1997 a 2016, Donald Trump mantuvo un lugar en la mitad superior de la lista Forbes 400. Pero las cosas empeoraron el año en que ganó la presidencia. Después de cinco años de caer en la clasificación, ahora está completamente fuera de la lista.

Una sección poco conocida del código fiscal federal permite a los trabajadores del gobierno que se deshagan de sus propiedades mediante un documento llamado certificado de desinversión, que les permite evitar el pago de impuestos sobre las ganancias de capital. Piense en ello como la forma del gobierno de atraer a los funcionarios a hacer lo correcto y evitar conflictos de intereses. Sin embargo, dado que Trump no estaba sujeto al estatuto de conflicto de intereses, es posible que no haya podido obtener el beneficio.

Walter Shaub, quien dirigía la Oficina de Ética Gubernamental en el momento en que Trump estaba haciendo la transición a su nuevo cargo, le dijo a Forbes que hubiera estado feliz de entregarle a Trump un certificado de desinversión, pero no está claro si los funcionarios del Servicio de Impuestos Internos hubieran respetado el documento. El equipo de Trump ni siquiera preguntó al respecto, según Shaub. "Nunca mostraron ningún interés en la desinversión", dijo.

Si Trump hubiera logrado evitar los impuestos a las ganancias de capital, teóricamente podría haber reinvertido US$ 3,5 mil millones en el S&P 500 el día que ingresó a la Casa Blanca. En ese escenario alternativo, Trump habría tenido un valor estimado de US$ 7 mil millones para este septiembre, cuando Forbes fijó estimaciones para su lista anual, lo suficiente para ganarse un lugar como la 133a persona más rica del país. En cambio, está fuera de Forbes 400 por primera vez en un cuarto de siglo.


*Con información de Forbes US.

loading next article